Déjanos un comentario
martes, 3 de mayo de 2011 | By: Kizoku Nozomi

Historia #2

Buenas tardes.

Vengo simplemente para dejar la otra parte de historia. Chiisa, te quito faena, jajaja. Así sigues con tus cosas que pocas no son.

Ja ne!


Cuando caiga el último Akodo


Tan pronto los hijos del Sol y la Luna tocaron la tierra dejaron de ser divinos. Aunque no eran tampoco hombres mortales, ya no eran dioses.
Miraron a su alrededor y descubrieron los inicios dispersos de la humanidad y supieron lo que debían hacer. Los humanos estaban desnudos y eran ingenuos, como los niños recién nacidos, y los Hijos del Sol y la Luna hicieron este juramento:
- Os enseñaremos los caminos del mundo y os protegeremos de su maldad. Servidnos con humildad y obediencia y mantendremos nuestra promesa.

Los hijos del Sol y la Luna, excepto el atrapado Fu Leng, decidieron realizar un torneo para ver quién de ellos debía gobernar el mundo. Hubo una competición de velocidad, una de fuerza, una de astucia y muchas otras.
Togashi prefirió no participar en el torneo, pues miró a sus hermanos y hermanas y supo el resultado.
La prueba final fue un gran combate.

El señor Hida confió en su gran fuerza para guiarle en la batalla, pero fue rápidamente vencido por la rapidez y precisión de los golpes de Shinjo. La rapidez de Dama Shinjo resultó ser su perdición.
El señor Bayushi utilizo su ímpetu para cogerla con la guardia baja y, con sus trucos y distracciones, derrotarla.
Sin embargo el señor Shiba era demasiado astuto para tales engaños. Observó los trucos de Bayushi y sus acciones no se vieron afectadas por las distracciones. Luego, el Señor Shiba se volvió para enfrentarse a Dama Doji.
La esbelta y hermosa mujer retrocedió y esperó a que Shiba golpeara sabiendo que su hermano aprendería demasiado si observaba sus movimientos. La paciencia de Shiba se agotó, atacó y fue derrotado con rápidez por la técnica de Doji.
Entonces Akodo avanzó. Conocía la táctica de la Dama Doji y la usó contra ella. Finalmente, sólo Akodo y Hantei quedaron en el campo de batalla.
Lucharon con el amor de los hermanos, pero conforme la batalla crecía en intensidad también lo hacía el temperamento del primero. En un momento crucial la furia dominó a Akodo. Hantei sintió la rabia de su hermano y la usó contra él. Fue un descuido el que provocó que Akodo perdiera el duelo, un error que podría haberle costado la vida. Dado que Hantei perdonó a Akodo, éste juró a su hermano que él y su familia le servirían.
Togashi, que observaba la batalla desde la distancia, murmuró:
- Cuando caiga el último Akodo también lo hará el último Hantei.



La Dinastia Hantei


Al final del torneo se decidió que la dinastia Hantei gobernaría a los demás. Hantei declaró que los Hijos del Sol y la Luna debían contruír un Imperio poderoso, uno que mostrara su devoción a su sagrada madre Amateratsu. Mientras Hantei ocupaba el trono, cada uno de sus hermanos y hermanas viajó a las tierras conocidas, reuniendo a los humanos y crearon siete clanes.

Hida formó al Clan del Cangrejo, Doji el de la Grulla, Togashi el Clan del Dragón, Akodo el del León, Shiba formo el Clan del Fénix, Bayushi el del Escorpión. Por último, Shinjo creó el Clan del Unicornio.

Durante muchos años, Hantei y los Clanes contruyeron caminos, palacios y templos, y el imperio floreció. Sin embargo, un día un éjercito de criaturas malvadas y putrefactas atacó estas grandes obras de los Hijos del Sol y la Luna. Eran las fuerzas de Fu Leng, quien había caído lejos de sus hermanos y hermanas. Su dominio de la magia del mundo subterráneo era total. Armado con las criaturas que había invocado de los infiernos bajo la tierra, planeaba destruir el Imperio Esmeralda y reclamar las almas de los hombres mortales para su propia gloria y poder.


El nuevo camino


Hantei y los Clanes reunieron un ejército para combatir a los trasgos, ogros y Oni cambiaformas de Fu Leng, pero ni la magia ni el acero podían derrotar su brujería maligna. Cada batalla obligaba a Hantei a retroceder.
Finalmente, mientras su ejército harapiento se preparaba para el asalto final en la llanuras de Iuchiman, un hombrecillo con la cabeza rapada vestido con una túnica fue a visitar al Emperador Hantei. El hombre se presentó como "Shinsei" que significa "nuevo camino".
Prometió al Emperador que podía derrotar a los ejércitos de Fu Leng, más Hantei no se sintió impresionado. Ordenó que echaran al hombrecillo, pero cuando los guardias intentaron tocar a Shinsei los derrotó a todos sin usar un arma. Entonces se volvió al Emperador.
- Déjame tomar a siete guerreros para enfrentarme a tu hermano. Con ellos, detendré los ejércitos que avanzan por tus tierras.

Hantei se sintió intrigado. Pasó una noche entera interrogando a Shinsei mientras su hermano Shiba anotaba cada palabra. Las notas de esta conversación, llamada El Tao de Shinsei, se encuentran aún en la biblioteca del Emperador y en la de todos los Clanes. Al final de la velada Hantei quedó convencido. Deseaba enviar a sus hermanos y hermanas pero el hombrecillo sacudió su cabeza diciendo:
- No, han de ser hombres mortales, pues la fortuna favorece al hombre mortal.

Hantei comprendió la sabiduria de estas palabras y envió un guerrero de cada uno de los Clanes junto a Shinsei. Los llamó Samurai, que significa "sirvientes".

Pasaron muchas semanas y los ejércitos de Fu Leng se fortalecieron y ganaron mucho terreno en cada batalla. Pero un día su poder se desvaneció misteriosamente, y en un momento crucial los ejércitos de Hantei cargaron.
Las filas de la oscuridad se rompieron y huyeron. Hantei supo entonces que Shinsei había, de algún modo, cumplido su promesa. Anticipándose al retorno de los héroes preparó una gran fiesta por su victoria, pero sólo un samurai regresó.

Era el samurai Escorpión, portando doce pergaminos y una mano de obsidiana encantada.
- Esconde estos pergaminos -dijo- puesto que fueron la perdición de Fu Leng.

Tras esto el samurai Escorpión murió. El emperador prohibió que se rompieran los sellos de los pergaminos y confió el deber de ocultarlos y protegerlos al clan Escorpión. Luego ordenó a los Cangrejo construir una gran muralla entre el Imperio y las Tierras Oscuras del mundo subterraneo, conocidas como las Tierras Sombrías, para proterger a Rokugan de su maldad.

