Déjanos un comentario
viernes, 22 de octubre de 2010 | By: Kizoku Nozomi

8º - Una lucha de honor y poder

Saludos a todos.
Al fin tengo el siguiente episodio listo para mostraros. Es más largo que el resto, pero no sabía por dónde dividirlo en dos partes para que uno no se viera tan corto.

La historia es bastante seria, pero tiene unos momentos muy peculiares. Admito que pasando a limpio la historia no he parado de reírme, y he agregado un detalle graciosillo por medio (enseguida lo vereis).

Espero y deseo que disfrutéis de este episodio. ^^



En el episodio anterior:
Tras adentrarse en la mansión encantada y resolver los misterios que allí se hallaban, lograron hacerse con otro objeto maléfico al acabar con el demonio que allí habitaba.
La casa desapareció y todos se vieron en medio de un claro del bosque mientras el día amanecía viendo cómo los niños, víctimas de la mansión, se despedían de ellos.
Ahora mismo tenían en sus manos dos objetos maléficos; una espada y un espejo de poder inconmensurable.

La Aventura: Una lucha de honor y poder


Souji: ¡¡Señor Hida!! ¡Espere! Deje que piense…
Aún estaban algo alterados por lo sucedido pero lograron calmarse.
Souji: Necesitamos que te curen, andas bastante herido… Pero Kosaten Shiro… seguramente está tomada por Akiko.
Kentaro: Tenemos que ir a por Akik… ¡Auch!
Kyoya: Normal… Siempre lanzándote sin cuidado… Patético.
Kentaro: ¿Qué? ¿Patético? ¡Qué tienes que decir tú! ¡No ayudaste para nada a rescatar a Tsukiya! Lo patético es un Ninja cobarde que no defiende a sus amigas.
Kyoya: Si dejas llevarte por las emociones y eres un sentimentalista, morirás el primero.
Kentaro: …… ¡Mierda! (Golpea el suelo haciéndose daño en la mano) ¡Auch!
Souji: Ya hay bastante… Todos tenemos la culpa… ^^UU Hida, tenemos que ir a curarle…
Shion: Sería lo más adecuado. ¿Hay un pueblo aquí cerca?
Kentaro se queda mirando al horizonte sin decir nada.
Souji: Al oeste de aquí debe estar Kaeru Toshi (L17), la Ciudad Capturada ahora siendo de León y Grulla por la alianza. Podríamos ir allí, quizás nos puedan ayudar. Además ahora tenemos el objeto que tanto buscan… Tenemos un punto seguro y le devolveremos muy bien el golpe a Akiko, pero antes necesitamos que te recuperes. Sólo espero que a Tsukiya no le hagan nada… ^^U
Shion: Probemos.
Souji: Señor Ninja… ¿Sería tan amable de escoltarnos hasta allí? Vigilar que no haya peligros delante. Nosotros llevaremos a Hida…
Kentaro: Espera, Souji, una cosa.
Souji: Dime.
Kentaro: En una de las notas de los niños decía que un poder oscuro había tomado la capital. Tal vez tenga algo que ver con Akiko… O con el hijo poseído del anciano, que también se nos escapó…
Souji: Señor Hida… ^^UUU Debería ponerse al día… Le explicaré.
Antes de que Souji dijera nada, el Ninja Kyoya Tatsuma fue veloz delante para procurar que no pasara nada diciendo.
Kyoya: No os detengáis ante nada.
Kentaro: ¿Tatsuma? Se ha vuelto a ir…
Shion: Veloz como el viento hmmm…
Souji: … ^^UUU Bueno, a lo que iba. El señor Daigotsu, el señor, mayor señor de las Tierras Sombrías, el Daimyô del Clan Araña de poder inimaginable, llegó a la capital Otosan Uchi y se hizo con ella como si nada… No sé cómo lo hizo… nadie lo sabe de hecho… Pero ahora eso está todo corrupto… Akiko no es nada comparada con él y ya ha podido con nosotros…
Kentaro: Ya veo Souji… Es extraño, todavía no he tenido noticias de mi fiel Sigfrido…
Kyoya apareció de nuevo: No hay nada que temer, es un camino seguro. Seguidme, sé cual es el camino.
Kentaro: Anda, volviste. Pues vale, sigamos al Ninja.

Souji y Shion se ofrecieron a ayudar a Kentaro a caminar, pero se negó comentando que podía caminar por sí mismo aunque fuera lentamente.
Al rato, el Ninja divisó por el camino que había mucha más gente, Grulla mayormente y muchos de ellos heridos, que se dirigían a la misma ciudad a la que iban ellos.
Pronto lo vieron los demás.
Kentaro: ¡Son Grullas! Menos mal… Deben ser supervivientes del ataque a la ciudad de los monstruos de Akiko.
Shion: Oh… Y son bastantes…
Souji: Seguro… Dichosa Akiko… La que ha montado ha sido buena… Vaya deshonra para los Daidoji…
Shion: ¿Por qué haría tal cosa, hmm?
Kentaro: Tal vez estuviese… ¿poseída? Lo mismo podríamos decir del sobrino… Su tío se sorprendió al ver cómo era realmente… Son casos parecidos. Por cierto, Souji. Era tu prometida, háblanos de ella.
Souji: ¿Tiene que ser aquí?...... En fin (suspira). Realmente nunca la he llegado a conocer del todo… Suele reservarse siempre varias cosas y sólo dejaba ver su buena imagen. No sé si ya era corrupta antes o no… Nunca me gustó que su personalidad pareciera esconder una sombra. Pero todos saben que es prepotente y aunque simule tener buena imagen, su pico deja mucho que desear muchas veces. No es como Koji que se hacía el bueno y era lo contrario… Es algo distinto… Siempre fue muy fría pero nunca imaginé que llegaría a hacer algo así…
Shion: Hmm… Fría y calculadora.
Kentaro: Esa impresión me dio cuando la conocimos. Y luego, la vi por la calle, y no sé, recuerdo que la cabreé y se indignó. Pero me hice el loco. Parecía una mujer histérica montando una escenita.
Souji: Lo que peor siento es que… Llegados a este punto, pueda ser alguien cruel de veras…
Kentaro: Yo creo que ambos, Akiko y Koji, no eran ellos mismos. Sólo son suposiciones, pero en fin…
Souji: No… Conozco a Akiko desde hace mucho… años atrás… Antes de que esto empezase… Siempre fue así… Sus padres también afirman que de pequeña era así… Creo de verdad que era la misma…
Shion: Entonces es muy posible que desde un principio ella ya tuviese esto en mente.
Kentaro: A ver, intentemos recordar cuando vimos a Akiko en el callejón. ¿Hubo algún momento en el que citara nuestros nombres? ¿Qué nos recordara?
Souji: Sí que nos conocía, ya sospechaba con tu voz, pero se paró al oír la mía. ¿A dónde quieres llegar?
Kentaro: A que tal vez, y sólo tal vez estuviera poseída por un demonio; que le poseyera en cuerpo y mente.
Shion: Hmmm……
Kentaro: Un demonio que busca los objetos desesperadamente… Sólo son conjeturas pero es lo que me viene a la cabeza. Lo que está claro es que también quería la katana. Cuando la saqué, grave error, pude ver su cara desencajada, mirándola con deseo.
Shion: ¿Alguien que la manipule?
Kentaro: Ahí está mi teoría. A lo mejor en esta ciudad podamos encontrar a alguien de la familia de Akiko que sepa más… Deberíamos investigar eso.
Souji: A ver… ^^UUU
Kentaro: ¿Conoces el lugar, Souji?
Souji: Sí, lo conozco.
Kentaro: Bien. ¿Y qué piensas de todo esto que he comentado?
Souji: Creo sinceramente que a Akiko no la controla nadie… Y me atrevo a decir que los mahos creadores de tales objetos, los dejaran a propósito para que los mismos humanos se corrompieran y pasaran cosas como las que estamos viviendo. Los humanos tienden mucho a desear tanto poder como para hacer tales locuras. Y sea como sea hay que pararles los pies. Hida, en cuanto se recupere, iremos derechos hacia Akiko. Ha hecho mucho daño a la gente, gente de mi clan, de mi familia y a Tsukiya…
Seguía caminando hacia Kaeru Toshi.
Shion: Oh vaya… Le acompañaré pues.
Kentaro: ¿Pero dónde puede estar?
Souji: Seguramente en Kosaten Shiro… divirtiéndose o buscando el objeto… Quizás nos busque a nosotros también…
Kentaro: Eso sería genial (se cruje los puños) ¡Auch! … ¡Vamos!

Todos llegaron al fin a las puertas de Kaeru Toshi donde dejaban entrar a muchos y los atendían. Kyoya Tatsuma se escondió entre las sombras mientras los tres samuráis se acercaban y eran interrogados por un bushi León.
Guardia León: ¿¿Quiénes sois??
Souji: Soy Souji Kakita y vengo acompañado de mi pequeño grupo, Kentaro Hida del Cangrejo y Shion ‘Agarra la pata’.
El guardia Grulla que había al lado se sobresaltó.
Guardia Grulla: ¡¿Cómo?! ¡¿Souji Kakita?! ¡¡¡El prometido de Akiko la corrompida!!! ¡¡¡Cuidado!!!
Fueron apuntados con armas, pero Souji se mostró más serio mostrando un rostro nada agradable.
Souji: Escucha… Hermano mío… ¬¬ Necesito que mi amigo Cangrejo se recupere, después nos iremos en busca de Akiko… No imaginas qué ganas tengo de darle su merecido por todo lo que ha hecho. ^^ No tengas a toda la familia de Akiko como cómplices por el simple hecho de ser familia. Eso sí es un grave error. ¿Nos dejáis pasar? ^^
Kentaro: Akiko fue quien nos traicionó.
Guardia Grulla: ¡Va-va-vale! n_ñ ¡¡Lo siento!! ¡¡Pase, pase!!
Guardia León: ………
Bajaron las armas. Kentaro se dirigió a ellos.
Kentaro: Oíd. Todos estos heridos… ¿Vienen de Kosaten Shiro? ¿O es que han ocurrido más desgracias?
Guardia León: Así es… Vienen de allí… Algo terrible sucedió anoche. Estamos al tanto.
Guardia Grulla: Por eso me puse así. ¡¡Lo siento!! ToT
Guardia León: Sé que hace días pasó algo más al norte en Tierras León… pero de los habitantes de allí no sabemos nada…
Kentaro: Ya veo, gracias.
Shion: ¿Podríamos comer y dormir un rato?
Asintieron y entraron.
Kentaro: Pues mientras me atienden con los demás heridos, vosotros id investigando a ver si encontráis algo como he dicho.
Souji: De acuerdo.
Shion: Está bien.

Kentaro fue atendido aunque no paraba de quejarse como un niño.
Doctor: Oh, por favor, un samurai como usted llorando como un niño. Cállese o no podrá ir a batalla.
Se calló y se puso serio. A los diez minutos volvió a estar igual.

Souji y Shion aprovecharon para nutrir un poco que ya les hacía falta según los curiosos rugidos de sus estómagos.
Mientras comían, vieron pasar un samurai Grulla corriendo hacia fuera como si hubiera sucedido algo.
Souji: ¿?... Shion, si has acabado de comer, ven, sigamos a ese grulla…
Shion: ¿Duh? (traga lo que tenía y le acompañó)
Salieron fuera siguiendo con cuidado al Grulla perteneciente a la familia Daidoji. Llegaron a una pequeña plaza donde se hallaban tres personas más, al parecer, importantes.
Souji se acercó lo suficiente para escuchar, a pesar de que fuera quizás una actitud grotesca, de qué hablaban los samuráis Daidoji, Doji, Asahina, y Matsu, siendo este último un León.
Daidoji: ¡¡¡Así que es verdad!!!
Asahina: Así es.
Matsu: ¿Alguien en Kosaten Shiro avisó a alguien de fuera? ¿Cómo? Todo está siendo atacado y nosotros que estamos cerca nos hemos enterado ahora sobre lo que sucede…
Doji: Eso me gustaría saber a mí… Asahina-san ¿cómo llegó a sus oídos?
Asahina: Ya sabe que soy shugenja y nosotros nos comunicamos con espectros y kamis… Vino uno a avisarme de ello… No es normal que hagan eso… Pero la persona que le invocó o debe ser muy fuerte o de mucha influencia o simpatía con los demás… Alguien importante…
Matsu: ¡¿Cómo?! ¡¿Qué shugenja de tal calibre andaría por ahí entonces?!
Daidoji: Quizás haya esperanza…
Asahina: No lo sé… Sólo sé que se está corriendo la voz…
Souji: … ¿Qué un shugenja mandó como mensajero a un kami y avisó al señor Asahina?
Dijo en voz alta haciendo que todos se enteraran de que él y Shion estaban allí. Les miraron.
Doji: ¿Qué tipo de maleducado nos escucha a espaldas?
Souji: Perdonad que lo haya hecho, pero si es verdad lo que habláis… Tengo razones para pensar que ese shugenja es alguien que conozco.
Matsu: ¡¿Cómo decís?!
Asahina pareció iluminarse: ¿De veras? ¿Quién es?
Souji: Su nombre es Tsukiya Agasha del Clan del Fénix.
Todos callaron de golpe.
Daidoji: ¿Agasha?...
Matsu: Los exdragón…
Asahina: Ya sería sorprendente que un Agasha pueda hacer eso…
Todos le miraron incrédulos, la familia Agasha no parecía ser muy bienvenida por el resto; eran bastante incomprendidos incluso dentro de su clan.
Souji: Aunque sea Agasha, no tiene porqué influenciarle el hecho de que su clan hubiera pertenecido antes al Dragón y sea muy distinta a sus ejercicios con la magia. Si demuestra ser alguien que vale, el resto de poco importa… Es una amiga que está ahí presa por querer curar al prójimo y ahora se deja la vida a riesgo de ser descubierta para enviar un kami…
Todos: …………
Asahina: Entiendo… Usted, Señor… (miró su mon) Señor Kakita, sí que ha sabido ver el lado bueno de esa persona. Si de veras es ella, mi visión hacia los Agasha cambiará. Pero por ahora no podemos hacer nada… Avisará a los demás… Pero va a costarnos mover todo un ejército para alguien como Akiko con onis a su lado estando la casa de Daigotsu tan cerca.
Souji: Bueno, aunque suene descabellado, yo y mis dos amigos iremos a rescatar a mi amiga. Si toca luchar, lucharemos…
Todos se sorprendieron: ¡¿Pero qué dice?! ¡Eso es una locura! ¡¡Con demonios de más de tres metros!! ¡¡Habiendo podido con toda una ciudad y muchos samuráis!!
Shion: Pero tampoco podemos quedarnos aquí sin hacer nada…
Souji: Por eso lo digo… Entonces les pillaron desprevenidos… Pero no os irá mal que un grupito distraiga un poco a ellos ¿no? Tener un berserker en el grupo les entretendrá bastante, más algunas hazañas nuestras. Vosotros mientras reunir el ejército… como dice mi amigo… No podemos quedarnos sin hacer nada… Vámonos.
Shion asintió.