Los Clanes de la Grulla y del León juraron proteger al emperador. Doji fue elegida como el primer campeón del emperador, mientras que Akodo dirigía los ejercitos en el campo de batalla. Los Dragón y los Fénix escogieron los caminos de la contemplación. Ambos Clanes tomaron el Tao de Shinsei y lo incorporaron a su propio conocimiento de la hechicería. Por úlimo, el Clan del Unicornio abandonó el Imperio para descubrir qué había más allá de sus fronteras.



16º - Una Mantis y un mapa del Tesoro

Buenas tardes.


Os dejo con la continuación.
El color de un nuevo personaje me ha costado saber cual ponerle para que quede bien. Al final se ha quedado con un verde tan oscuro que parece negro. Pero desde luego, es preferible eso que no el verde cantón difícil de leer.




En el episodio anterior:
Siguiendo en aquel extraño mundo, los guerreros lograron dar con su amiga Tsukiya conociendo así que estaban en el Yume-Do y anduvieron buscando una salida cuando entraron en un templo en ruinas. En éste mismo se hallaba Ruri, una maho misteriosa que parecía divertirse con ellos y los usó para poder salir de allí. Finalmente, todos lograron salir del Yume-do sin muchos problemas.

La Aventura: Una Mantis y un mapa del Tesoro

Todos empezaron a recobrar el sentido. Escuchaban el sonido del mar y notaban estar en tierra.
Kentaro: …… ¿T-Tengoku?
Souji: ¿Señor… Hida? (se reincorporó) ¿Dónde estamos?
Kentaro: ¿Souji? Cómo demonios… ¿En una playa?
Souji: Vaya… Mejor esto que el pulpo. ^^UUU
Kentaro: Pero ¿habíamos muerto, no?
Souji: ¡¡¿Quién habló de morirse?!! ¡Estábamos en el Yume-Do!
Kentaro: Pero noté cómo me salí del cuerpo. Creo… Y vosotros también.
Souji: Supongo que no morimos y logramos salir a tiempo.
Kentaro: Esa bruja intentó matar a Tsukiya.
Souji: Ya dije que no son de fiar por muy “agradables” que se muestren. ^^U
Kentaro: Sí, tenías toda la razón. No volveré a dejar que una mujer enturbie mi cabeza. Vamos a ver cómo están.
Vieron a Tsukiya, que aún parecía estar durmiendo, y Shion, que no sólo estaba dormido sino que parecía disfrutar en la arena revolcándose en ella inconscientemente.
Souji: Shion, despierta, vamos.
Shion: Oh? (se incorporó) ¿Dónde estamos?
Souji: En una playa. ^^U Pero no sé dónde…
Kentaro: Oye, oye ¿estás bien? (dijo sacudiendo a Tsukiya)
Tsukiya: Ah ¿Ya es de día?... Hmmmm (tenía aún cara de sueño)
Kentaro: Salimos de allí.
Tsukiya: ¿Allí? … Ah… Yume-Do… Ains, siempre que tengo este tipo de sueños me levanto cansada. -.-
Kentaro: Parece que estamos todos bien. Tsukiya ¿qué pasó exactamente? No entendí nada.
Tsukiya: Ya, el mundo de los sueños es muy confuso… Difícil de interpretar en su gran mayoría. Pero me dio la sensación que en ese cuarto había un límite de tiempo y por eso os empezó a hacer efecto como “desapareciendo”. Si no hubiera adivinado junto con Ruri el acertijo, quizá nos habríamos quedado allí para siempre. Cuando conseguí abrir la puerta ya pudimos salir y por consiguiente, despertar.
Souji: Es curioso, sí. Pero estamos bien, aunque no sabemos cómo llegamos aquí tras lo del pulpo. Quizá ese dragón azul nos apartó de él y… las olas nos llevaron aquí.
Shion: Es posible…
Kentaro: Gracias Tsukiya, te debo la vida por lo del acertijo. Bueno, en verdad a los 3, Shion por hacer de escudo y Souji por quitarme el zombie de encima.
Souji: No es nada. Además, somos guerreros que nos enfrentamos cada día con la muerte, así que estamos acostumbrados y no solemos caer en quién nos debe una o no.
Tsukiya: Podría decirse que estamos en paz ¿no? Kentaro también nos salva mucho, jaja.

Observaron el lugar, a un lado tenían el mar y estaban en plena playa rodeados de arena. Tirando al interior podían ver un bosque.
Kentaro: Maldita sea, tengo arena por todos los condenados sitios. Salgamos de esta playa.
Shion: Mis pies se están cociendo, hmmm… Salgamos de aquí.
Kentaro: Dios ¡qué hambre!
Justo entonces vieron pasar un jabalí hacia el bosque. Kentaro no dudó en dispararle una flecha, pero acabó en el tronco de un árbol. Gracias a Shion, que tenía más práctica en la caza, logró hacerse con él.
Estaban cocinándolo una vez Kentaro preparó el fuego y los artilugios para tenerlo girando sobre él.
Kentaro: Cooooochineeeeteeeeee (8)
Al poco pasó otro jabalí corriendo, cerca de ellos, hacia otra dirección.
Kentaro: ¡¡Más comida!!
De repente una especie de luz roja le atravesó y cayó al suelo.
Souji: Esperad…
Kentaro: ¿Ein? ¿Qué fue eso?
Enseguida vieron cómo iba hacia el jabalí la maho Ruri.
Tsukiya: También ha caído aquí…
Kentaro no dudó en sacar su zambato y abalanzarse hacia ella.
Souji: ¡¡Hida!! ^^U
Shion: Oh, vaya…
Ruri se percató y alzó el vuelo con su presa arqueando una ceja algo molesta.
Ruri: ¡Oh, dios! ¿Ya no puedo ni cazar en paz? (suspiró)
Kentaro decidió tirarle una flecha que esquivó hábilmente.
Ruri: ¿Pero qué te pasa ahora, Cangrejo? Con lo simpático que te veías antes, aish…
Shion decidió seguir cocinando al jabalí y Souji ir hacia su amigo a su ritmo mientras él lanzaba miradas asesinas a su enemigo.
Ruri: Oh ¿pero por qué estás tan malhumorado? Os estoy muy agradecida porque sin vosotros no habría salido, jeje. ^^
Kentaro: No tengo nada más que hablar contigo. Ya vi antes qué clase de demonio eres.
Ruri: Jujuju, qué pensamiento tan inocente tenías si pensabas que podría ser buena. ^^ Qué mono.
Souji: Escucha bruja, márchate de aquí.
Ruri: Sólo vine a cazar y me recibís así… qué toscos…
Tsukiya también se unió a sus amigos, poniéndose delante de Kentaro.
Tsukiya: Ya sé que te gusta nuestra compañía, pero no eres bienvenida. ^^
Ruri: … ¬¬ Oye, no me hagas enfadar.
Tsukiya: Oh no, no te enojes o te saldrán arrugas. ^^
Ruri: Di-Dichosa niña… ¡No repitas lo que dije yo! Pero es igual, ya he salido. Así que me voy a cazar humanos por ahí. Ya nos veremos… y tu tatuaje… Me acordaré de vosotros.
Se fue sin más. Tampoco, y aunque quisieran, podrían hacer nada contra ella. Aún era muy fuerte para ellos cosa que a Kentaro parecía molestarle más.
Kentaro: Demonios… Cómo atacar a un enemigo al que es imposible acertarle…
Souji: También somos muy inexpertos y ella muy poderosa. ^^UU
Tsukiya: Y encima parece conocerme de algo y no sé de qué… Pues vamos a comer.

Se pusieron a comer. Kentaro, sorpresa para todos, siendo algo insólito, comió como cualquier otra persona, tranquila y sin engullir. No cesaba de pensar en Ruri y que creía que podría ser alguien diferente de otros mahos, pero era otra en la que desconfiar. Miró a Tsukiya con algo de tristeza en cuanto se acordó de su madre.
Tsukiya, mientras comían, decidió divertirse con el fuego haciéndolo bailar a su antojo y creando bellas formas. Todos quedaron sorprendidos.

Souji: Por cierto ¿qué dirección deberíamos tomar?
Tsukiya: Norte… Sur… bueno, por lo que veo parecen haber montañas al sur, hmmm… Oeste…
Kentaro: Si estuviéramos en tierras mantis… ¿Por dónde quedaría una ciudad? ¿Alguien conoce la región o algo?
Souji: Que va, desde una playa sin más no sé decirte.
Shion: Yo tampoco.
Voz: ¡¡¡GOBABUNGAAAAAAAAAAAAAAAA!!!
Aquella voz que gritó les dejó a todos parados.
Kentaro: ¿Qué demonios?
Tsukiya: Una persona… preguntémosle. :3
Voz: ¡¡Oh no!! ¡¡¡Ésa era mi PRESA!!!
De entre los árboles vieron pasar una figura que aterrizó delante de ellos a unos 5 metros. Era un chico joven de unos 16 años, pelirrojo de cabello largo. Su cara mostraba tener un punto de picardía y en sus ropas verdes que parecían más a las de un pirata o campesino que a un samurai se pudo ver que llevaba el mon de la Mantis.
Souji: Vaya, vaya. Tenemos visita. ^^
Chico: ¡¿No os da vergüenza quitar la comida de los demás?!
Kentaro: ¿Quitar comida? ¿Son tuyas estas tierras, chiquillo?
Chico: T^T ¡Eso era mío! Lo que estáis comiendo.
Kentaro: ¡Oye, la comida es de quien la caza!
Shion: (con un tono bromista) Oh oh, fue la maho, la maho.
Chico: ¿¿Maho…?? Qué carajo…
Souji: Ya está bien, chico. ¿Cómo te llamas?
Chico: ¡¡Argh!! ¡¡¡Ken-Kenji Yoritomo!!! El mejor de todas las Mantis, buajajaja.
Tsukiya: … *o* Qué monada.
Kentaro: JAJAJA ¡Ese es el espíritu! ¡Yo soy Kentaro Hida, nieto de Kisada Hida! ¡¡El mejor bushi del Cangrejo!! JAJAJAJAJA.
Kenji: ¿Y quién es ese?
Kentaro quedó de piedra, no podía creer que alguien como Kisada Hida no fuera conocido. Los demás reían para sus adentros y también se presentaron.
Kenji: Qué grupo más extraño oye… Demasiada variedad junta. ¬_¬… ¡Ah sí, pero no me desviéis! ¡¡QUE QUIERO COMEEEEEEER!!
Kentaro: Oye, danos un poco ¿no? (refiriéndose al jabalí)
Kenji: ¡¿Qué?! ¡¡Pero si lo tenéis vosotros!! (parecía que se le fueran a caer las babas)
Souji: ^^U Parece que lleves días sin probar bocado…
Kentaro le dio un trozo del jabalí que tenían y Kenji lo devoró como si nada. Así que Kentaro decidió darle más.
Tsukiya: Pues es verdad…
Souji: Lleva días sin comer. ¿Seguro que esto son tus tierras? ^^U
Kenji: ¡¡Claro que sí!! ¡¡Ñam ñam ñam!!
Shion: “Come a la velocidad del señor Hida, hmmm… vaya dos.”
Souji: Pues hijo, qué malo eres cazando. ^^UUUUU
Kentaro: JAJAJA, déjalo que es sólo un muchacho (le rascó la cabeza) ¿Dónde cae el pueblo más cercano?
Kenji: Jummmmmmmmm (refunfuñaba) Ñam, ñam ñammmm (acabó de comer). ¡¡¡El pueblo más cerca está al este!!! =D
Tsukiya: …………
Kentaro: ¿A cuánto?
Tsukiya: Mientes.
Kentaro: ¿Miente? ¡Oye niñato, no nos mientas!
Shion: Vaya… qué poco agradecido, hmmm.
Kenji: ¬///¬ ¿Por qué iba a mentir una Mantis como yo?
Souji: Porque siendo Mantis deberías saber cazar o como mínimo moverte bien por estas tierras, si fueran tuyas…
Tsukiya: Además en el este está el mar…
Hubo un profundo silencio.
Kentaro: ¡Panda de piratas y delincuentes! No me hagas reír, no puedes engañar a un Cangrejo.
Kenji: ¡¿Qué?! ¿¡¿¡¿EEEH?!?!? ¡¡¡Sí sé cazaaaar!!! ¡¡Y no soy pirata!!
Souji: De cualquier modo no parece que estemos en tierras Mantis, sino te las conocerías. A menos que la orientación no sea lo tuyo o nunca hayas salido de casa…
Kentaro: Vamos chaval, dinos dónde estamos. Que somos náufragos.
Kenji: -______- Yo también lo soy…
Kentaro: ¡JA! ¿Sí?
Tsukiya: Teniendo en cuenta que no tiene ni idea de dónde está siquiera el mar…
Souji: De todos modos teníamos como destino ir a tierras Mantis, así que…
Shion: Pero seguimos con el problema de no saber hacia qué dirección encaminar, hmmm.
Kentaro: Y tú ¿qué hacías aquí? ¿A dónde ibas?
Kenji: Pues nada. Venía en barco al continente de Rokugan cuando hubo una tormenta y caí al mar… y aquí estoy… ¡¡¡Vine para probarme como guerrero!!! Ò__Ó
Souji: ¿En qué barco ibas?
Kenji: Uno de mis tierras Mantis. Yo supongo que, si esto fuera el continente, es muy probable que sean tierras Grulla.
Kentaro: Grulla… (miró a Souji)
Souji: Veamos… Teniendo en cuenta las grandes montañas al sur de aquí, si estuviéramos en tierras Grulla, deberíamos tener una ciudad justo al oeste de aquí, Aketsu (CN10) y otra al norte, Samui Kaze Toshi (CN9).
Kentaro: Menos mal, ya sabemos algo. Por cierto chaval ¿notaste algo raro por tu aldea últimamente?
Kenji: Qué… ¿raro? ¿Raro como qué? ._.
Kentaro: Bueno, estamos buscando unos objetos maléficos que corrompen a la gente y atraen desgracias. Sospechamos que uno puede estar ahí.
Los otros 3 pensaron: “¡Pero no se lo digas a cualquiera!”
Kenji: Pero qué historias dice este… ._.
Kentaro: No sabe nada.
Shion: Centrémonos en cómo llegar a tierras Mantis, mejor.
Souji: Lo mejor por ahora es ir a Samui Kaze Toshi para preguntar sobre embarcaciones.
Decidieron marchar allí mientras Kentaro hacía molestar a Kenji tratándolo como un niño pequeño.
Kenji: ¡ARGH! ¡No soporto que me traten así! ¡¡Ahí os quedáis, me voy YO SOLO a la aventura!! ¡¡JUM!!
Marchó indignado al este sin saber hacia dónde iba.
Tsukiya: Kenjiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.
Kenji: ¡¡Que no quiero saber nada de vosotros!!
Tsukiya: ¡Estás yendo hacia el maaaaaar!
Kenji: ¿Mar? … Oh, sí, ya lo sé, ya lo sé. ¬¬
Shion: Quiere probar su valía nadando, jejeje…
Kentaro fue a él: Que te vas a perder, vente con nosotros. (le cogió del pescuezo)
Kenji: ¡¡Suéltameeee grandullóooooon!!
Kentaro: No seas chiquillo y ven. No protestes. Vámonos.