A la vez que ellos dos marchaban, no paraban de pensar en la valentía y locura que mostraban.
Decidieron ir a ver a Kentaro y contarle sobre lo de Tsukiya.
Pasaron entre muchos heridos y allí estaba, mucho más relajado.
Souji: Señor Hida ¿cómo se encuentra?
Shion: Se le ve mejor cara.
Kentaro: Desde que el matasanos se fue, mejor. Ha sido horrible, preferiría recorrer diez mansiones encantadas antes que volver a pasar por eso. Pero ya estoy mejor. ^___^
Souji: Qué valor… xD
Shion: Oh, vaya, me alegro.
Kentaro quiso levantarse pero no podía sin quejarse.
Souji: No se levante, Hida, aún no está curado, y si se niega, le toco en la herida. ^^
Kentaro entre muecas se tumbó de nuevo.
Souji: Señor Hida…
Kentaro: Dime Souji…
Souji: Ehm… Bueno… pienso que Tsukiya está bien…
Kentaro: ¡¡¡¿ESTÁ BIEN?!!! (se reincorpora, quejándose de dolor de nuevo)
Shion: Eso parece…
Kentaro: Cuéntame, cuéntame.
Souji: Son sólo suposiciones.
Kentaro lo zarandeó.
Souji: Y-y-ya valeee.
Kentaro: Ay, perdón ¡Auch! (se tumba) Dime ¿qué has oído?
Souji: Escuché decir a unos samuráis, entre ellos uno era shugenja, que un shugenja desde Kosaten Shiro, envió a un kami como mensajero, por lo que se ha enterado una familia Grulla que vive lejos, y ahora estará corriendo aún más la voz…
Kentaro: ¡Desde Kosaten Shiro! ¡¡¡Tiene que ser Tsukiya!!!
Se levantó para ir a coger su zanbatô, pero Souji le tocó en una herida.
Souji: Acuéstese, no puede ir así. Le necesito al 100%.
Kentaro: …………… (indignado llamó a al doctor a gritos y vino)
Doctor: ¿Qué le ocurre?
Kentaro: ¡¡¡¡RÁPIDO, CÚREME YA!!!! (le tiró una bolsa con dinero) ¡¡ES MUY URGENTE, CORRA!!
Doctor: ñ__________n Por mucho que me pague, no puedo hacer milagros… Entiéndalo.
Souji: Hida… Además tiene que comer y dormir igual que nosotros. No seas inconsciente.
Kentaro: Souji ¿viste a una shugenja, no?
Souji: Un shugenja, Asahina.
Kentaro: Ellas tienen poderes de curación muy avanzados… A lo mejor ganaríamos tiempo si ella…
Souji: No todos curan. ^^U Señor Hida… Y le he dicho que es UN, no una…
Kentaro: Bueno, pero por probar. Llama a esa shugenja.
Souji: Bueno, iré a preguntar a ESE shugenja… ¬¬U Shion, vigila a este hombre, por favor. ^^UU Voy en bsca del señor Asahina.
Shion: Por supuesto, yo me haré cargo de él.

Paseándose por la ciudad, al final, aún entre tanta gente, logró dar con él.
Souji: ¡¡¡Señor Asahina!!!
Asahina: Oh, señor Kakita, es usted. ¿Qué desea?
Souji: Perdone las molestias, señor Asahina. Sólo me preguntaba si usted tendría la capacidad de curar con su magia… Mi amigo Cangrejo me lo ha pedido. Perdóneme… ^^UUU
Asahina: Oh, ya veo… No, no estoy especializado en curar a través del poder de los kamis… Lo siento.
Souji: No es nada. ^^U Gracias de todos modos.
Asahina: Pero… (se detuvo) Tenga, hágale tomar esto, le sentirá mejor para sus heridas también. (sacó un pequeño recipiente que contenía un líquido azulado) No se ven muchos de estos. ^^
Souji: Oh… ¿Pero… por qué?
Asahina: Porque a pesar de todo le echas valor a las cosas y estás dispuesto a salvar a una amiga. ^^ Espero que tu amigo pueda luchar a tu lado.
Souji: ¡Mu-muchas gracias señor Asahina! (hizo una reverencia y se fue yendo) ¡¡¡Que los kamis os bendigan!!!

Souji volvió junto a sus dos amigos.
Shion: Bienvenido de nuevo, señor Kakita.
Kentaro: … ¡Yo! ¿Cómo fue?
Souji: Hola. ^^ Bueno, que sepa que es un hombre y no tiene la capacidad de curar… Pero me ha dado esto para usted. ^^ Espero que le vaya bien.
Kentaro lo cogió y sin pensarlo dos veces, se tragó todo lo que había dentro pensando en curarse cuanto antes. Se tumbó esperando notar algo pero no notó nada.
Shion: ¿Cómo se siente, señor Hida?
Kentaro: Mmmm igual.
Souji: Bueno… espere un rato a ver. ^^UUU
Shion: Sí, puede que no sea de efecto inmediato, hmmm.
Kentaro: Shion, cuéntame cosas de tu pueblo. (vio venir al doctor hacia él) ¡No! ¡No se acerque! Bueno, espera. Va sí, rápido, haga lo que tenga que hacer. ¡Rápido, rápido! (cerró los ojos apretando los puños)
Shion: “-Cualquiera diría que es un tipo que se lanza a lo loco contra el enemigo…”
Doctor: Vaya… parece estar mejor de las heridas… hmmm… Pero le noto mucho más cansado que antes… Quizás necesite dormir. (miró a Shion y Souji) Vosotros también deberíais dormir…
Kentaro: Buenas noch… zzZZZZzzzzZZZzzz
Shion: La verdad es que deberíamos descansar, sí.
Souji: Sí. ^^U ¿Hida? ¿Se durmió?
Shion: Y sin necesidad de su botella, hmmm.
Kentaro: ZZzzzZZZ
A pesar de que la noche no llegó y aún quedaba para que asomaran las estrellas en el cielo azul pintado de negro, Souji y Shion de repente notaron cómo sus cuerpos empezaron a pesar cada vez más. El cansancio se había apoderado de sus cuerpos.
Souji: Ah… pe-pero… porque… no.. me… aguan…………
Shion: De repente me… sien… to muy… cansado……
Ambos cayeron al suelo, y al igual que Kentaro, se quedaron profundamente dormidos.

Un paisaje de colores en el que la energía emergía por todos lados empezó a mostrarse.
Una curiosa figura se hallaba allí en medio mezclándose con el paisaje sin dejarse ver con claridad. Aquella extraña gran criatura asomó por allí, parecía estar dando un paseo.
De repente, unos susurros provenientes de una voz tranquila y muy profunda, dijo:
- Necesito de su fuerza… Hacedla despertar…

Todos despertaron algo desconcertados y a su vez descansados.
Kentaro: Pfff, qué sueño más chungo he tenido…
Souji: ¿¿¿Do… Dónde estoy???
Miró a su alrededor y supo que aún estaba en Kaeru Toshi por ver a sus hermanos Grulla en aquel sitio, heridos y siendo tratados. Pudo comprobar también que estaba a punto de anochecer.
Shion estaba a su lado.
Shion: ¿Dónde… qué ha pasado?
Souji: No lo sé… Nos dormimos de repente…
Shion: Sí… Recuerdo que de golpe me sentí muy cansado y ya nada más.
El doctor se dirigió a ellos dos.
Doctor: ¿Estáis bien ya? Caísteis redondos… Deberíais estar realmente agotados. Pero ahora parecéis estar muy bien. ^^
Souji: Bien… y el señor Hida ¿está en su cama?
Doctor: Sí… parece que también despertó y… Está notablemente mucho mejor…
Souji: Vaya, de veras funcionó… ¿Vamos Shion?
Shion: Sí, es capaz de irse sin nosotros.
Fueron al cuarto consiguiente viendo a Kentaro ya de pie y listo para partir.
Kentaro: … ¡Yo! ¡Iba a buscaros! ¡Vayamos, va!
Souji: Vaya… sí que le sentó bien dormir. ^^UUUU
Doctor: (se dirigió a Kentaro) Procure no herirse de nuevo. Está muy bien pero no está recuperado del todo.
Souji: Bueno, señor Hida ¿Está dispuesto a ir? No será fácil ir a rescatar a Tsukiya…
Kentaro: Vamos, vamos. (salió por la puerta)
Shion: Le sobra energía, hmmm.
Souji: Por favor, no sea brusco e impulsivo yendo al cuello de todos… Nos interesa Tsukiya… ^^UU
Kentaro: Sí, si quieres le doy los buenas días a Akiko… U_u (mira a Shion) Shion… Ya has hecho más que de sobra… ¿Por qué no esperas aquí? No sé qué veremos ahí fuera.
Souji: ^^U. Hida, necesitamos fuerza de Shion también. No sea inconsciente. No somos más que bushis de primer rango.
Shion: Oh, vamos… ¿pretende dejarme ahora aquí tirado?
Kentaro: Lo que no quiero es que salgas herido, te debo la vida.
Shion: Si muero en combate es porque he decidido morir en combate, no se preocupe por ello.
Kentaro: … ¿Y tú, Souji, estás decidido?
Souji: ¿Por quién me toma? ^^UUU No me importa lo que haya, tengo que acudir a Tsukiya.
Kentaro: Pues vamos. Mmmm, no sería mala idea tomar unos caballos, nos llevaría menos. Cuando estemos cerca de Akiko o donde esté ella, iremos a pie. Por supuesto no seguiremos los caminos y no usaremos ninguna luz.
Souji: Está bien… hablaré para que nos presten tres caballos. Aunque ya que estamos con esas, mi idea era entrar a escondidas a buscar a Tsukiya.
Shion: Sería lo más prudente, hmmm.
Kentaro: Entonces no podemos perder de ninguna manera.

Salieron, Souji consiguió prestados tres caballos. Todos se despidieron del doctor y se dispusieron a subir a ellos. Sin embargo Shion, miraba con recelo al caballo, estando éste bastante nervioso.
Souji: ¿Shion? ¿Qué ocurre?
Kentaro: JAJAJAJAJA, se ve que los nezumi no simpatizan con los equinos.
Shion: Oh, nada… la verdad es que nunca me… gustaron estos… animales.
Souji: ^^UUUU Aguante un rato en él… sino te quedarás atrás.
Tras unos malabares, Shion consiguió montar en su caballo.
Cabalgaron a buen ritmo hacia Kosaten Shiro, aunque nuestro amigo rátido se quedaba atrás peleándose con el equino.
Tras dos horas de recorrido, ya tenían a la vista la ciudad. Bajaron de los caballos, Shion se cayó al suelo.
Souji: ¿Shion? ^^UU
Kentaro: ¡¡Shion, ¿estás bien?!! (se aguantaba la risa)
Shion: Oh, no es nada… gracias. (mira con recelo al caballo pensando que le había tirado)
Y, siguiendo a Souji, se dirigieron a la casa principal de los Daidoji para entrar por el patio, detrás de la ciudad.
Kentaro: ¿Allí estará Tsukiya?
Souji: Conociendo a Akiko… ^^U Tiene que estar ahí sí o sí.
Shion: Pero seguramente esté fuertemente vigilada ¿verdad? La verdad es que la cosa no es nada fácil, hmmm.
Kentaro: Nada, lucharemos con lo que podamos.
Souji les guió a un gran árbol por el que podrían trepar para entrar dentro del patio de la casa principal.

Llegaron sin problema, trepando con gran habilidad. No escucharon ningún ruido, pero al mirar al cielo, lo vieron repleto de nubes negras y moradas que no dejarían pasar un rayo de sol siendo de día.
Souji: Hida, mire el cielo…
Kentaro: Madre mía ¡esto es antinatural!
Shion: Vaya…
Souji: Temo que sea en parte por los onis y la gran energía malvada que haya aquí… Aquí dentro no debe haber nada bueno… nada humano…
Kentaro: Tsukiya tiene que estar viva…
El ninja, Kyoya, andaba muy cerca de ellos.
Viendo el patio, no divisaban nadie, estaba vacío.
Souji: ¿No hay nadie? Qué raro…
Shion: Demasiado sospechoso.
El ninja se apareció ante ellos de golpe sobresaltándoles un poco.
Kentaro: Tatsuma, esa costumbre tuya de aparecer de repente me pone de los nervios…
Kyoya: He podido ver dentro de la casa a un grupo de samuráis con Akiko.
Souji: Gracias ninja… ^^UUU
Kentaro: Así que está aquí… Vamos. Busquemos a Tsukiya.
Empezaron su trayecto dentro de la casa, pero Kentaro hizo suficiente ruido con su armadura como para alertar a un samurai Grulla.
Bushi: ¿¿Qué fue ese ruido??
Souji preparó su arco. El bushi abrió una puerta y salió, pudiendo ver a la lejanía a todos ellos. Sin más, Souji disparó en la cabeza de aquel samurai acertando sin problema.
Souji: No podemos ser vistos… (miró a Kentaro)
Kentaro: Sí, sí, seré más sigiloso… (fue con cuidado y cogió el cadáver para esconderlo y nadie lo viera)
Souji: Bueno, sigamos.
Pero al poco Shion pisó una madera que crujió.
Souji: ^^UUUUUUUUUUU.
Guarda1: ¿Oíste algo?
Guarda2: Hmm, me parece que sí… venía cerca ¿no?
Shion: (susurro) Maldita sea…
Todos se prepararon. Escuchaban cómo se acercaban unos pasos hacia ellos pero antes de que pudieran hacer algo, Kyoya se posó hábil y sigilosamente a las espaldas de ambos guardias hiriéndoles al cuello mortalmente. Cayeron al suelo sin emitir ningún ruido alarmante.
Kyoya: Sigamos.
Sin mediar palabra, continuaron con su búsqueda siendo lo más silenciosos posible.
Iban por un pasillo en el que había puertas en ambos lados con muchas habitaciones contiguas cuando de pronto, Shion, ‘amante’ de los caballos, se percató de que tenía un pelo de su equino que empezó a molestarle en la zona de la nariz. Era tal la molestia que le incitó a estornudar con fuerza; una fuerza que le empujó hacia delante chocándose a las espaldas de Kentaro que sobresaltado por ello, perdió el equilibrio y cayó al suelo causando un gran estruendo. Casi sin poder reaccionar, todas las puertas de todos los cuartos se abrieron dejando a la vista un gran número de samuráis Grulla.
Souji: ^^UU………………………
Kyoya: ……………………………
Shion: u_u ………………………
Kentaro: O_o …………………


"Aho, aho!" (Idiota, idiota!)