Durante todo el camino Kentaro llevó a cuestas a la pequeña Mantis que parecía estar agobiada.
A las pocas horas llegaron a la ciudad como bien esperaba Souji siendo la ciudad que él pensaba.
Shion: Ay, ya tenía ganas de llegar…
Kentaro: ¡Por fin! ¡Tengo hambre!
Kenji se sorprendió.
Souji: Este hombre es siempre así…
Kentaro: Cuando se es grande y fuerte como yo, se quema mucha energía. Tú no lo entiendes, canijo. JAJAJAJA.
Kenji: ¡¡¡NO SOY UN CANIJO!!!
Tsukiya: Tiene mucho genio, jaja.
Shion: Son como padre e hijo, hmmm.
Kenji se chocó adrede con Kentaro: Te la debía. ¬¬ (y se fue corriendo)
Tsukiya: Espera, voy contigo. ^^
Kentaro: ¡Eh! Dentro de una hora nos vemos todos aquí ¿vale?

Todos estaban de acuerdo. Así Tsukiya marchó con Kenji, Shion y Souji a dar una vuelta por el lugar y Kentaro se dedicó a buscar comida.
En cuanto dio con el primer lugar donde servían comida, no tuvo reparo en pedir todo lo que le venía en mente, especialmente pescado.
No comía, engullía. Parecía celebrar él solo que seguía vivo. Cada plato le duraba alrededor de 3 minutos y así llegó a comerse 20 platos cuando por fin quedó satisfecho contando varias botellas de sake. Pero en cuanto le notificaron el precio de la comida, ya no parecía tan contento.
Kentaro: ¿Un Koku? Vamos jefe, no sea malo.
Mesonero: No es mi culpa que haya comido tanto. ^^U Así que tendrá que pagarme le guste o no.
Kentaro: Demonios… Toma, hombre, toma.
En el momento de coger su cartera, vio que no estaba. La buscó con más conciencia, pero no dio con ella.
Kentaro: ¿¿¿Pero qué??? (enseguida se le pasó por la mente el momento en que Kenji se chocó con él) ¡¡¡Maldito mocoso harapiento!!!
Mesonero: ¿Pasa algo?
Kentaro: ¡¡Mi cartera!! ¡¡Me la robaron!! Cuando lo coja…
Mesonero: ¿Significa eso que no me va a pagar? ^^U
Kentaro: No hombre, no te sulfures. Les diré a mis amigos que me presten un Koku. Los Cangrejo nunca dejamos una deuda por pagar.
Mesonero: Está bien, pero le agradecería que viniese a pagar lo que debe, sino…
Kentaro: ¡Que dije que voy a pagar hombre! Tengo que irme, ya ha pasado la hora. Luego vengo.

Kentaro acudió como el viento a la entrada de la ciudad donde se habían separado. Vio que estaban Souji y Shion.
Kentaro: Uooooeeeeee!!!
Souji: Siempre gritando. ^^U
Kentaro: Escuchad, escuchad. Dejadme un Koyu.
Souji: ¿Koyu? ¿No querrás decir Koku?
Kentaro: Eso. Es que el enano ese ¡se llevó mi cartera! Y ahora tengo que pagar al del restaurante.
Souji: ¿El enano? ¿Te robó? ^^UUU Entonces habrá que buscarle… Estará con Tsukiya…
Shion: Vaya… Esperemos que no se haya fugado…
Kentaro: Pero dejadme antes un Koyu, no seas tacaño, hombre. Luego cuando trinque a ese crío te lo devuelvo. ¡No puedo dejar que traten de moroso a un Cangrejo!
Souji: Eres lo que no hay… No quiero saber cuánto has comido para gastar un Koku en un día… (le dio el Koku) Y pensar que comiendo solamente arroz un Koku te da para un año…
Kentaro se volvió para dar lo que debía acompañado de sus dos amigos.
Kentaro: Oye, tú. Perdón por el retraso. (le lanzó el Koku)
Mesonero: Gracias. Espero que haya comido bien. ^^

Kentaro: Ahora apañaré cuentas con ese crío.
Volvieron al lugar de quedada con la esperanza que Tsukiya y Kenji estuvieran. Quizá se retrasaron un poco.

A medida que se acercaban se les oía hablar.
Kenji: ¡¡Que yo no quiero estar aquí!! ¡¡¿Por qué tengo que ir con vosotros?!!
Tsukiya: Eres tú quien vino a nosotros. ^^ Además le debes unas disculpas.
Kenji: ¡¡Y un cuerno!! ¡¡No para de tratarme como un crío!!
Tsukiya: Pero si lo eres… xD
Kenji: ¡¿QUÉ?!
Tsukiya: Qué mono. ^^ Eso no es razón para lo que hiciste…
Souji: Están allí.
Kentaro fue a toda prisa hacia él.
Shion: Oh, vaya. Allá va a toda velocidad.
Kenji: ¡¡AARGH!! ¡¡Está aquíiiiiiiiiiiii!!
Antes de que huyera, le cogió de nuevo del pescuezo.
Kentaro: ¡¡Maldito harapiento, devuélveme mi cartera!!
Kenji: ¡¡Saco de músculos sin cerebro!! ¡¡Déjame ir!! ¡¡Eres tú quien ha empezado!! AAAARGHHHHH
Tsukiya: ñ___n…
Souji: ^^UUUU
Shion: Vaya dos…
Kentaro: ¡¡Una leche, enano!! ¡Dame mi cartera!
Y así discutieron unos minutos. Kenji se negaba y le sacó la lengua. Kentaro seguía llamándole ladronzuelo e insistiendo hasta que su paciencia se agotó y decidió apretarle el cuello.
Kenji: X_______x rifhgreuy fehcbefvfoy sdfvm………
Tsukiya: Señor Kentaro, tenga. Deje al joven Kenji en paz. ^^
Se giró. Tsukiya le dio su cartera y él la cogió soltando al pobre crío.
Kentaro: Esta vez te has salvado por Tsukiya ¡pero uy como te vuelva a ver robando! Malditos Mantis, panda de ladrones y embusteros. (bramaba)
Souji: Ya está bien, Kentaro. ^^U
Kentaro le dio un Koku a Souji devolviéndole el favor. Comprobó el dinero, pero según lo que él debería tener, le faltaba un Koku.
Kenji: ………
Tsukiya: ¿Estás bien, Kenji?
Kenji: Sí… no es nada (cuchicheó algo a Tsukiya)
Kentaro: ¡¡Pero qué!! ¡¡Falta un Koyu!! ¡¡Maldito crío dónde está!! ¡¡Qué es esta cartera!! Ahora que caigo ¡¡no es mía!! ¡La mía es un recuerdo! No esta estúpida de 4 koyus, bueno, ahora 3…
Se hizo el silencio.
Souji: ^^UUUUUU

Pero Kenji y Kentaro empezaron de nuevo otro espectáculo.
Kenji: Ya hice bien en decir que no tenías cerebro… ¬¬ Lo hizo tu buena amiga Fénix para que me soltases… es SU cartera… Juas, estúpida cartera dice…
Kentaro: ¡Maldito! ¡Haces que Tsukiya pague el pato! (empezó a registrarle)
Kenji: ¡Dejameeee, no me manuseeees con esas manazaaaaaas!
Tsukiya: No pasa nada, Kentaro, seguro que acabaría devolviéndotela. ¿Verdad?
Kentaro: No parece tener esa actitud.
Kenji: ¡¡Pero si este tipo no me deja viviiiiiiiiirrrrr!! Cómo voy a hacer nada buenooooo.
Kentaro: A callar, ladrón. Qué vergüenza de clan.
Kenji: ¿Vergüenza? Que sepas que descendemos de los Cangrejo ¡¡JUAS!!
Kentaro: No me des lecciones.
Kenji: Vete al infierno.
Kentaro: Si fueras un adulto ya te habría cortado la cabeza. ¿No tienes educación?
Shion: Son todo un espectáculo, hmmm. Parecen artistas ambulantes.
Tsukiya: Qué paciencia hay que tener… ñ____n…

Finalmente recuperó la cartera y devolvió lo que era suyo a Tsukiya dando un Koku de su cartera compensando por el que dio a Souji.
Kenji: ¿Ya estás contento, bruto? ¬¬
Kentaro: ¡Calla y muestra más respeto! Tsukiya, eres demasiado buena. Estos bribones sólo aprenden con mano dura.
Tsukiya: Hmmm, supongo. Pero también hay que entender la otra parte. No conoces al chico en profundidad tampoco y no es mala persona.
Kenji: ¡¡Soy un samurai!! ¡¡Vengo de una familia de samurai!! Ò___Ó
Kentaro: Un samurai ladrón…
Souji: ^^UUU
Kentaro: Si eres un samurai empieza a comportarte como tal.
Shion: Señor Hida, ya recuperó su cartera. De momento todo vuelve a estar bien.
Souji: Si ya estamos ¿vamos a buscar un barco?
Tsukiya: Sí. Kenji ¿vienes con nosotros? :3
Kenji: ¿Qué? ¡Yo vine aquí para vivir aventuras por aquí! ¡¡No quiero volver tan pronto!!
Souji: Pero siendo Mantis nos servirías como guía. ^^
Kentaro: ¿Por qué tendríamos que cargar con un niñato como este?
Kenji: ¡¡Te lo has buscado YAAAAAAAAAY!!
Saltó muy ágilmente dando una patada al torso de Kentaro al que sólo le hizo cosquillas. Seguidamente al caer al suelo le dio otra patada en la espinilla, pero sólo sintió cosquillas. Acto seguido marchó corriendo.
Todos: ………
Pasados unos metros se detuvo y se giró.
Kenji: ¡¿A qué esperáis?! ¡¿Venís o qué?! Necesitáis un guía. Yendo con ese grandullón no llegaréis lejos.
Todos contentos le siguieron, excepto Kentaro que no estaba de acuerdo que un crío mentiroso como él les acompañase; prefería quedarse sin guía y espabilarse sólo. Pero como nadie le apoyó, tuvo que aguantar y fue con ellos bramando.
Shion: Al final se harán buenos amigos.

Llegaron a un grupo de marineros con su capitán ayudando en el barco y gente que parecía ser pasajeros.
Souji: Disculpe ¿sabe de un barco que vaya a tierras Mantis? (se dirigió a quien parecía mandar allí y saber sobre barcos)
Hombre: Hay uno dentro de 3 horas. ¿Por qué?
Souji: Es que necesitamos partir a tierras Mantis y nos preguntábamos si seríais tan amables de dejarnos ir en ese barco.
Hombre: Oh, no hay problema. Subid, subid. El tiempo parece muy bueno.
Souji: Está bien. ^^ Muchas gracias.