Samuráis: ¡¡¡¡INTRUSOOOOOOOOOOOOOOOOSSS!!!!
Todos los samuráis fueron hacia ellos que sin pensarlo más echaron a correr al ver la cantidad de samuráis que eran.
Shion: Definitivamente, hoy no es mi día.
Corrían de un lado a otro sin tener un destino fijo. Souji era bastante veloz, pero el miedo de Shion le hizo superar en velocidad dejando a la Grulla atrás.
Souji: ¡¡Señor Hida ¿dónde sugiere que vayamos?!! No podemos estar corriendo todo el rato.
Kentaro: ¡¡TSUKIYA!! ¡¡SI NOS OYES DI ALGO!!
Souji: …………… “-Vaya éxito de misión sigilosa…”
Cada vez eran más samuráis los que se unían a la ‘caza’.
Souji: Aunque pudiésemos derrotarles de uno en uno… ¡siguen siendo muchos!
Kentaro: ¡¡NINJA ¿TIENES BOMBAS?!! ¡¡Úsalas por nuestro bien!!
Kyoya lanzó bombas de humo hacia los samuráis.
Souji: “-Si no le dicen nada, no lo hace… ^^U”
Samuráis: Cof, cof… ¡¡qué demonios!! Cof cof ¡¡Id a por ellos, ID!! ¡¡Aunque no veáis nada!!
Algunos de ellos cayeron al suelo.
Kentaro se dispuso a pasar cuentas con los samuráis aprovechando el humo, pero un extraño temblor, le despistó.
Kentaro: ¡Qué…!
Empezaron a escuchar un gruñido.
Shion: ¿¿Qué… qué ocurre??
Samuráis: (gritando) ¡¡Que vieneeeee, dejarle camino libreeeee!!
Kentaro se preparó para lo que estaba por venir. Se oían fuertes pasos pasar entremedio de los samuráis; algunos desafortunados acabaron aplastados.
Souji: ¡¡Hida, no sea idiota!! ¡¡Apartémonos del camino!!
Los tres se apartaron justo cuando enfrente de ellos pasaron esos prominentes pasos viendo cómo pasaba de largo lo que parecía una especie de ogro de cuatro metros que iba algo agachado y destrozando gran parte de la casa.
Souji: … Esto… ¿Qué fue eso?
Shion: Era… enorme…
Souji: Como si fuesen dos Hida juntos. ^^UUUU
Kentaro: Dios mío, ese monstruo estaba loco…
Shion: Quizás es la oportunidad de buscar sin preocuparnos de hacer ruido.

Vieron un pobre samurai arrastrándose por el suelo y al cual nuestros amigos no dudaron en interrogar. A pesar del tono y la rudeza amenazante del Cangrejo, se negaba a desvelar el paradero de Tsukiya hasta que pudo comprobar que resistirse a responder podría ser peor. Anunció que andaba fuera de la casa con Akiko al descubrir que ella mandó un kami como mensajero.
Salieron disparados hacia fuera para encontrar a Akiko.
A medida que llegaban a la salida de la casa, oían claramente su voz.
Akiko: ¿Ya te quedaste a gusto matando a esos pobres samuráis? ¡¡Muy bien!! Así podré obtener más poder, jajaja…
Souji: Estamos corriendo hacia ella… pero sin contar con el ogro y que pueden haber demonios y samuráis ¿alguien ha pensado en eso? (decía corriendo sin detenerse)
Kentaro: Es ahora o nunca.
Akiko: Bien, ahora tú… ¡¡Dime cómo hiciste para enviar un Kami como mensajero!! (se escuchó una bofetada) Ahora vendrán muchos aquí… Aunque puede que quizás sea divertido, jujujuju.
Souji: ……

Al salir vieron la ciudad casi toda destrozada y allí en medio del claro, la zona central de la ciudad, estaba Akiko delante de Tsukiya a la que sujetaban dos samuráis. Alrededor asomaban algunos demonios de tres metros como los que vieron la última vez.
Al finalizar las escaleras de la entrada principal de la casa había más guardas y enfrente de ellos el ogro que estaba a tan sólo veinte metros de Akiko. Todos estaban pendientes de Tsukiya.
Akiko: ¡¡Respóndeme!! (le dio otra bofetada a Tsukiya, tan fuerte que le obligó a escupir sangre) ¡¡No me creo que una don nadie como tú haga esas cosas!!
Tanto Kentaro, Souji y Shion, aprovecharon que no estaban atentos para tensar los arcos y poder disparar a Akiko; con un poco de suerte, acabarían antes de lo que pensaban.
Lanzaron sus flechas al unísono, y, a excepción de Shion, que dio al samurai del lado izquierdo de Tsukiya, Kentaro y Souji acertaron en la espalda de Akiko.
Akiko: ¡¡¡¡¡¡¡¡KYAAAAAAAAHHH!!!!!!!! ¡¡¡¡¡¡¡¿¿¿¿QUIÉN????!!!!!!!!!
Se giró con una diabólica mirada.
Akiko: ¡¡¡¿¿¿VOSOTROS???!!! ¡¡TODOS A POR ELLOOOOOOOOOOOOOOSS!!
Kentaro: (sacando su zanbato y corriendo como loco hacia Akiko) ¡¡¡¡¡¡TSUKIYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!
Kentaro vio bloqueado su paso por los guardias, pero no le importaba, con su zanbato los iba echando fuera de su camino.
Souji: Akiko… no te saldrás con la tuya…
Akiko: Así que al final apareciste, Souji… ¿a por tu amiga? ¡¡¡JA!!! Permíteme decirte que no es buen momento para interrumpir. (cogió con fuerza a Tsukiya por los pelos)
Souji sin dudarlo dos veces lanzó otra flecha que iba directa a ella, pero que consiguió detener con una especie de magia.
Akiko: Tú lo has querido. (miró al otro samurai que tenía sujeta a Tsukiya) Derríbala.
Vieron cómo aquel samurai tiró a Tsukiya al suelo y empezó a golpearle; una visión y unos actos totalmente inapropiados para un samurai.
Aquello pareció enloquecer y enfurecer a Kentaro y Souji que sin cesar de gritar su nombre, hacían cuan podían para llegar cuanto antes a ella.
Kentaro: ¡¡¡¡TSUKIYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!
Souji: ¡¡Tsukiya!! ¡¡¡TSUKIYAAAAAAAA!!! ¡¡¡DEJAD A TSUKIYA!!!
Souji se unió a Kentaro para sobrepasar a los guardias. Shion también fue a ayudar.
Los guardias, hicieran lo que hicieran no tenían nada que hacer frente a ellos que con gran destreza y agilidad los conseguían bajar notablemente.
Souji: ¡¡DEVOLVERNOS A TSUKIYAAAA!!
Shion: Debemos darnos prisa…
Kentaro: LARGO DE NUESTRO CAMINO.
Akiko: Vaya, vaya… Vienen con fuerzas… (miró a Tsukiya a la que aún estaba recibiendo golpes)
Un guardia logró alcanzar a Souji, pero su cólera era mayor como para poder centrarse en el dolor.
Souji: ¡¡Maldición!! ¡¡AKIKO, QUIERO TU CABEZA!!
Shion: Esto se alarga demasiado… debemos apresurarnos…
No había que olvidar que tras los guardias estaba el ogro y los demonios.
A pesar de que aún quedaban guardias, tenían un espacio libre por el que no dudaron pasar y correr hacia Akiko aunque delante se presentó el ogro de cuatro metros.
Souji: ¡¡Pasemos del ogro, hagámosle heridas pasando corriendo por su lado!! ¡¡Shion, tú a la izquierda, Kentaro ve por el centro, yo iré por la derecha!!
La brillante idea de Souji se llevó con éxito, el ogro gritó de dolor y cayó de rodillas. Sin embargo zarandeó los brazos alcanzando a Souji y Shion tirándoles al suelo.
Souji: Aaaaghhhhhh…… ¡¡Tsukiyaaaaa!! (se levantó como podía)
Shion: Ahh… ¡Debemos seguir!
Akiko: (sonrió) Jajajaja, JAJAJAJA, hay que ver lo estúpidos que sois los humanos…
A pesar de que Akiko viera cómo Kentaro iba directo a ella, éste consiguió asestarle en su hombro izquierdo. Normalmente le habría hecho daño o incluso matado de un golpe, pero Akiko se estaba protegiendo con el ‘maho’ y la sangre que había en ese momento.
Akiko no dudó en usar una magia contra Kentaro. No le hizo daño alguno, pero le causó que temiera todo lo relacionado con el maho. El efecto de la magia le hizo retroceder y alejarse de Akiko, temiéndola.
Akiko: JAJAJAJAJA ¡¡¿Ahora qué?!! ¡¡¡Te has paralizado!!!
Kentaro: …………
Souji fue veloz hacia Kentaro empujándole y haciéndole caer al suelo.
Souji: ¡¡KENTARO!!
Gracias a eso, Kentaro pudo moverse, pero aún temía a Akiko.
Kentaro: … que… que… que… d… demo… nios…
Souji: ¡¡¡Déjame a esta bruja para mí!!! ¡¡Tú rescata a Tsukiya!!
Sin pensar ni mirar a Akiko, Kentaro se dirigió hacia aquel samurai.
Kentaro: ¡¡¡SUELTALAAAAAAAAAA!!!
Souji: ¡¡¡Akiko!!! ¡¡PREPÁRATE PARA MORIR AQUÍ Y AHORA!! (le señaló con la katana)
Akiko: Bah, no sé porqué tanta movida por una miserable… Siempre prestabas más atención a ella que a otra… como a mí… pero ju, no me importa… mira donde he llegado, jujujujuju.
Souji: … Esto no es sólo por Tsukiya… ¡¡¡Has traicionado a los tuyos!!! ¡¡¡A tu familia!!! ¡¡Eso es una deshonra!! ¡¡Usando Maho!! ¡¿Es a eso a lo que querías llegar?! ¡¡¡No hay palabra ahora que pueda describir lo que has hecho, sucia bruja!!! ¡¡¡Te mataré!!!
Akiko: … así que después de todo… ¿serás capaz de matarme? JAJAJAJA.
Shion: “-Duh… qué mujer más terrorífica.”
Sin que Akiko pudiera reaccionar, se sorprendió de la velocidad y seguridad que tuvo Souji al ir contra ella e hiriéndole.

Al mismo tiempo, Kentaro estaba librando una lucha contra el otro samurai que dejó a Tsukiya muy malherida.
Kentaro: ¡¡PAGARÁS LO QUE HICISTE!!
Ambos se daban el uno al otro con ímpetu y muchas heridas superficiales asomaban por doquier hasta que finalmente Kentaro logró dar el golpe de gracia.
En lugar de mirar cómo estaba Tsukiya, se dedicó a ir hacia cualquier enemigo que se moviera.
Shion: ¡¡Señor Hida, atienda a Lady Tsukiya!! (decía atento a la situación y enfrentándose a guardias)
Kentaro: ¡¡Ostia, sí!! ¡¡Que me he emocionado!! (fue hacia ella cogiéndola entre sus brazos) ¡¡¡Tsukiya!!! ¿¿¿Estás bien???
Pero ella no respondía, estaba totalmente inconsciente. Le cogió de una mano pero ésta cayó como si estuviera muerta. Dejó a Tsukiya de nuevo para acabar con todos allí, furioso y afectado por ello.

Souji no echaba atrás y no dudaba, su objetivo era la cabeza de Akiko.
Akiko: “-Sorprendente… me va a matar en serio.”
Souji le hirió de nuevo pillándole por sorpresa.
Akiko: ¡¡KYAH!! ¡¡Me pillaste desprevenida!! (se puso a una distancia considerable y desenvainó su katana) Está bien, solucionemos esto a tu modo, pero recuerda que tengo mucho poder ¡¡aquí y ahora!!
Empezó una feroz lucha entre los prometidos, tan opuestos como la luna y el sol, luz y oscuridad, cielo e infierno. Luchando por honor y poder; para salvar y destruir.
Conseguían herirse, algunas heridas eran muy profundas, pero no tan dolorosas como la que sentía interiormente Souji.
Akiko gritó dolorida: ¡¡¡¡¿Cómo puede ser?!!!! “-Es demasiado bueno…”
Souji: ¡¡¡No me importa cuánto me des, PAGARÁS POR TODO LO QUE HAS HECHO!!!
Se escuchó el choque de ambas katanas, resistiendo y estando atentos. Un movimiento en falso podría ser el fin del otro.
Souji aprovechó el impulso de ella para asestarle exitosamente.
Akiko sangraba y gritaba, pero el odio le cegaba y quería seguir para derrotar a Souji, pero no consiguió nada. Su cuerpo fue debilitándose por momentos.
Akiko: Argh… no… Cómo puede ser… Yo tenía que ser la más fuerte… y… estar al lado del señor… Daigotsu…
Souji: ¿Daigotsu? Lo siento mucho Akiko, pero no puedo esperar que se te dé una oportunidad porque no te perdonarían jamás… Voy a acabar con esto de una vez. Hasta siempre.
Con un golpe limpio y un trueno acompañando el momento, separó la cabeza de Akiko de su cuerpo. Salió rodando mientras su cuerpo yacía en el suelo sangrando.
Souji sólo sentía un profundo silencio y tardó unos momentos para relajarse y guardar su katana.
Los guardias se asustaron; el ogro no sabía qué hacer. En cambio los demonios se dirigieron deprisa hacia Kentaro, Shion y Souji. Kentaro, sin importarle lo más mínimo su seguridad, fue a por un demonio.
Souji: …………… (miraba el cuerpo inerte sin saber cómo reaccionar)
Shion: (se puso delante de Souji) ¡Señor Kakita! ¡Los demonios se acercan!
Souji: … Lo sé… pero… ya no tengo fuerzas para nada más… Tsu… Tsukiya… (se dirigió hacia Tsukiya) Tsukiya… Despierta…
Mientras, Kentaro y Shion hacían cuan podían contra aquellos demonios. Uno procuraba no salir herido, el otro le despreocupaba su situación.