Iba pasando el rato. Kentaro aprovechó para entrenar un poco y Shion dando un paseo disfrutando la brisa del mar. Souji, Tsukiya y Kenji se quedaron juntos cerca del barco que se suponía partiría dentro de poco a tierras Mantis.
Pronto, ellos 3, vieron un hombre de pelos largos y oscuros de ojos grises que echó un vistazo rápido y entró dentro. Iba equipado para ir de viaje; más preparado que el grupo entero.
Souji: Vaya personaje ¿a dónde irá? ¿Qué habrá por tierras Mantis?
Tsukiya: No lo sé… .__.
Kenji sin decir nada se dirigió al interior del barco también.
Tsukiya y Souji decidieron seguirle. En el interior había más gente sentada, entre ellos aquel curioso viajero. Vieron cómo Kenji pasó por su lado sin hacer nada y siguió recto.
Souji siguió a Kenji para aprovechar y verle el rostro al viajero una vez pasara por al lado. Al hacerlo, el viajero lo miró y haciendo una reverencia le saludó.
Viajero: Buenas tardes tenga señor samurai. ¿En qué puedo servirle?
Souji: Buenas tardes. ^^ Perdón, no es nada. Sólo seguía a mi compañero. ^^U Perdone si le he molestado.
Viajero: Está bien. ^^
Al dar un paso, Souji se dio cuenta que en el suelo había una especie de objeto redondo. Lo cogió.
Souji: Hm ¿Qué es esto?
Vio que se trataba de una brújula, que en Rokugan era considerado un objeto extranjero y por lo tanto no era muy bien visto.
Souji: Vaya… ¿Es esto… de usted, señor? (dirigiéndose al viajero)
Viajero: ¡¡¡SÍ!!! ¿Lo encontró en el suelo? Gracias por devolvérmelo. ^^ ¡Lo necesito para mi viaje ¿sabe?!
Souji: ¿Viaje? ¿A dónde se dirige de tierras Mantis? ¿A qué se debe este viaje? ^^U
Pudo ver que el viajero no tenía pintas de ser extranjero, pero llevaba con él un objeto de fuera.
Viajero: Pues… verá, es sólo un viaje en busca de una cosa…
Souji: ¿Es mucho pedir qué es esa cosa?
Viajero: Bueno… no es algo que deba hablar aquí ¿sabe? ¿Qué le parece si seguimos la conversación más tarde? Señor…
Souji: Souji Kakita. Un placer. ^^
Viajero: Bien, yo soy Hachi Shima. ^^

Souji, sin más, siguió a Kenji. Tsukiya fue tras Souji haciendo una reverencia al viajero Hachi cuando pasó por su lado.

El barco zarpó cuando todos ya estaban en él. Kentaro seguía entrenando.
Kenji: ¿Tú también me sigues… Grulla? U_U
Souji: Tranquilo chico. ^^U No voy a hacerte nada. Recuerda que ahora eres nuestro guía. Si te sigo es porque me pareció curioso que siguieras a ese hombre… ^^U
Tsukiya: Es verdad.
Kenji: Ah… Es que huele a sospechoso, pero nada más…
Souji: ¿Sos… pechoso? ^^U
Kenji: Son sólo cosas mías. U_U
Souji: De acuerdo…
Vieron a Hachi de repente pasar por su lado haciendo una señal con la cabeza indicando que le siguiera.
Souji: ¿Vienes Tsukiya?
Ella miró al viajero que estuvo de acuerdo que ella también fuera con él. Kenji prefirió quedarse en el sitio.
A su vez, Kentaro, cansado de entrenar, buscó a Shion para decirle de buscar a sus amigos e ir a cenar.
Shion: ¿Cenar? Si no hace mucho ha vaciado una despensa… Para gastar un Koku…
Kentaro: Jaja, vayamos, vayamos.

Entraron viendo a los pasajeros pero sin dar con ellos.
Kentaro: ¿Dónde se habrán metido?
Shion: Hmmm… ¿Habrán entrado allí?
Cruzaron el pasillo hasta dar con otra puerta. Al cruzarla vieron más pasillo en el que había varias puertas y cada una de ellas conducía a los aposentos del barco. Había también una escalera que llevaba a un piso inferior. Ambos vieron a Kenji allí.
Kentaro: Eh tú, ladrón. ¿Dónde están Souji y Tsukiya?
Kenji: Si sigues llamándome ladrón, te ignoraré. ¬¬
Kentaro: Bah.
Shion: ¿Sabes dónde han ido?
Kenji: Sí, se fueron siguiendo a un hombre muy feo. (con el dedo índice y levantando el brazo, les indicó la dirección) Entraron en un cuarto de la derecha.
Shion: ¿Vienes con nosotros?
Kenji: No, no me gusta ese tipo.
Kentaro: ¿Por qué?
Kenji: ¡¡Porque huele mal!! ¬¬
Kentaro: JAJAJAJA que huele mal dice. Jajajaja, qué gracioso.
Shion: Oh, vaya… (se rascó la barbilla) Bien, vayamos de todos modos ¿no?