El cielo pareció repentinamente parpadeando con fuerza.
Desde un lado de la ciudad vieron cómo bushis Grulla y León venían corriendo y dispuestos a luchar contra aquellos demonios.
Todos: ¡¡Recuperemos la ciudaaaaaaaaaaad!!
Shion: A buenas horas…
Souji: Gracias a los kamis… ^^
Todos batallaban y rápido acudieron a su lado.
Bushi: ¡¡No os preocupéis!! ¡¡Hemos llegado!!
Asahina se dirigió hacia Souji.
Asahina: Vaya, en menudo lío te has metido… Pero parece que has estado trabajando duro… Después de esto ya hablaremos.
Se fue a luchar mientras Souji le sonreía como podía.
Kentaro y Shion se sintieron mejor con esa compañía para poder abatir a los demonios. Ahora tenían más probabilidades de ganar y de no recibir golpes.
Empezaron a caer varios demonios, pero ellos también causaban daños y aún quedaban muchos.
Bushi: ¡¡AAAGH!! ¡¡Esto no se acaba, nos están dejando sin…!!
Transcurrieron unos cuantos minutos más, tanto Oni como bushi caían muy mal heridos, otros morían.
Del cielo empezaron a caer rayos de color verde Jade sin que nadie se lo esperase. Aquellos rayos cayeron todos sobre los demonios; uno tras otro hasta que cayeron.
Samuráis: ¡¿Cómo?! ¡¡¿De dónde vienen esos rayos de Jade?!!
Kentaro y Shion, también sorprendidos, observaron que desde el otro lado de la ciudad, dirección norte, empezó a asomar un ejército Fénix liderados por una yojimbo acompañada de bushi y varios shugenja.
Kentaro: F… Fénix… (sin pensarlo más fue junto a Tsukiya)
Shion: ¡Parece que esto está ganado! (acompañó a Kentaro)
Samuráis: ¡¡¡Oh, del clan del Fénix!!!
Todos los demonios acabaron desapareciendo y se encargaban de que ninguno saliera impune ahora mucho más rápido gracias a la nueva ayuda.
Mientras todos celebraban la victoria, Asahina se dirigió hacia la yojimbo.
Asahina: Si es Miko Shiba.
Miko: Hola… (hizo una reverencia)
Asahina: ¿Cómo habéis llegado hasta aquí…? ¿Cómo sabíais…? Puede que…
Miko: Por el kami de mi amiga Tsukiya. ¿Dónde está? (mostraba un carácter muy serio)
Asahina la llevó hacia ella, acompañada de sus tres amigos que no sabían qué hacer.
Kentaro: ¡¡Salvad a Tsukiya, por favor!!
Shion: ¿Cómo se encuentra lady Tsukiya?
Miko les miró fijamente.
Miko: Tsu… Qué te han hecho… (miró al resto, dirigiéndose a Asahina) Que sepa que sin ella ninguno de nosotros habríamos tomado esta ciudad de nuevo… Y menos tan pronto...
Asahina: …… Entiendo…
Mientras, otros miraban el cuerpo muerto de Akiko sin su cabeza.
Bushi: Alguien ha matado a Akiko… O.o
Souji: (sin girar la cabeza) Fui… Fui yo…
Asahina: Pues sí que hiciste un buen trabajo…
Miko: Dejémonos de palabrería… Permitirme. (cogió a Tsukiya) Necesita cuidados ya, los amigos de ella… mejor que vengan conmigo también. Lo que tengáis que decir sobre las heroicidades de ellos, que sea cuando estén en condiciones. (hizo otra reverencia) Nos vemos.
Y se puso en marcha yendo por donde vino.
Souji también se despidió de Asahina y comenzó a seguir a Miko Shiba.
Shion: Oh, vaya…
Hizo lo propio, educadamente despidiéndose y reuniéndose con Souji. Kentaro se fue con ellos sin despedirse de los demás, todo el rato miraba a Tsukiya.
Y mientras se iban con el ejército Fénix, las nubes del lugar dejaron paso a los primeros rayos de sol de un nuevo día.
Los Grulla y León estaban orgullosos del trabajo que hicieron ellos tres, pero no tuvieron ocasión para agradecérselo en persona.



lunes, 4 de octubre de 2010 | By: Chiisa Yanagi

Una OST para L5A

Weeeee!!! Estoy emocionada (risas).

Sí, emocionada porque pienso que la vida sin música sería un error, así que vine a traer música también a este bonico lugar. :3

Como habréis podido ver quienes hayan entrado al Blog, aquí arriba a la izquierda hay un pequeño reproductor. :3

¡Dadle al play, dadle!!! xD

La OST que he puesto y única trata sobre el juego de PS2, Okami. *_*
Me encanta. Pero si la he puesto aquí es más que nada porque era la OST que ponía para darle ambiente al mundo Rokugán. Por eso os la pongo, para el que quiera pasearse por el blog escuchando música oriental ¡¡y muy chula!! =D

Ah, sí, aclaro, antes de que se me olvide, que al darle play, dejad la página tal cual, si andais por el blog, que sea en otra pestaña (o ventana) para que la música no se detenga. :3

Seguramente haya muchas OST's estilo oriental que también peguen con La Leyenda de los 5 Anillos, si alguien tiene alguna recomendación, soy toda oídos. xD

Disfrutad de la música. =D

Ay ay, que se me va...
En este reproductor puse 113 canciones, creo que así a ojo no está toda la OST de Okami, pero buscarla también es una locura, porque no pone números, sólo el título, y hay algunos tan parecidos que no sé realmente si puse alguna repetida o no. xD.... I'm a desaster.



domingo, 3 de octubre de 2010 | By: Kizoku Nozomi

El Tiempo y Las Estaciones

Hola a todos de nuevo.

Esta es una entrada que va seguida a la anterior, las supersticiones, ya que en el mismo episodio se nombra algo que para quien no sepa nada de Rokugán, le sonará curioso.
La hora de la rata, Togashi.

Un detalle a explicaros y aprovecho para indicaros más cosas.

Tiempo en Rokugán

Se dice que el tiempo empezó cuando la Dama Sol y el Señor Luna crearon a los Diez Kami, aunque cualquier raza no-humana discrepan enérgicamente sobre este hecho.
El primer evento registrado en la historia del Imperio es la caída desde los Cielos de los Kami que, poco después, comenzaron a construir Rokugán.
La Tribu de Isawa desarrolló el primer método para medir el paso del tiempo aunque todos han hecho su propio cálculo temporal, medido normalmente por las vidas de los ancestros importantes u otros eventos significativos en su propia historia.

Para simplificar, el calendario Isawa es el más utilizado ya que coincide exactamente con los textos imperiales y es el sistema más comprensible y razonable.


DÍAS

El día rokuganés se divide en 12 horas. Estas horas equivalen a dos de nuestras horas tradicionales. Cada una de ellas tiene un nombre común que utilizan los campesinos y un nombre formal que se utiliza en ceremonias y asuntos formales.
La nobleza acostumbra a utilizar el nombre formal habitualmente.














Hora Común Formal
6-8 AM Liebre Sol
8-10 AM Dragón Luna
10-12 AM Serpiente Hantei
12-2 PM Caballo Akodo
2-4 PM Cabra Doji
4-6 PM Mono Shiba
6-8 PM Gallo Bayushi
8-10 PM Perro Shinjo
10-12 PM Jabalí Hida
12-2 AM Rata Togashi
2-4 AM Buey Fu Leng
4-6 AM Tigre Ryoshun


¿Os habéis fijado que el 'común' lleva los 12 signos del horóscopo chino?

Generalmente la gente, tanto campesinos como samuráis, empiezan sus quehaceres entre las 6-8, la hora de la Liebre y del Sol.
Normalmente, al levantarse trabajan, tanto los quehaceres como las katas, etc, antes de desayunar.

Un campesino y granjero no tiene necesidad de separar formalmente los días, semanas, meses.
Como si de un animal se tratase, se guía por el tiempo que hace y las estaciones, para saber cuando llega el frío, sembrar, cosechar, etc.
Habiendo pasado toda su vida en el campo, rara vez se equivocan. También es cierto que trabajan incluso en las Fiestas Imperiales, cosa que les parece correcto a todos.
Los samuráis obtienen un día adicional de trabajo por parte de los campesinos y éstos no son molestados por sus señores.


LAS ESTACIONES

Mediante la fuerza y la veneración, la naturaleza dicta el ritmo del Imperio. Los granjeros deben sembrar y cosechar cuando el tiempo sea propicio, y aquellos que deseen hacer la guerra disponen solamente de los días que otorga la naturaleza.
Las estaciones no cambian sus patrones para adaptarse a los deseos de los mortales, ni siquiera a los del Emperador (aunque la Voz del Emperador pueda adjudicarse una pequeña influencia sobre ellas).

El año se divide en 12 meses (como nuestro mundo), así como el día 12 horas.
Un més rokuganés tiene 28 días, un nombre común y otro formal. El año comienza con el mes del Sol y la Liebre, que coincide con nuestro Abril, la primavera.













Estación Común Formal
Primavera Liebre Sol

Dragón Luna

Serpiente Hantei
Verano Caballo Akodo

Cabra Doji

Mono Shiba
Otoño Gallo Bayushi

Perro Shinjo
Invierno Jabalí Hida

Rata Togashi

Buey Fu Leng

Tigre Ryoshun


¡¡Qué largos son los inviernos!! Nada comparados con este mundo. (y más en estos años. ^^UU)

Los nombres de los meses se hicieron oficiales recientemente por decreto de Hantei XXXV, por lo que en muchas provincias, los campesinos sólo conocen los nombres más comunes.
Sin embargo, en otras regiones, campesinos y samuráis utilizan nombres comunes diferentes para algunos meses.
Los tres más conocidos son la Grulla en lugar del Gallo, la Tortuga en lugar del Dragón y la Oveja en lugar de la Cabra.


Primavera

Florece nuevo año en Rokugán.

Es tiempo en el que los granjeros trabajan con fervor ya que es la época de la siembra y a la que deben tener sumo cuidado para poder cosechar bien en otoño.
Aún así, deben sembrar lo justo, ya que si siembran demasiado, un Daimyô podría pensar que están utilizando más tierras de las que les pertocan.

Los bushi comienzan tareas de patrullas primaverales, normalmente es el primer destino de un joven samurái tras su gempukku. Es una época que depende si hay batallas o no, puede ser aburrida o muy peligrosa.

Es una época también en el que muchos saboteadores y bandidos se aprovechan de las cosechas y cuando muchos clanes aún no están completamente preparados para defenderse tras el árduo y largo invierno.
De ahí nació las 'patrullas primaverales'.

Los cortesanos deben hacer que todas las alianzas, acuerdos, negociaciones, realizadas en invierno, no caigan en saco roto. Los tratados más importantes son presentados ante los campeones de clan (actual Daimyô del Clan); y son unos acuerdos que pueden durar toda la estación. Las menos importantes son llevadas por familias y Daimyô de la provincia y se llevan sin alteraciones.

La Celebración del Año Nuevo, Oshogatsu, marca el comienzo de la primavera; siendo el primer día del més de la Liebre la celebración más importante. Es donde todos se reúnen para dar las gracias a los Cielos por entregarles otro año.
Por supuesto, en esta celebración podemos gozar de fuegos artificiales, festivales, desfiles y otras actividades mientras se visitan capillas familiares, templos sagrados (orando las bendiciones).
Es un día apropiado para pasar en la casa familiar.


Verano

Tierras de climas extremos. Es una estación que nada les gusta a los granjeros. El calor al mediodía puede ser abrasador, provocando desvanecimientos o campos resecos.
Es una estación en la que los granjeros aprovechan para descansar siempre que sea posible; aquí la mayoría del trabajo consiste en subsanar el daño que la naturaleza ha hecho a las cosechas.

La humedad en Tierras León y Grulla puede ser muy sofocante mientras que en Tierras Cangrejo y Unicornio, el calor es tan seco que una simple chispa puede iniciar un incendio incontrolable.

Para los samurái, es la estación de la guerra. Es imposible que pase un verano sin que un Daimyô insulte a otro, sea con intención o no.
Aunque los Hantei prohibieron las guerras a gran escala hace mucho tiempo; sigue siendo una época en la que hay aunque sean pequeñas batallas.
Está claro que la calor no sienta bien a nadie, jajaja.

Los pobres cortesanos siempre intentan que todo llegue a buen puerto, calmando ánimos y reparando daños. Se pasan el verano actuando como mensajeros de los clanes en guerra. Aún así, aunque haya mucho que hacer, es la época menos activa de un cortesano.

El León es famoso por ofenderse con facilidad y por intentar arrebatar las granjas cercanas de otros clanes. Es normal ver un embajador León anunciando que sus granjas no podrán abastecer a todo el ejército León y pide, por lo general al Grulla, que ceda parte de su territorio. (la mano derecha del emperador)
Cierto es que muchos clanes se niegan y por eso el León invade.

El Cangrejo es tres cuartos de lo mismo, famoso por la forma agresiva de buscar la expansión de sus fronteras escudándose que su interminable batalla contra Fu Leng, las Tierras Sombrías, drena diariamente sus recursos. Aunque gracias a la alianza con Unicornio y Grulla, ya no se oye hablar de ello.

En cierto modo, todas las disputas y batallas están permitidas por el Emperador, que no permite que los clanes se olviden del arte de la guerra en tiempos de relativa paz. Pero si la lucha es excesiva, el Emperador envía al Campeón Esmeralda para que intervenga por el bien del Imperio. Si eso no funcionase, si las palabras del Emperador no fueran escuchadas, se desataría todo el poder de las legiones imperiales para poner fin al conflicto.

El 6º día del mes del Caballo se celebra el Festivla del Crisantemo, en honor al día en el que cayeron Los Kami en la tierra, o así se cree. Dura un día y es la celebración más popular del año. Durante siete días, cuatro antes del festival, y tres después, no se trabaja.
Este festival tiene una connotación siniestra.
El cuarto día tras el festival, los secuaces de Daigotsu crean una pira y realizan rituales sangrientos e impíos en honor a su oscuro maestro. Desafortunados prisioneros son arrojados al fuego como sacrificio ante el poder del Noveno Kami.
Los samurái y los campesinos de todo el Imperio cierran sus puertas y ventanas para protegerse de los malos espíritus.


Otoño

Los fuertes vientos y las lluvias torrenciales proporcionan todo lo que los campos de arroz necesitan para una buena cosecha. Aunque ciertas plantas pueden ser destruidas si los campesinos no las cuidan adecuadamente (como el trigo).
Es época de recolección y recaudación de impuestos.
Los granjeros han de tener dispuesta la parte de cosecha correspondiente para que los Magistrados Imperiales la recojan.

Los impuestos se pagan mediante el grano recolectado u otros recursos alimenticios como pescado. Algunas aldeas más grandes, famosas por sus artesanos y otros servicios, deben pagar una cantidad de sus impuestos con koku.

El otoño llega con un ultimátum para los clanes en dispusta; terminad vuestras batallas o morid de hambre y de frío.
Aunque los clanes disponen de reservas de comida para esta época por si la batalla continuase.
Pero es peligroso que la batalla se alargue hasta invierno. Se acabarían las reservas. Fuertes nevadas podrían hacer que una tropa se perdiera.

Los preparativos para las cortes de invierno son prioritarios para esta época. Sólo los más honorables y afortunados reciben invitaciones para la Corte de Invierno del Emperador. El Escorpión y la Grulla se suelen presentar casi siempre en todas las cortes de invierno; buscando intimidar o simpatizar con tantos samurái como les sea posible.

En el último día del mes del Perro, el último día de otoño, se celebra el Festival de Bon en honor de los muertos, un tiempo para entrar en comunión con la sabiduría de los ancestros.
El festival más abundante en rituales, pues invocar la guía de los muertos es un asunto muy serio.
Todas las ciudades importantes del Imperio se llenan con representaciones de los Dragones Elementales, los Grandes Kami, fantasmas y espíritus famosos del pasado.
Kyuden Doji se llena de fuentes de agua de mar para representar el lugar de reposo de la Dama Doji, así como las salas interiores de Kyuden Bayushi lo hacen con agua del Lago Durmiente, donde se dice que descansa el espíritu de Bayushi.
Durante este día, los espíritus están más próximos a la tierra de los vivos y los ancestros observan detenidamente cada acción de sus herederos.
El festival termina encendiendo pequeñas linternas de papel de colores en las que se han escrito los nombres de quienes murieron el pasado año. La luz de esas linternas permite a los espíritus de los muertos ver claramente el mundo de los vivos una última vez, la bendición final que les llevará a la eternidad.


Invierno

Son tan terribles como los veranos, con fuertes tormentas de nieve y aguaceros, que hacen la labor en el campo prácticamente imposible. Es una estación en la que el campesino está más tiempo en casa, pero aún así sigue trabajando reparando los edificios de la zona, arreglando sus herramientas y fabricando cosas necesarias para la aldea.
Se tomó como costumbre que mucha gente se reuniera por la noche en la cabaña de alguno de los campesinos. Ya que sólo ha de mantenerse una casa caliente, no sólo se ayuda a ahorrar recursos, sino que además fomenta la amistad entre la gente.

Los bushi de pasan el invierno o entrenando o desafiando a las cortes de invierno.
Aunque desplazar tropas no sea viable, la mayoría de familias militares se aseguran de que haya grandes zonas de terreno adecuadas para el entrenamiento de sus ejércitos.

Los bushi que en verano mostraron ser brillantes, se les hace entrega de títulos honoríficos y se espera de ellos que sean un buen ejemplo para los demás.

Aunque el mal tiempo mantiene a los miembros más poderosos de la corte en un único lugar, los diplomáticos dirigen intrigas y peligrosos complots, enfrentan a sus enemigos entre ellos, se procuran el favor de los clanes con los que desean aliarse y mejoran la posición de su clan y su familia.
Los cortesanos ambiciosos se juegan su propia gloria personal (su auténtico campo de batalla).

En la mayoría de casos, cada corte de invierno termina provocando un duelo de honor y todo espadachín debe estar presente para asegurarse que las cosas se hacen correctamente.

La reunión de invierno más popular de todas es la Corte de Invierno del Emperador donde todos los Daimyôs de los Clanes están presentes y donde se presenta una gran disputa entre los ingenieros políticos de los clanes, pues es un honor incomparable que el Emperador pase el invierno en tus tierras.
Aquí es donde los cortesanos muestran sus grandes habilidades.

Los movimientos realizados duante el invierno se dejarán notar durante el próximo año.

El Festival de Fin de Año, llamado Toshi no Ichi, comienza el último día de invierno, un día antes de año nuevo.
Los participantes realizan rituales para preparar a Rokugán para la visita de la Dama Sol, las Fortunas y los Kami, que observan con gran interés el Imperio desde el primer día de año nuevo.
Los campesinos cuelgan una ristra de paja llamada shimenawa en el interior de sus casas para que los malos espíritus no puedan entrar. Estas ristras se queman al terminar el festival.
Los hogares preparan un toshidana, un altar especial cubierto con pastelillos de arroz y sake para honrar a los espíritus de año nuevo.
Al anochecer se vacían los Templos de la Hermandad Shinsei y sus suelos y paredes se limpian con agua pura.
Los monjes repican las campanas del templo 47 veces, siete veces siete, por respeto a los aspectos benevolentes y coléricos de las Siete Fortunas.
A continuación, invitan a los campesinios y nobles a regresar a los templos.

Espero que os haya servido más para conocer Rokugán, jaja.
Si os parece largo, agradecerme que lo haya resumido lo más que he podido, jaja.
Nos vemos. Que vaya bien. ^^



Las Supersticiones

Buenas tardes a todos. ^^

No pensaba escribir sobre esto pero ya que en este último episodio ha salido un detalle sobre las supersticiones, voy a escribiros sobre ellas.

Igual que nosotros tenemos nuestras supersticiones, así como cada país o cultura (creamos en ellas o no), Rokugán no es menos.

En Rokugán, una tierra llena de sucesos sobrenaturales, no es de extrañar que un hombre medio invente sus propias defensas contra este mundo, extraño e impredecible.
Así, tanto campesinos como samuráis, han creado toda una serie de costumbres y supersticiones para protegerles de la atención de los espíritus molestos.

En estos casos, los Shugenja se burlan de ellas llamándolas 'magia popular', pero incluso estos no pueden desdeñar los méritos de dichas actividades.

Las supersticiones varían de un clan a otro aunque algunas de ellas son universales, pudiéndose ver en todo el Imperio. Aunque depende del clan, alguna de ellas no se verá.

Supersticiones Universales

·Se dice que viajar al noreste significa caminar en la misma dirección en la que fluyen los espíritus maléficos desde las Tierras Sombrías. Ya que estas tierras están al suroeste de Rokugán, suben noreste para poder hacerse con el imperio. Así que un alma sabia que deba ir noreste, viajará primero hacia el norte, y después al este, para que así los espíritus no le vean.
(realmente hace más caminata así... en fin ^^U)

·El número 7 es el más afortunado ya que es el número de las Fortunas, de las Virtudes del Bushido y de los Grandes Clanes originales.
(Perfecto, es mi número favorito. ^^)

·Decir el nombre de Fu Leng por cualquier motivo atre la mala suerte y llama la atención del Dios Oscuro.
(Me recordó a Voldemort. xD)

·Hay varias supersticiones que giran entorno a la 'impureza de la carne'.
Se cree que cualquier contacto con la carne (especialmente muerta), es impuro.
Por este motivo los rokuganeses evitan tocarse entre ellos y desprecian los objetos (ropa en especial) fabricados con cuero o piel.
Un samurai que regrese de una batalla estará ansioso por visitar un templo buscando purificarse de la sangre y carne que le ha tocado.
Los rokuganeses evitan comer carne roja porque creen que el hacerlo les hará oler mal.
Estas 'supersticiones' sobre la carne muerta y roja son puramente tradición de Japón, sobretodo hace muchos años. Tocar carne muerta lo veían muy mal, aparte de impuro. Y se dedicaban a comer simplemente pescado o como mucho carne de aves; ninguna carne roja (de animales de tierra). Y al bovino le tenían un alto respeto y nunca lo vieron como algo que podrían comer. De hecho, la palabra 'Especialmente' en japonés trata de un Kanji formado con la palabra 'Templo' (izquierda) y 'Bovino' (derecha) [特].

Algunos clanes y familias seguirán más estrictamente las supersticiones que otras.
El Unicornio no tiene especial aversión al cuero (de caracterizan por tener ropas hechas de piel de animal) y consume frecuentemente vacuno como parte de su dieta.
El Clan del Cangrejo y del Dragón, al estar lejos de una fuente abundante de pescado, también toman carne roja pero en pequeñas cantidades.


Supersticiones del Cangrejo

·Considera que la obsidiana (roca volcánica) es una piedra funesta, pues es la perversión del jade puro.

·Se cree que una persona que ha sobrevivido al impacto de un rayo, está bendecida por Osano-Wo y puede ver el futuro.

·Muchos bakemono (monstruos) del Cangrejo cuelgan tazones de arroz en las lindes de sus campos para ahuyentar a los trasgos; de hecho, esto es muy efectivo ya que atraen a los Nezumi y son quienes matan a los trasgos.

·Embarcarse en alguna tarea enfurecido, invita al fracaso, pues se malgasta la furia que podría ser utilizada para derrotar a los enemigos.

·La familia Toritaka cree que un hombre tuerto está destinado a llevar a los fantasmas atormentados al descanso.
(Este Kentaro Hida me dejó bastante mal con eso. xD Pero fue un momento muy cómico.)


Supersticiones del Dragón

·Existe una razón y una historia detrás de cada tatuaje que porta un Dragón, pero contar la historia a otra persona resulta desafortunado.

·Un Dragón siempre mostrará el mismo respeto cuando se encuentre con un espíritu inquieto que ante un samurái de mayor estatus, inclinándose profundamente y refiriéndose al espíritu (aunque sea incluso el de un campesino) como "sama" (Señor, dicho con mucho respeto, normalmente considerados de mayor estatus que tú). O dejando regalos en zonas encantadas como si visitase la tierra de un señor extranjero.

·Los monjes de las Tres Órdenes practican una especie de juego con las supersticiones, creando nuevas por capricho simplemente para ver cuales son las más creídas por la gente.
(Eso aquí le dirían: El aburrimiento es malo. xDDDD)


Supersticiones del Escorpión

·Las ratas son muy afortunadas, pues son las servidoras de Daikoku, Fortuna de la Riqueza. Aquellos que maten una han de rezar por su perdón a Daikoku. Si alguien tiene un gato para protegerse de las ratas le debe poner un nombre ofensivo y poco grato.

·Una mujer de ojos verdes no puede mentir.

·Una mujer que no se corta el pelo será fiel a su marido. (una buena manera de saber si te engañan o no, está bien. XD)

·Cualquier samurái que se parezca más a su madre que a su padre, es leal y de confianza, especialmente si la madre es hermosa. (me sé de uno que lo es, aunque aún no salió)

·Los gemelos son muy afortunados, pero los trillizos no, pues el número 3 es el número de los hombres desafortunados.

·Trae mala suerte llevar la máscara de otro Escorpión, a menos que éste haya compartido un secreto contigo.


Supersticiones del Fénix

·Los Fénix llevan habitualmente un grano de arroz de la suerte tallado para asemejarse a una Fortuna. (menudo arte)

·Azotar los árboles con una rama de pino cuando entras en un bosque, ahuyenta a los fantasmas curiosos.

·Se dice que el primer día que nieva en el invierno, es el más afortunado de todo el año, pero un samurái lo suficientemente desafortunado como para ver a la Doncella de la Nieve (Yuki no Onna), está condenado a ser perseguido por ella hasta que su frío abrazo lo reclame finalmente. Sólo un samurái auténtico y puro puede tener esperanzas de derretir el gélido corazón de la Dama.

·Un niño que nace con el pelo blanco está destinado a poseer un gran poder mágico. (como yo, aunque mágico no sé... xD)


Supersticiones de la Grulla

·Una mujer que se pinche con una aguja de coser mientras habla, ha sido infiel.

·Si ves un zorro en la espesura y le arrojas un puñado de arroz, el zorro le llevará el arroz a Inari, la Fortuna del arroz, y tendrás buena suerte durante un año.

·Uno no debería servirse nunca su propio sake, sino pedir a un compañero que llene tu taza por ti.

·Decolorar el cabello atrae la fuerza de Hayaku, fundador de la familia Daidoji.


Supersticiones del León

·Un León no debe participar en una batalla con un arma sin estrenar o estará condenado a la derrota; incluso un tanto en su obi que no haya sido utilizado en combate atraerá la mala suerte.

·Los diplomáticos Ikoma mantienen sus manos abiertas sobre su obi cuando se dirigen a una multitud, intentando invocar así el espíritu del fundador de su familia.

·Un puente construido sin una persona eterrada viva en sus cimientos atraerá a los espíritus maléficos; un criminal sentenciado a muerte o un samurái deshonrado se ofrecen normalmente voluntarios para esta labor, purgando sus crímenes, pues su espíritu se convierte en el protector eterno del puente. (ay... estos leones...)

·Si un campesino cruza el camino por el que va un jinete León, el caballo tropezará y se romperá las patas. Los campesinos sabios aprenden a mirar a ambos lados de la carretera en las tierras del León. (xD)


Supersticiones de la Mantis

·Un marinero que abandone el puerto sin rezar a Suitengu nunca volverá a ver su hogar.

·Los miembros de la familia Moshi nunca celebran ninguna ceremonia importante durante la noche.

·Los miembros de la familia Tsuruchi ven a los escorpiones como criaturas desafortunadas, y los matan cuando los ven.

·Aunque los Mantis están de acuerdo en que el número 7 es afortunado, creen que el número 8 es aún más afortunado. (¿quizás por ser el octavo Clan Mayor?)


Supersticiones del Unicornio

·La buena y la mala suerte no son aleatoria; la suerte es una habilidad que debe ser cultivada como cualquier otra. Un hombre desafortunado podría convertirse en afortunado si es lo suficientemente supersticioso.

·Todos los Unicornio llevan un amuleto de la suerte, como un dado que ganó una gran cantidad de Koku, una punta de flecha con la que se ganó el concurso de arquería de Naadam, u objetos similares. Estos objetos no se pueden utilizar para su propósito original o se desvanecerá su suerte. Nunca se mencionan y generalmente se portan en el obi atados mediante un lazo.

·Encontrarse una moneda es buena suerte.

·Una rana que se ha tragado una moneda es un increíble augurio de buena suerte, pues las ranas son criaturas afortunadas.

·Naturalmente, los caballos son los animales más afortunados de todos, y se dice que si un Shinjo se pierde y deja que su caballo le guíe, encontrará siempre el camino de vuelta a su hogar.


Supersticiones de los Clanes Menores

·La Liebre cree que si alguien ve sólo una estrella en el firmamento, le está observando un enemigo y debe esconderse del cielo hasta que haya más estrellas visibles.

·El Tejón cree que pasar mucho tiempo mirando al norte, atrae a los malos espíritus, en especial a Hideo no Oni, por lo que uno nunca debería dormir mirando hacia el norte.

·El Clan del Mono cree que recitar mentalmente una y otra vez los nombres de las Siete Virtudes del Bushido mantendrá alejada toda confusión o duda, así como a los espíritus malignos.

·El Clan del Gorrión cree que un hombre que se despierta e impacta inmediatamente en el tronco de un pino con el primer disparo de su honda, tendrá buena suerte para el resto del día.


Hay algunas que están bien, otras muy absurdas y otras que hacen bastante gracia, sinceramente. xD
En la campaña más bien no somos suprsticiosos, quizás alguno un poco, pero sin darle mucha importancia.
Nos vemos en otra entrada.
Ja ne!