Kentaro y Shion asomaron el hocico por las habitaciones hasta dar en la que vieron a Hachi enfrente de Souji y Tsukiya. El viajero les miró.
Hachi: ¿Quiénes sois vosotros? ¿No sabéis picar antes de entrar o que?
Souji: Kentaro y Shion… ¿Qué hacéis aquí?
Kentaro se acercó a Souji: ¿Quién es este extraño tipo, Souji? (cuchicheó a su oído) Huele raro…
Hachi: Oye, este tipo extraño tiene nombre y es Hachi Shima.
Souji: No se preocupe, señor Shima, son amigos.
Shion: Kenji nos dijo que estabais aquí, hmmm…
Kentaro: Encantado Hachís ¿qué hay? JAJAJAJA (le dio un golpe en la espalda) Los amigos de Souji son mis amigos.
Hachi: Encima de maleducado no sabe pronunciar mi nombre…
Souji: Bueno… No es amigo, amigo… ^^U Lo he conocido hace poco.
Kentaro: ¿Ah, no? Entonces ¿qué hacéis aquí?
Hachi: X_x
Tsukiya: ¡Es un señor que va a tierras Mantis de viaje a buscar algo! =D
Kentaro: ¿El qué?
Souji: Eso hemos venido a saber…
Kentaro se sentó rápido para escuchar la historia.
Hachi: Es que es algo que no podía decir en medio de tanta gente. ñ___n… No puedo hablar así como así de tesoros que hayan podido tener piratas…
Kentaro: ¿Quieres robarle un tesoro a las Mantis, dices?
Hachi: ¿Las Mantis? Ellos son samuráis… Yo hablo de auténticos piratas… Resulta que me encontré un mapa hace unos días, parecía de los que mi padre me habló de pequeño que hablaban de tesoros de piratas. Así que al verlo me decidí a hacer el viaje. Las tierras que salen, las islas, son en tierras Mantis, así que por eso voy allí. ^^
Souji: Entiendo… Vas de aventuras a por el tesoro.
Tsukiya: Qué emocionante. *_*
Shion: ¿Cazador de tesoros, eh?
Hachi: El problema es que no sé cuan peligroso será el viaje… Ah, soy un inconsciente.
Souji: ^^UUU……… ¿Entonces va a seguir adelante solo?
Shion: La idea de ir en busca de un tesoro de piratas suena interesante al igual que peligrosa…
Souji: ¿Y le importaría mucho enseñarnos el mapa? ^^U
Hachi: En absoluto. Tenga, mire, mire. (se buscó en el bolsillo el mapa) ¿Qué? No lo encuentro. (se buscó en todo él sin resultado) No puede ser… ¿dónde estará?
Shion: ¿Lo ha perdido?
Hachi: ¡¡NO LO ENCUENTRO!! Me va a dar algo si lo he perdido… ¿dónde… cuándo… cómo?
Souji: ^^U “-Me temo lo peor…”
Kentaro: ¿Eh? Esto me suena de algo ¡¡maldito crío!!
Se levantó raudo y veloz yendo hacia Kenji.
Shion: Uh… será mejor que lo paremos.
Él, la Grulla y la Fenix fueron tras el Cangrejo. La Mantis Kenji, en cuanto vio que Kentaro iba rápido hacia él, se dirigió a cubierta corriendo pasando por todos los pasajeros.
Souji: ¡¡Kenji!!
Acabaron en cubierta viendo cómo Kenji empezó a subir al mástil. Kentaro no tuvo reparo en ir tras él y engancharle de una pierna.
Kenji: Aaaaaaah, suéltameeeeee, que me voy a caeeeeeeer.
Kentaro lo bajó sin mucho esfuerzo.
Kenji: (una vez abajo) Suéltame, no te he hecho nadaaaaaa.
Tsukiya: No paras quieto eh. =O
Kentaro lo dejó: ¡¡Oye!! El viejo Hachís dijo que perdió su mapa ¿no tendrás que ver con esto, verdad? ¡Y no digas mentiras que te sacudo!
Kenji: ¿El mapa? ¬¬U
Souji: ^^U Así es, el mapa. Como pasaste por su lado y poco después vio que se le fue al suelo otra cosa…
Kenji: Bah ¿un viajero en busca de un tesoro de un famoso pirata y peligroso? ¿¿Un viajero así… solo??
Shion: ¿Sospechas algo de él?
Souji: Así que sabes de qué es el mapa.
Kenji: Sí, por eso me llamó la atención. Se ha metido mucho con tierras Mantis… (Kentaro le cogió del pescuezo) ¡¡¡AAAAAAGH!!!
Kentaro: ¡Un samurai no roba! (le dio una colleja) ¡¡Cómo te lo tengo que decir!! Demonio de crío. (lo soltó)
Kenji: ¡¡Me da igual!! Tuve que hacerlo.
Souji: Y ese pirata famoso… ¿quién es?
Kenji: Uno al que apodaron Darel.
Kentaro: Aún así lo que dice es cierto, es un poco extraño. (se rascó el mentón) ¿Y cómo sabes todo eso? ¿Viste ese mapa antes?
Shion: Bueno, él viene de tierras piratas, hmmm.
Kenji: ………… ¡¡No puedo decirlo!!
Kentaro: ¿Por qué?
Kenji: ¿¿Por qué?? Si dijera algo sería para mentir, y prefiero no hacerlo.
Kentaro: ¿Y por qué no pruebas a decir la verdad?
Kenji: Porque… no tengo porqué hacerlo…
Kentaro: ¡¡Malandrín!!
Justo entonces salió Hachi a cubierta.
Hachi: ¡¿Qué pasa aquí?! ¡¿Quién es ese chico?!
Kentaro lo cogió y lo llevó ante el viajero.
Kentaro: Devuélvele al señor Hachís su mapa y pídele perdón.
Hachi: Tú… ¿me has robado?
Kenji: …… El mapa lo tenías a tiro y era muy tentador. ¬¬
Hachi: Grrr ¡dámelo!
Tsukiya: No sea duro, hombre…
Kenji: Bah, es igual. Si va él solo, morirá…
Shion: Vaya… Parece que el chico sabe a dónde se dirige.
Kentaro: Creo que hay algo en esta historia que no nos ha contado por las palabras del muchacho. Deberíamos volver al cuarto y seguir allí con esta charla. Kenji, tú vienes con nosotros.
Shion: Creo que sería lo más adecuado, sí.
Hachi: Está bien… “-¿De dónde ha salido este chico?”

Todos volvieron al cuarto.
Hachi: Bueno, mocoso… digo, muchacho…
Kenji: … ¿sí? ¬¬
Hachi: ¿Qué sabes sobre este mapa?
Kenji: Es curioso que tengas ese mapa siendo un viajero… ¿cómo lo conseguiste?
Hachi: Me encontré el mapa hace unos días… quizá lo debió perder alguien por el camino…
Kenji:…………
Kentaro: Kenji ¿por qué desconfías del señor Hachís?
Kenji: Ajummm… Porque no entiendo porqué el mapa de un pirata tan famoso y peligroso se ‘haya perdido por el camino’ pero bueno. Sólo diré que ese tal Darel, como llamaban a ese pirata que llevaba toda una tripulación y se hizo con riquezas de tierras Mantis sobretodo, aparte de algún Grulla… Quemaron muchos pueblos y hundiendo barcos… Mucha gente pereció.
Kentaro: Es decir, que debe ser un objeto muy buscado como para que lo pierdan por ahí, quieres decir.
Souji: Es un mapa que puede esconder todas esas riquezas.
Kenji: Exacto… Además dicen que allá donde escondió el tesoro, los que entraron, no salieron con vida…
Kentaro: Señor Hachís, explíquese.
Hachi: Y yo qué quiere que explique… Ahora me entero de eso. Ya no sé si ir o no. Sabía que podría ser peligroso pero vamos… no tanto. ¡¡Ahora sólo sí que no voy!!
Shion: Hmmm ¿realmente no esperaba encontrar grandes peligros?
Souji: Vamos, es un viajero, debe ser más valiente. ^^
Kentaro: (murmurando a Souji) No termino de fiarme de este tipo.
Souji: (le contestó) Yo tampoco… De hecho, no sé a quién seguir, si a Kenji o a Hachi. ^^UUUU
Kentaro: (seguía murmurando) Tsukiya confía en el ladronzuelo.
Hachi: Claro que no ¡yo quiero vivir aventuras! No poner mi vida hasta tal punto. Aunque puede que me vaya mejor con vosotros ¿no? ^^ Tenéis pinta de superar cualquier cosa.
Shion: Siendo piratas y haciendo un mapa seguramente lo escondieran en un lugar de difícil acceso y de fácil emboscada, hmmm.
Kenji: Los piratas que sabían de ese escondite hace siglos que no están… Si hubiera alguien allí sería uno que quiere el tesoro y no sabe cómo hallarlo.
Hachi: ¿Y bien? Ya que es un pirata tan importante, debe prometer, pero no puedo ir solo. Si damos con el tesoro os podéis quedar con lo que sea. ^^ A mí me bastará cuatro cosillas mal contadas.
Kentaro: Háblenos más de usted. No sea tímido.
Hachi: ¿De mí? Soy un simple campesino que le aburre su día a día… Mi padre me explicaba desde pequeño aventuras de guerreros, bandidos, piratas, samuráis… y me ilusionaba mucho.
Kentaro: ¿Busca algo del tesoro en particular?
Hachi: La verdad es que no. :S Yo quiero emociones, experiencias en mi vida. ^^
Kentaro: Ya veo. Señor Hachís, creo que deberíamos deliberarlo. No era la idea principal y tenemos un camino marcado. Antes deberíamos hablarlo. ¿Qué os parece, chicos?
Todos estaban de acuerdo, así que tuvieron que dejar a Hachi Shima e ir a otro lado del barco.