Sobre Ep - 6º y 7º

¡¡Hola!! A los tiempos. xD

He andado mirando el blog, ha quedado bastante bien. =D
Aunque mi tema de aclarión de la Aventura del 2y3 se ha comido un buen cacho... he podido ver que la culpa es de la carita de las flechas (no la pongo porque sino estamos en lo mismo, jaja). Reescribirla igual va a ser difícil... pero bueno. Sigo con esta.

¡Al fin publicó el séptimo episodio!
En el momento de jugarlo es mucho más emocionante (risas). Aunque por supuesto, sin la metedura de pata de Kentaro y Souji, yo, Tsukiya, habría estado con ellos en la mansión. xD
Antes de seguir, quiero añadir que la partida de la mansión fue inspirada por una que jugué hace mucho con mi hermano y sus amigos. Pero la mansión era en un mundo distinto de Rokugán, y por supuesto personajes muy distintos también. La base de la mansión es la misma aunque en algunos aspectos la he adaptado a Rokugán. Eso sí, el detalle de los niños es algo que saqué de un sueño (risas). Concretamente el sueño de una compañera, la parte del sueño es la del cuarto de los niños y pensé en poner niños fantasmas en la partida. ^^

Por cierto, sobre las supersticiones y los horarios de Rokugán (que seguro que alguien se dirá ¿hora de la rata? xD) serán puesto para teneros más informados de este mundo. n_n


·Geografía

Momentos de mirar mapa (risas).
Me he dado cuenta que es algo que se me pasó (seguramente porque algo ya cuenta Kizoku en la historia). Comenté el L9 al principio, pero ya no comenté más, así que le dedico una pequeña sección. ^^

Tras ir a L9, en busca de Tsukiya, dan con L13, Shiro Akodo (Castillo de la Lealtad).
Fue abandonado tras el Golpe del Clan Escorpión y reabierto tras la Batalla de la Puerta del Olvido, es una de las mayores fortalezas del León. La comodidad no es el fuerte de los Akodo, y la mayoría de los visitantes encuentran inhóspito el castillo. Este castillo alberga Yu Seido, la Capilla del Coraje Heroico.

Tras eso pasan de largo el L15, Shiro no Yojin (Castillo de la Vigilancia).
70 años atrás pertenecía a la Grulla, pero lo abandonaron cuando sus ocupantes avistaron a un ejército León que marchaba hacia ellos para vengar un insulto diplomático de la Grulla (como se las gastan xD). El castillo ha cambiado de manos más de una vez desde entonces, pero actualmente el León mantiene el control a pesar de los esfuerzos de muchos oficials Kakita.

Cuando por fin llegan a la ciudad Grulla donde se hospedan, es CN2.
Pero aquí hay un pequeño problema en el que no me di cuenta hasta mucho tiempo después (de esta parte de la partida). Si os fijáis en el mapa, bajando la línea de L15, vamos a una Ciudad CN2, pero si bajamos más la línea damos con una fortaleza CN2 también (entre L18 y CN3).
Cn1 desapareció (risas), así que uno de los dos era el 1, pero yo no lo vi por entonces.
Leyendo ya pude ver que el primer CN2, la ciudad, era la de Kakita por lo que el otro CN2, la fortaleza, es de Daidoji. Pero por entonces no leí y me fijé más en el número geográfico.

Así pues en mi historia, el CN2 Ciudad, figura ser Kosaten Shiro (Castillo del Cruce de Caminos).
La primera línea de defensa de los Daidoji ante un ataque desde el oeste. Está fuertemente defendido, pero no tanto como les gustaría. Los trucos y tácticas poco ortodoxas de los Daidoji les han bastado para detener a los atacantes, pero si Kosaten Shiro cayese, todas las provincias del norte de la Grulla se verían amenazadas.

El bosque que hay al lado de la ciudad, es donde dan con esa mansión.


·Tiradas

En estos dos episodios no hay mucho que comentar sobre tiradas porque ha habido bastante conversación y parte del juego ha sido de ingenio e investigar y que ellos mismos han averiguado sin problema.

En el 6º hubo muy pocas porque tampoco hubo batallas ni nada destacable.
Sólo tirando al final cuando dan con Akiko y corren tras ella. Fue por dados que Shion se percatara de que algo iba a pasar y a Souji le dio tiempo de esquivar la explosión, cosa que Kentaro no.

Y ya. xD

En el 7º, a pesar de ser partida de pensar más que batallar, sí hubo más acción que el episodio anterior. Pero no hubo nada destacable. Kentaro, por estar tan mal, no pudo hacer maniobras espectaculares (risas). Souji en realidad, exceptuando cuando lanzaba agua al esqueleto, en lo demás no tuvo mucha suerte, no como la que se pretendía. Shion fue todo un héroe, sí señor. xD Sacó buenas puntuaciones tanto para el ataque como para llegar a defender a Kentaro hasta dos veces.


· Censuras

Aquí también hay pocas.
En el 6º, aparte de las repeticiones, cosa que pasará siempre (risas), se quitó muchos gritos y escándalo que formó Kentaro al ver que no encontraba a Tsukiya.
Con un poco bastaba, sino se habría hecho muy pesado. (risas).

En el 7º prácticamente se podría decir que no hay censuras.
Es más, se tuvo que añadir en la historia detalles que en directo, por unas cosas u otras, se pasó decir (y nadie se preguntó. xD).
Esa parte es la del final cuando aparece el espectro de nuevo y dan toda la explicación antes de dejarse ver como un Oni.
Antes de eso, también, al ninja se le dio más juego. Fueron unos momentos que Kayh dejó la partida por lo que no se usó su personaje hasta el final porque se vio necesario que se hiciera (si hubiera estado Tsukiya no habría hecho falta, pero así fue. u_u)

Y por ahora ya está. ^^
Creo que no me he olvidado de nada ¿no? (leer conversaciones de msn con tantos incisos, risas, etc, a veces cuesta. xDDDD)



sábado, 2 de octubre de 2010 | By: Kizoku Nozomi

7º - Sucesos en la misteriosa mansión

Buenas tardes a todos.

Ya tengo todos los episodios corregidos, ya no se ven horribles colores, jaja. Incluso ya está arreglado el asunto de "sigue leyendo" gracias a un buen amigo, Nautilus. ^^ Muchas gracias. (como veis, aunque los autores no escriban nunca o casi nunca, nos tienen muy presentes, jajaja)

Siento que esto haya estado un poco dejado, pero me ha ido mejor así (sobretodo como anuncio en la entrada anterior con el tema de ir cambiando todo, me he ahorrado bastante por no tener tantas publicaciones).

Este episodio de aquí merece mucho la pena mirarlo. Desde mi punto de vista así es. El momento en el que jugamos, hubo momentos graciosos, pero el ambiente en el que nos consiguió meter Chiisa, fue muy bueno. He intentado a mi modo que haya ese ambiente, pero parecerá difícil sobretodo si no se ha jugado o vivido personalmente, jaja.
De todos modos aquí tenéis. ^^


En el episodio anterior:
Tras ver que hirieron a Akiko, Souji se mostró muy preocupado y Kentaro, que quería ayudarle, le pidió a Tsukiya que la curara. Sorpresa para ellos fue por la mañana cuando no encontraron ni a Akiko ni a Tsukiya y nadie quería decir nada. Al descubrir cómo podrían hacer aparecer la figura del callejón, no dudaron en querer dar con ella aunque nadie supo cómo reaccionar cuando vieron que se trataba de la mismísima Akiko que al parecer se encargó de destruir la ciudad y tener a demonios como aliados. Nuestros protagonistas, perseguidos por demonios por la imprudencia de Kentaro al sacar la katana maléfica, pudieron resguardarse y esconderse de ellos tras cruzar los muros de una curiosa casa que había en medio del bosque.

La Aventura: Sucesos en la misteriosa mansión

Souji, Shion y Kentaro decidieron reposar un poco y coger aire. Era de noche pero gracias a la luz de la luna podían ver un patio con un aire bastante tétrico y árboles pobres de hojas.
Souji: Vaya, nos hemos librado de esos demonios… ^^U. Señor Hida ¿cómo se encuentra?
Kentaro: He tenido días mejores. Pero aún puedo llevarme por delante a un par más de esos bastardos.
Souji: No, no puede…
Shion: Mejor estése quieto, hmmmm.
Kentaro: Necesitaba poder… Mierda, hemos perdido a Tsukiya. Pensé que esa fuerza demoníaca de la que hablaban de la katana sería la única salida.
Souji: Lo peor de todo es que siento que tuve parte de culpa por lo de Tsukiya… Ya que fui yo quien hirió a Akiko… ¡Maldición! (golpea al suelo)
Kentaro: No te eches las culpas. Fui yo quien le dio la idea a Tsukiya de curar a Akiko. Si lo hubiera sabido… (golpea al suelo)
Souji: Bueno… Ahora hay que ver qué hacemos. (mira los muros) Es curioso que estos muros se hayan hecho más altos.
Shion: Cierto, no es nada normal…
Kentaro: … ¿magia?
Souji: De ser así, no sé si estamos seguros o en peligro. ^^UUU Ya que los demonios se fueron…
Kentaro: O alguien nos está ayudando o caímos en una trampa.
Souji se acercó a las puertas del muro y al tocarlas le dio fuertes calambres en las manos haciendo que retrocediera del dolor.
Shion: ¿Sucede algo?
Souji: Esta verja emite calambres… ¿significa eso que no podemos salir de aquí? ^^U
Kentaro, que necesitaba probarlo en sus carnes para ver si era cierto, también tocó las verjas a pesar de ser avisado por Souji y Shion. También recibió calambres.
Shion: Vaya… esto cada vez me huele más extraño.
Souji: Sólo nos queda la casa de enfrente. ^^UUU.
Kentaro: Vayamos.

Observaron aquella casa que más que una casa, aparentaba una mansión que podía ser o haber sido de alguien con mucha fortuna. Muy vieja con muchas grietas, algunas ventanas rotas que a simple vista se podía ver que no limpiaron desde hacía mucho. La puerta no era menos. Parecía llevar años abandonada.
Kentaro sacó su zanbato.
Souji: Hida, intente no esforzarse mucho. ^^U
Kentaro: Tranquilo, estoy bien…
Souji abrió la puerta poco a poco. Lo único que pudieron ver en su interior era gracias a la luz de la luna. El resto estaba muy oscuro.
Shion: Apenas se distingue nada.
Entraron y gracias a Kentaro lograron encender un pequeño fuego pero aún así no iluminaba demasiado. Pudieron ver un poco el hall de la casa con la misma apariencia que el exterior de la mansión. Todo estaba tranquilo y silencioso.
¡¡PUM!!
Se giraron sobresaltados viendo que se cerró de golpe la puerta.
Shion: Parece estar atascada… (dijo intentando abrirla) Es como si algo la bloquease.
Todos se prepararon por si venía algo. El fuego que llevaba Kentaro se apagó. Al poco, las velas de la mansión empezaron a encenderse dejando el lugar muy iluminado. Divisaron el sitio, todo el hall con unas escaleras que subían; podían ver varias puertas que correspondían a habitaciones. Lo curioso es que ahora todo se veía como nuevo, resplandeciendo, muy limpio, como si hubiera gente viviendo en aquel lugar.
Souji: Me temo lo peor.
Shion: ¿Cómo es posible que todo haya cambiado de golpe?
Souji: Espero que no hayan mahos…
Kentaro: Magia… ¡¡MUÉSTRATE!!
De repente, delante de ellos, apareció un curioso espectro levitando. Parecía ser un espectro de un antiguo sirviente.
Kentaro: ¿Hola?
Shion: ¿Qué es?
Souji: ¿Quién es usted?
Espectro: Bienvenidos a mi hogar. Parece que sois las próximas víctimas de mi juego.
Kentaro: ¿Víctimas? ¿Quieres broncas, demonio? Tengo un mal día, te aconsejo que no nos fastidies.
Souji: … ¿qué tipo de juego es este?
Espectro: La recompensa que obtendréis si salís con vida, será muy suculenta.
Souji: No venimos para llevarnos una recompensa. ^^UUUU.
Kentaro: No vinimos a jugar ¡¡desaparece!!
El espectro les mostró una imagen de una sala llena de cofres con joyas, monedas, objetos muy brillantes, espadas, escudos, armaduras… Cualquier objeto de valor que podría querer un ser humano.
Souji: Somos samuráis. ^^UUU
Kentaro miraba malhumorado al espectro deseando que les dejara en paz. Shion miraba aquella imagen observando todas las joyas de los cofres. En cambio Souji, logró darse cuenta de un pequeño detalle.
Souji: Oh, aguardad un momento chicos. Creo que debemos jugar un rato. ^^
Ambos se quedaron confusos.
Kentaro: ¿Jugar con un espectro desequilibrado vestido de bufón? ¿Por qué deberíamos hacer algo así, Souji? Tsukiya está ahí fuera en algún lado y esta cosa está en nuestro camino.
Souji: ¿Cuál es el objetivo del juego? (pareció no hacer caso a Kentaro)
Shion: No sé si quiero conocer las reglas…
Espectro: Es llegar a la sala que os he mostrado, así de simple. Tanto si aceptáis como si no, ya no podréis escapar de aquí. Encontraréis pistas sobre lo que deberéis hacer en cada momento, espero que os lo paséis bien. ¿Alguna pregunta?
Shion: Estamos obligados a jugar, entonces.
Kentaro: ¡¡Podemos hacer otra cosa!! (fue corriendo al espectro para darle con su zanbato, pero le traspasó y desapareció mientras se reía)
Espectro: Si no queréis morir, tendréis que llegar hasta el finaaaaaal.

Shion: Esto es muy siniestro. Empecemos cuanto antes.
Souji: Bien, ahora que se ha ido, puedo decíroslo sin problema. Entre esos tesoros vi un objeto con el mismo brillo que la katana maléfica.
Shion: Oh ¿en serio?
Kentaro: Tendremos que jugar a su estúpido juego.
Souji: Sí… Por eso accedí a jugar. ^^UUU. Será el objeto que tanto buscaban esos ronins y por consiguiente, Akiko… Podríamos hacernos con el objeto y discutirlo con Akiko a cambio de Tsukiya.
Kentaro: Bien pensado. Acabemos con esto.
Shion: ¿Por dónde empezamos?
Souji: Busquemos pistas… Es lo que dijo el fantasma…
Decidieron empezar por el hall tan grande que tenían a sus pies, cubierto por una alfombra. Kentaro logró ver una nota al fondo de la sala y fueron a ver.
La nota decía:
[Las corrientes le llevaron a occidente y tras remar a una orilla, desembarcó y montó un campamento. En ese extraño lugar encontró el animal más sabio que jamás existió y le enseñó cosas que ningún otro lugar y de cualquier persona hubiera aprendido.]
Souji: ¿Hm? ¿Qué tiene que ver eso aquí? Al oeste de Rokugán hay un bosque donde duermen las naga… Quizás se refieran a ellas, pero no sé que pintan aquí.
Kentaro: ¿Esos hombres serpiente son sabios?
Souji: Mucho.
Kentaro: Aún así no entiendo qué tiene que ver, ese fantasma es un idiota.
Souji: Quizás deberíamos ir al oeste de la mansión, a buscar sabiduría… ^^UUU.
Shion: Eso estaba pensando yo.
Kentaro: O_o … Bueno, vamos… (seguía sin verle sentido alguno a las hábiles deducciones de sus dos compañeros)
Antes de ponerse en marcha, las llamas de las velas empezaron a agitarse rápidamente y oyeron a la lejanía risas de niños. Nuestros protagonistas miraban por todos lados atentos mientras la luz seguía balanceándose y sin dejar de oír aquellas risas. De pronto vieron una pequeña figura entrar a un cuarto del bando oeste de la mansión. Las velas volvieron a la normalidad.
Los tres se quedaron quietos, anonadados. Kentaro fue quien dio el primer paso decidido a entrar en ese mismo cuarto donde pasó la figura. Souji y Shion le siguieron.