Tsukiya: Pobreto hombre, que quiere vivir aventuras y no puede, qué gafe.
Kentaro: No sé, Tsu… ¿Tú crees que es de fiar?
Tsukiya: Pues… se le ve majo, pero siento como si ocultase algo. Kenji, tú sabes del mapa y del tesoro… ¿crees que estaría bien ir? Tú eres nuestro guía en Mantis al fin y al cabo, jajaja.
Souji: Pero… Tsukiya… ^^UUU
Kenji: Yo con gusto encontraría el tesoro para devolver a mi pueblo lo que es suyo.
Kentaro: No quiero sonar alarmista pero parece que el chico (mirando a Kenji) no termina de confiar en él y, tú no estabas Tsu, pero ya fuimos engañados antes por un tal Koji.
Kenji: Es que a mí me da igual su vida. ¬¬ … Me importa más el tesoro que robaron los piratas a mi tierra y le hicieron sufrir tanto.
Shion: Hmmmmm…
Kentaro: … ¿Puedes averiguar preguntándole a los kamis la procedencia de ese hombre?
Tsukiya: Está bien.
Invocó a un kami de aire, lo que más a mano tenía. Pero el kami no le aportó ninguna noticia que no supieran ya. Simplemente que era un curioso viajero.
Kentaro: Yo digo de acompañarle, pero estando alertas y sin quitarle el ojo. Ya veremos con el tiempo si es de fiar o no… Con suerte entre ese tesoro esté el objeto maligno y con más suerte Hachís sea sólo un simple viajero.
Souji: Jajaja, qué casualidad pues, lo del objeto.
Kenji: Las casualidades no existen…
Kentaro: Kenji, qué propones tú.
Kenji: Yo prefiero ir con él porque tiene el mapa pero ya dije que él no me interesa…
Kentaro: ¿Shion?
Shion: Sería bueno que de entre los tesoros hubiese uno de los objetos malignos, así no nos estaríamos desviando de nuestro camino… Pero bueno, siempre es bueno buscar alternativas, hmmm.
Kentaro: ¿Y tú qué dices, Tsukiya?
Tsukiya: Yo podría sentir el objeto cuando estuviésemos cerca. ^^
Kentaro: Genial. Si sientes algo, estad alerta con Hachís, porque como ha dicho el chaval, las casualidades raras veces son así.
Kenji: “-¿De qué demonios habla? Yo no dije eso…” Ó_Ô
Tsukiya: Entonces vayamos a darle la respuesta a Hachi Shima.

Volvieron con Hachi Shima.
Hachi: ¿Ya habéis hablado? =O
Souji: Sí. Hemos decidido acompañarle en su búsqueda, nada personal, tampoco vamos por dinero. Sino porque no tenemos rumbo fijo una vez allí…
Hachi: Así que vosotros también estáis viajando. (se arrodilló) Les estoy muy agradecido por acompañarme, pero no puedo daros nada, soy un pobre campesino a la aventura. Por eso dije que tendréis todo el tesoro que queráis cuando demos con él.
Kentaro: Está bien.
Hachi: Muchas gracias, sois muy amables. ^^
Tsukiya: No hay de qué, será interesante, jejeje.
Kenji: Pues bueno, me marcho a cenar, que hay hambre… u.u
Kentaro: ¡La cena! Voy contigo.

Se despidieron de Hachi y marcharon para cenar.

Como era costumbre estando en grupo, Souji y Tsukiya comían más apartados mientras Kentaro y Shion se peleaban con la comida; una pelea que siempre empezaba el Cangrejo comiendo como un gorrino manchando a quien estuviera a su lado. Esta vez también hizo meter a Kenji en medio.
Kenji: ¡¡Serás marrano!!
Llovieron pollos a la cara de Kentaro por Shion y Kenji. Pero el Cangrejo sólo echaba la bronca a la pequeña Mantis.
Kentaro: No juegues con la comida.
Kenji: Tú deberías ser más pulcro.
Kentaro: ¡Silencio, respeta a los adultos cuando comen!
Kenji: Yo no respeto si no me respetan. Calla y come como un adulto hecho y derecho.
Shion: “-Con suerte Kenji será mi sustituto en las peleas sobre la mesa.”
Souji y Tsukiya se apartaron más y seguían comiendo con tranquilidad mientras Kentaro y Kenji peleaban hasta el punto que el pequeño le tiró un plato lleno y acto seguido empezaron a tirarse cosas.
Kenji: ¡Animal! ¡Maleducado! ¡Gruñón! ¡Gigante pestoso! ¡Verdulero! ¡Manazas! ¡Cerdo! ¡Borracho!
Kentaro: ¡Niñato! ¡Malandrín! ¡Enano irrespetuoso! ¡¡Yo te enseñaré!!
Souji: ………… Son tal para cual… Fijaos, hasta sus nombres empiezan igual…

Tsukiya detuvo aquella pelea tirando un cubo de agua a Kentaro y regañándoles por jugar con la comida. A lo que Kentaro respondió.
Kentaro: Yo creo que esto es más como si Kenji fuera nuestro hijo y tú y yo fuéramos su mamá y su papá ¿no?
Souji: ^^UUUUUUUUUUUU
Kenji: ¡¡¡¿¿Pero QUÉ??!!! ¡No podría ser hijo de alguien como tú! ¡¿Pero qué tipo de persona eres tú?!
Mientras Kentaro intentó hacerse con el corazón de Tsukiya, Souji se la llevó de allí a la vez que Kenji volvió a pelearse con él.
Incluso cuando todo parecía tranquilo, volvieron a discutir esta vez por ver si tomaban sake o no hasta que finalmente Kenji se marchó indignado y Kentaro y Shion acabaron durmiéndose allí mismo.
Los marineros no daban crédito a ese espectáculo y les pareció engorroso limpiar todo aquello.

Y así fue cómo siguieron sus caminos tras salir del Yume-Do, conociendo un joven samurai del clan de la Mantis y embarcando sabiendo de un viajero con una historia interesante sobre piratas y tesoros.
¿Qué pasará ahora? ¿Estará allí el objeto que buscan? ¿Será el viajero un simple viajero?