Al llegar vieron un cuarto que parecía ser una biblioteca pues estaba repleta de estanterías con libros, pergaminos, escritos de diversos temas y autores. Tenían también como decoración varios jarrones, estatuas de figuras humanas, en posición de ataque, reflexionando, tocando una flauta y animales como el halcón, el águila, el búho, la lechuza.
Kentaro se apoyó en una estantería.
Kentaro: Pffff, esto es una idiotez…
Souji se puso a investigar las estatuas humanas que mostraran estar pensando y Shion se dedicó a observar a la lechuza. Kentaro decidió mirar libros, por hacer algo, pero ninguno le llamaba la atención. Todo parecía normal sin que nada destacase más que otra cosa.
Souji: Hmmm… ¿Qué podría haber aquí? (mira a Shion) Shion… ¿Por qué fuiste a la lechuza?
Shion: Oh, siempre se ha dicho que los búhos y las lechuzas son sinónimo de sabiduría…
Souji: Cierto… (fue a investigar al búho)
Kentaro: O_o… De dónde demonios sacan esas teorías…
Souji: Vaya…
Shion: ¿Vio algo, señor Kakita?
Al investigar al búho, vio que debajo de su base había una caja pequeña que al querer cogerla no se movía.
Souji: Intento coger la caja pero no parece soltarla…
Kentaro: ¿…? (se acercó) Siempre podemos romperlo y luego mirar qué hay dentro.
Souji: ¿Va a dar al búho? ^^UUU.
Kentaro: Apartaos. (sacó su zanbato y se posicionó para darle)
Souji: ¡¡¡Que hay que sacar la caja!!! ¡¡No hacerla desaparecer con el búho!!
Pero Kentaro ya se deshizo del búho. Por fortuna cortó al búho en diagonal y no dañó la caja. Souji respiró aliviado y fue a coger la caja que ahora sí se movía.
Souji: Qué curioso. (abrió la caja)
Kentaro: ¿Qué hay dentro?
Souji: Pues esta gema naranja y un pergamino. (leyó el pergamino)
[En agradecimiento por haberle mostrado todas aquellas maravillosas cosas le entregó una joya que igualaba en belleza a la estrella que daba luz a sus vidas.]
Kentaro: Qué estupidez… (miró la gema tan brillante sin encontrar nada extraño)
Souji: ¿Cómo desciframos esta?
Shion: Esta parece más complicada.
Souji: A ver… ¿Qué lugar de la casa podría ser sinónimo de estrella que ilumina las vidas? ¿Qué nos da vida a nosotros en un hogar?
Kentaro: Un sitio donde se vean las estrellas… ¿el jardín…?
Souji: ¿Crees que se referiría literalmente a una estrella? ^^UU
Kentaro: No creo nada, esto es una idiotez…
Shion: La comida es vida… ¿Creéis que se refiere a algún tipo de cocina o despensa?
Kentaro se rascó la cabeza sin entender nada.
Souji: Pues… las comidas son muy importantes y es cuando se reúne la familia. Además, si tratamos de lujosas casas como esta mansión, el comedor suele brillar mucho de tanto lujo…
Shion: ¿Probamos en el comedor? Quizás haya comida… tengo hambre. :3
Souji: Bien.
Las luces volvieron a agitarse rápidamente y se escucharon de nuevo las risas. Sin que ellos tres dieran crédito a lo que veían, la figura de un niño pequeño asomó por la biblioteca muy rápidamente como una imagen arrastrada por el viento. Se detuvo delante de ellos, mirándoles y riendo. Ellos vieron su oscura figura, nada en ella se veía, sólo se apreciaba su gran sonrisa. Al momento, se fue del mismo modo que vino y las luces volvieron a la normalidad.
Pudieron ver que dejó caer un papel al suelo, pero tardaron en reaccionar. Nunca antes habían tenido una experiencia similar.
Kentaro cogió la nota pero con la excusa de que no se le daba bien leer, se la ofreció a Souji. Pudieron comprobar que lo que contenía el papel estaba escrito por un niño. Todos sintieron escalofríos.
Shion: ¿Será de ese niño?
Leyó la nota.
[Hace un tiempo que Rokugán no parece ser la misma… Los adultos no quieren hablar de ello… y yo tengo mucho miedo… He sabido de personas que desaparecían sin dejar rastro… y algo malo está viniendo aquí… creo que será mejor irme de casa…

Por fin lo he logrado… pero no pude llevarme conmigo a mis padres… algo raro está llamando.]
Souji: ¿Qué le pasó al niño?
Kentaro: No lo sé.
Shion: Si escapó de casa… ¿por qué estaría aquí deambulando?
Souji: Señor Hida, una superstición de su clan le vendría de perlas en estos momentos. ^^UUU
Kentaro: ¿Qué dices?
Souji: Hablo de una superstición de una familia de tu clan en la que se dice que los hombres tuertos están destinados a que amainen el dolor de las almas en pena… si mal no recuerdo.
Shion: Oh, muy interesante. (se rasca la barbilla)
Kentaro: ¿En serio? Bueno, realmente… (se levanta el parche) No soy tuerto, pero llevarlo me recuerda que siempre tengo que estar alerta.
Souji: Vale… me has destrozado toda esperanza con fantasmas… ^^UUU
Kentaro: Volviendo al tema. Si el niño escapó de casa…
Shion: Esta es poco probable que sea su casa.
Kentaro: Puede ser que alguien viniera y lo matara.
Souji: Si esos niños siguen deambulando por aquí, quizás sabremos más.
Shion: Hmmm, vayamos a por la siguiente pista.
Kentaro: Yo sigo pensando que se están riendo de nosotros. (acto seguido se dedicó a volcar las estanterías para ver si quedaba algo que descubrir como alguna trampilla o pasadizo, pero no vio nada)
Shion: Oh, señor Hida… siempre liándola.
Kentaro: Estúpidos libros…

Se dirigieron hacia el comedor; cuando por fin dieron con él, entraron. Nada más entrar, escucharon susurros. Al poner atención identificaron a los niños que decían:
Niños: Cuidado con el fuego… Es un elemento muy peligroso.
Shion: ¿Por qué dirán lo del fuego?
Kentaro: No sé…
Souji: Pues… No nos acerquemos al fuego. ^^UUU
Los susurros desaparecieron.
En el comedor había una gran mesa rectangular llena de platos suculentos, con sashimi, sushi, arroz, fideos, pequeños complementos para acompañar la comida; copas y tres candelabros. A la derecha del comedor había una chimenea que en esos momentos tenía fuego encendido.
Souji: Está todo perfecto… Mejor no toquemos nada.
Kentaro: La chimenea… (se acercó a ella con su zanbato preparada)
Shion: ¿Qué hace, señor Hida?
Kentaro: Souji, prepara el arco. Quizás la clave esté ahí dentro. Es la mejor pista que tenemos. Y ayudar a los niños, que parecen que nos estén ayudando y tengan miedo de algo.
Souji: No lo veo muy claro, pero haré lo mejor que pueda. ^^U (preparó el arco)
Shion y Kentaro se acercaron a la chimenea y surgió un fogonazo dejando al descubierto un esqueleto en llamas.
Souji: ¡¡¡Cuidado!!! ¡¡No le toquéis!!
Pero Kentaro fue a él sin pensárselo a pesar de que seguía muy malherido. Consiguió asestarle bien pero el esqueleto no pareció inmutarse.
Souji: ¡¡Hida, aléjese!! Las flechas no creo que le hagan nada… ^^U
Shion tampoco tuvo éxito al darle. El esqueleto decidió ir a por Souji pese a que éste estuviera más lejos que sus dos amigos. Subió a la mesa para alcanzarle antes. Souji, pensando que las armas no le hacían efecto, cogió una copa que contenía sake y se la lanzó dándole en medio de su rostro. Empezó a agonizar mientras salía humo. Pudieron ver que el fuego de su cara se apagó pero enseguida volvió a prender.
Kentaro le pareció buena idea y antes de que el esqueleto reaccionase, le tiró su botella de sochu consiguiendo no sólo que agonizara, sino que prendiera su cuerpo con más fuerza.
Souji: (pareció iluminarse) ¡¡Shion!! ¡¡Busca agua!! ¡¡Échale líquido que no arda, que agoniza cuando el fuego de su cuerpo se apaga!!
Shion pudo ver una jarra que contenía agua y la lanzó al brazo del esqueleto consiguiendo que se apagara su fuego y dejar dicho brazo inutilizado.
Souji: ¡¡Bien hecho!!
Souji hizo el mismo proceso dándole de nuevo en su rostro pero esta vez las llamas menguaron y el esqueleto cayó tumbado en la mesa aún agonizando.
Kentaro hizo los honores con cara de pocos amigos deseando acabar con él.
Tras acabar con todo el fuego, el esqueleto desapareció dejando en su lugar una llave roja que sorprendió a todos.
Kentaro: Mirad, una llave roja… Esto es mezquinamente retorcido.
Souji: Vaya un juego…
Rápidamente las velas volvieron a ondear a la vez que se oían la risa de los niños; uno de ellos pasó rápidamente hacia la cocina que estaba al lado del comedor.

Kentaro: ¿Vamos a la cocina?
Asintieron y se dirigieron allí. Tenían claro que los niños no parecían ser malvados aunque les incomodase su presencia.
En la cocina podían ver cacerolas, ollas, utensilios para cocinar, una fuente de agua y la despensa con comida.
Mientras Souji se dedicó a investigar para dar con algo curioso, Shion se quedó mirando y Kentaro se dirigió a la despensa para nutrir un poco.
Souji, que investigaba dentro de un mueble en el suelo notó de repente algo que le hizo subir la mirada. Al hacerlo vio encima del mueble la misma siniestra figura del niño de la biblioteca sonriéndole. Se dio un buen susto cayéndose al suelo.
Shion y Kentaro: ¿Qué pasa?
Al mirar donde estaba Souji, pudieron ver al niño y sintieron escalofríos.
Shion: ………
Kentaro: Ugh……… Hola amiguito. (se acercó a él) ¿Cómo te llamas chavalín?
El niño dirigió su mirada a Kentaro sin cambiar lo más mínimo su expresión. Se empezaron a escuchar risas por todos lados, el niño inclinó la cabeza pronunciando más su sonrisa y acto seguido, tras recorrerse la cocina velozmente provocando ráfagas de viento, salió de allí.
Kentaro: M… Malditos espíritus…
Shion: Yo… Yo me siento peor en este campo de batalla…
Souji: No sé si es peor esto o los demonios… ^^UUU
Kentaro, que vio un papel en la puerta de la cocina, fue a cogerlo y se lo entregó a Souji para que leyera.
[Después de noches sin rumbo... vi esta casa... y entré... a pesar que estuviera muy pobre por fuera... al entrar todo pareció nuevo... Me pregunto porqué.... Amables sirvientes me invitaron a pasar... siempre me parecieron algo curiosos... como si guardaran algo... y nunca dejándome entrar a su cuarto....]
Kentaro: Parece que el crío cayó en el mismo estúpido juego.
Shion: Eso parece…
Souji: No me apetece acabar como él, apareciéndome delante de la gente sin que vean nada de mí salvo una sonrisa. ^^UUU
Kentaro: ¿A qué cuarto se referiría? Además el niño habla de sirvientes, en plural. Nosotros sólo vimos uno.
Souji: Será el cuarto de los sirvientes.
Kentaro: Un espectro no es sólo “curioso” como dice la nota. Cualquier niño se echaría a temblar viendo un sitio encantado como este.
Souji: La pregunta es si vio a los espectros… o a los sirvientes…
Shion: Hmmm buena pregunta… Quizás ocurrió algo después de que ese niño llegase aquí…
Souji: Puede… Pero eso no quita que los espectros engañen a un niño. Según Tsukiya, que se comunica con espectros y kamis, me contó que los niños por lo general ven a los espíritus tal como son. Quizás el niño no viera un simple espectro, sino verlo como una persona real.
Kentaro: Eso lo explicaría… Así el niño cayó en el mismo juego. Busquemos ese cuarto ¿no?
Shion: Sí, busquemos el cuarto… Si no salimos victoriosos del juego, nos convertiremos en espectros molestos, hmmm.

Buscaron dicho cuarto por la planta baja; no tardaron en dar con ella por ser la única con la puerta cerrada, la única que no habían echado un vistazo. Kentaro pensó en usar la llave roja pero Souji se adelantó pudiendo abrir la puerta sin problemas.
Entraron, en ese cuarto sólo había tres camas, tres mesitas, encima de ellas un libro, los tres parecían ser el mismo.
Souji: ¿Por qué tendrán el mismo libro? (cogió uno)
Shion: Es muy extraño… (coge otro)
Kentaro: Jajajaja ¿Qué tontos no? Todos se compraron el mismo a la vez y no se dieron cuenta. (coge el último)
Pudieron comprobar que en los tres libros sólo había una frase escrita, la misma para todos.
[Todo lo hacemos compenetrados, caídas, empujones, hasta los muebles los tenemos iguales.]
Souji: A ver, un cuarto de sirvientes que dicen que lo hacen todo a la vez y lo tienen todo igual.... tres muebles... pegados a la pared....
Shion: ¿Tenemos que mover algo los tres a la vez?
Kentaro: Eso suena hábil; es lo más “lógico” que hay… sino no le veo sentido a este estúpido libro. Corramos los muebles los tres a la vez a la misma dirección.
Todos estuvieron de acuerdo y se posicionaron. Al contar hasta tres se movieron al unísono y una puerta oculta que llevaba a otro cuarto se dejó ver.
Entraron. Era un cuarto muy pequeño en el que sólo había un pájaro verde de madera con el pico abierto. Investigaron la curiosa figura de madera sin ver nada raro salvo que parecía que en su boca podía caber algo. Kentaro probó con la gema y la llave roja sin éxito.
Souji: Parece tener hambre…
Kentaro sacó su zanbatou. Al ver que el pájaro estaba sujeto, pensó que podría tener algo en su interior como pasó con la figura del Búho. Shion y Souji no se veían convencidos de lo que iba a hacer, pero tampoco pudo hacer nada porque el cuarto era muy pequeño como para que hiciera maniobras con su arma.
De repente todo parpadeó de nuevo y fuera del cuarto de los sirvientes se escuchaban a los niños reírse, esta vez predominando más las voces femeninas.
Shion: Sigamos esas risas, mejor…
Kentaro: … está bien.
Salieron viendo entre esa oleada de cambios de luces, la figura de una niña que no se atrevió a entrar al cuarto y rápidamente pasó corriendo, desapareciendo dejando una ráfaga fuerte de aire. Souji vio algo en el suelo y fue a inspeccionarlo viendo así que se trataba de semillas verdes.
Souji: ¡¡Hida, Shion!! Observad, son semillas verdes… me recuerdan a alpiste… (mira al pájaro de madera) ¿Nos lo habrán dejado a propósito?
Shion: Hmmm… Podría ser… ¿qué tal si intentamos dar de comer a ese pájaro?
Kentaro: Todo esto me parece absurdo.
Souji: Con tal de encontrar el objeto maléfico y salir de aquí… ^^UUU
Fueron al pájaro e insertaron las semillas en su boca que deslizaron hacia abajo como si éste mismo se las tragara. Acto seguido, el pájaro explotó en pedazos dándoles un pergamino.
Souji: …… Todo para que al final explote… Si lo sé te dejo que le des con tu katana. (dijo mirando a Kentaro que no pareció importarle)
Kentaro: Qué dice, Souji, qué dice.
Souji cogió el pergamino y leyó.
[Son muchos los que dicen que el espíritu de guerrero sigue entre nosotros, según algunos se le ha podido ver de noche, deambulando, siempre con sus herramientas de trabajo.]
Kentaro: ¿Espíritu de guerrero? ¿Se referiría al esqueleto?
Souji: No creo. ^^U. Una cosa es un espíritu, y otra un no muerto…
Kentaro: Pensemos ¿cuáles son las herramientas de trabajo de un guerrero?
Souji: Armaduras… katanas… arcos y flechas…
Kentaro: Exacto. ¿Vimos algo parecido a eso?
Souji: Una sala donde se hallen esas cosas… Busquemos, me pareció ver algo de pasada buscando este cuarto.
Encontraron la sala sin problemas, pues estaba cerca. Era una sala amplia con diferentes armaduras montadas sobre pedestales y cuatro armeros con armas de todo tipo. Uno de los pedestales de las armaduras, el del centro, simplemente tenía un espadón a 2 manos clavado sin ninguna armadura como en los demás pedestales. Lo que llamó la atención de los tres.
Kentaro enseguida se apresuró para coger la espada pero no pudo sacarla del pedestal, no se movió lo más mínimo.
Souji: Chicos… Aguardad… ¿por qué iba a haber un pedestal con una espada... pero sin la armadura como los demás?
Shion: La armadura… anda suelta…
Souji observó y a una esquina del cuarto había piezas de armadura.
Souji: Hmmm… Chicos… ¿os parece absurda la idea de montar la armadura? ^^UUUUUUUUU Es lo único que se me ocurrió así como un puzzle...
Shion: Oh… Ahora que lo dices, no lo veo nada absurdo.
Souji: Gracias, Shion. ^^
Kentaro: Buena idea, coloquémosla enfrente de la espada.
Souji: Bien. ^^
Los tres se dedicaron a montar la armadura puramente samurai. Una vez completa, un estallido de luz les cegó por momentos y les hizo retroceder. Al finalizar el estallido de luz, la armadura tomó vida y se empezó a mover dirigiéndose a ellos.
Shion: Oh vaya… ¡Ahora toca desmontarla de nuevo!
Souji: ¡¿Pero para qué montamos nada?! “-Es la cosa más absurda…”

Todos prepararon sus armas. Souji veloz consiguió asestarle un buen golpe. En cambio la armadura, que tenía fichado a Kentaro como si supiera que no podría luchar muy bien, fue a él. Sorpresa para ambos, Shion fue lo suficientemente rápido para ponerse en medio del trayecto de la espada de la armadura. Afortunadamente Shion mostró gran habilidad esquivando y apartando a Kentaro; la armadura sólo consiguió hacerle una pequeña herida. En ese mismo instante Shion optó por atacarle a la pierna haciéndola flaquear.
Kentaro: ¡¡¡SHION!!! (se sintió conmovido por lo que hizo)
Sacó su arco y preparó una flecha perfora-armaduras; disparó y atravesó aquel armazón. Souji aprovechó para dejarle cojo haciendo así que cayera al suelo por no saberse mantener a una sola pierna. Shion acabó aquella batalla separando la cabeza del cuerpo.
La armadura se desvaneció dejando en su lugar una llave azul que decidió llevar Souji.
Kentaro: Tres sirvientes que lo hacen todo juntos… Dos llaves… Solo estoy especulando, pero… da la impresión de que hicieran falta tres llaves.
Shion: Suena lógico, hmmm…
Kentaro: Aún quedan más habitaciones para buscar la hipotética llave… ¿vamos? (mira a Shion) ¿Estás bien, Shion? ¿Te hizo algo ese demonio?
Shion: Oh.... no fue nada, gracias por preocuparse señor Hida, a pesar de que usted es el que más magullado está.
Kentaro: (poniendo su mano sobre el hombro de Shion) Gracias por protegerme hermano, no olvidaré esto. Pero no vuelvas a poner tu vida en peligro así por mí. Si te pasara algo no podría perdonármelo; si la muerte es mi destino la afrontaré con orgullo.
Shion: Oh, pero yo tampoco podría perdonarme el dejar morir a un compañero herido. Entiéndalo.
Kentaro: Eres un amigo de verdad, Shion.

Sin más que añadir, fueron en busca de algún cuarto que no hubieran pisado antes dando así con lo que parecía ser la sala de estar. Una habitación acogedora con una mesa y sillas alrededor, un sillón, una chimenea con sus respectivos instrumentos para manejar los troncos y una estantería con libros. Era un ambiente que se alejaba mucho del resto de la mansión y de la mayoría de rokuganeses deduciendo así que tendría que ser algo del exterior. Lo primero que les vino a la mente es que los Unicornio quizás podrían reconocer los objetos y muebles de aquella sala.
Souji: Entremos en ella… parece estar bien. ^^UUUU
Al entrar, todo se apagó, oyeron las infantiles risas que recorrieron sus cuerpos con más fuerza. Vieron la luz de la chimenea asomarse poco a poco al cuarto tenuemente. En el centro de la sala se hallaba un grupito de niños jugando, sentados en círculo en el suelo. Al verles, sonriendo, desaparecieron corriendo dejando muchos papeles allí en medio.
Souji: Ahora no es uno ni dos… ¡un grupo! ¿Pero por qué tanto niño?
Kentaro: Otra vez lo mismo… ¿por qué tanto crío? No lo sé…
Cogieron los papeles que Souji se encargó de leer en voz alta. Algunos le parecían ilegibles por la mala letra que tenían; como si hubieran escrito aquello muertos de miedo.
[-En esta casa he visto mas niños como yo... todos huimos de la ciudad porque pasaban cosas muy raras...
-Mis papás estaban muy raros y de repente... ya no les vi... me fui... di con esta casa... y decidí quedarme... todos son muy buenos conmigo...
-Anoche mis papis hablaron sobre el Imperio de Rokugán... que la vieja capital no muy lejos de aquí se hizo un señor muy, muy malo... todos están asustados.... tengo miedo...
-Estando con los criados estamos muy bien... pero... no sabemos nada allí fuera... echo de menos a mi familia... pero afuera me da mucho miedo...
-No paramos de jugar... y nos hacen dibujar y escribir y leer y correr... investigando cosillas... pero siempre se enfadan a la noche cuando no dimos con nada....
-El otro día los vi... los sirvientes muy enfandados hablando de que no nos querían más aquí.... empecé a correr... tenía miedo... espero que no me cojan.... todos están gritando ahora... mamá... papá.... quiero... ¡¡¡quiero salir!!!]
Souji: …… Qué angustiosas son algunas notas…
Shion: De veras lo pasaron mal…
Kentaro: … Malditos criados. ¿Qué les hicieron a los chiquillos?
Souji: No lo sé… pero suena aterrador…
Shion: Cuánto tiempo pasarían aquí…
Kentaro: ¿Y si los criados, esos espíritus, quieren también el objeto maléfico y necesitan a mortales para conseguirlo? Por eso su enfado y su impaciencia con los niños… Podría tener sentido…
Shion: Podría, sí…
Souji: Estamos en peligro… Señor Hida ¿no hay nada para curarle? Me temo lo peor… ^^UUUUU
Kentaro: Tal vez lo que estemos, es siendo usados desde un principio…
Shion: Pero no nos aventuremos en sacar conjeturas... lo que importa es salir que aquí, hmmm.
Kentaro: Cierto, son sólo conjeturas.
Souji estaba observando aquella sala mientras ellos dos conversaban. Un instrumento le llamó la atención.
Souji: ¿Qué es eso?
Kentaro: ¿El qué?
Souji: Esa brecha en este objeto…
Se acercaron viendo que tenía una pieza redonda que se podía desenroscar y así hizo Souji, viendo que en aquel hueco se podía insertar un objeto redondo.
Souji mostró ser rápido mentalmente: Señor Hida, la gema ¿era redonda, cierto? ¿Puede ponerla aquí dentro?
Kentaro le hizo caso y al poner la gema que cogió en el cuarto de los libros y las estatuas, el cuarto se oscureció de nuevo. Las paredes reflejaron un amanecer, un cielo y las nubes. El amanecer continuaba hasta detenerse el sol en la pared de la chimenea. Se oyó un crujido y una plataforma apareció desde el interior del sol.
Shion: Esto es espeluznante…
Souji: Extraño, pero maravillosa visión… Hay una plataforma en el Sol…
Kentaro fue a ver descubriendo así una tercera llave, esta vez color amarilla.
Kentaro: ¡Ya tenemos tres llaves! ¿Y ahora qué?
Shion: Tenemos que encontrar algo con el que usar estas llaves, posiblemente…
Kentaro: ¿Nos dejamos algún cuarto?
Souji: Aún queda investigar el piso de arriba.

Los tres subieron al piso de arriba sin que sucediera ninguna anomalía. Había tan solo tres puertas. Se dirigieron a la parte izquierda entrando en una habitación donde parecía el cuarto de descanso de los dueños. Una cama grande con una mesita y un armario lleno de ropa es lo que más llamaba la atención a lo que ellos estaban acostumbrados a ver como ‘dormitorio’.
Investigaron viendo un cuaderno encima de la mesita que les pareció muy curioso al cangrejo y a la grulla.
Kentaro: Shion, coge el cuaderno que tienes al lado, en la mesita.
Shion: ¿Hmmm?
Cogió y abrió el cuaderno pudiendo ver en él que indicaba una lista de piezas de animales que se encontraban en la sala de trofeos. La figura del alce tenía una marca al lado.
Kentaro: Algo pasa con ese alce. Miremos otro cuarto.
Y sin más demora fueron a la habitación contigua que nada más abrir y comprobar que era el cuarto de los niños, tuvieron una necesidad imperiosa de retroceder e irse. Así asomaron por la tercera y última habitación comprobando que se trataba de la sala de trofeos, una sala con cabezas de animales disecados y pájaros y diversas condecoraciones de diferentes tipos, tiro con arco, duelos, etc.
Sin mediar palabra ni tan siquiera para opinar cómo podría alguien tener aquel tipo de colección, fueron directamente hacia la cabeza del alce que a primera vista no tenía nada fuera de lo normal. Kentaro, que gracias a su altura podía ver sobre el alce, le llamó la atención su cuerno derecho.
Kentaro: ¿Qué es esto? El cuerno del alce…
Souji: ¿Qué ocurre?
Kentaro: Es como si pudiera moverlo.
Agarró el cuerno tanteándolo suavemente y se movió hacia abajo. La boca del alce se abrió dejando al descubierto una cuarta llave, siendo ésta de color verde.
Souji: Ah… ¿una llave verde? Ahora son cuatro…
Shion: Vaya… Esto sí que no lo esperaba, una cuarta llave, hmmm…
Kentaro: ……
Souji: Bien… ¿y dónde van las llaves?
Kentaro: ¿En el cuarto de los niños? (le dio escalofríos)
Souji: ¿Vamos? ^^UUUU (a él también le dio escalofríos)
Shion: … si no hay más remedio… (se le erizaron un poco los pelos)

Decidieron entrar al cuarto de los niños. Las luces amainaron y apenas se podía ver el interior con claridad pero lo suficiente para observar que había camas, muebles, y algún que otro juguete. Entraron para investigar en profundidad.
¡¡¡PUM!!!
La puerta se cerró y todos se quedaron a oscuras. Ahora las risas estaban al lado de ellos tres notando cómo recorrían el cuarto mientras en su cuerpo sentían mucho frío. Las pulsaciones iban más rápidas. La luz de una vela empezó asomarse poco a poco dejando al descubierto a todos los niños. Las risas eran contínuas y no parecían querer cesar. Kentaro, que estaba un poco nervioso, dirigió su mano hacia su zanbatou por si pudiera necesitarla.
Niño: (acercándoe a Kentaro cuando intuyó qué quería hacer) ¿Tanto miedo tienes que sólo puedes estar seguro alzando tu arma?
Kentaro: Malditos… ¿Qué clase de niños sois vosotros?
Shion: Qué demonios…
Niño: Solo... estamos jugando... y al igual que nosotros... vosotros entrasteis en el juego... Habéis entrado en el juego, jujuju.
Souji: ¿Pero…?
Kentaro: Al menos habláis. Decidnos qué significa todo esto. ¿Qué os hicieron esos criados?
Shion: ¿El juego… de los criados?
Niño: (acercándose a Kentaro sin que éste pudiera verle el rostro salvo la sonrisa que le echó tras inclinar la cabeza) ¿Queréis saberlo?
Kentaro: Sí.
En una de las camas se pudo observar a la niña echando en ella unas cartas mientras tarareaba una lúgubre canción.
Niña: Lalala (8) miraaaa~~ (comentaba al niño que parecía ser el cabecilla de todos ellos) Ha salido la muerteeee~, miraaaaa~~.
Shion: ¿La… muerte?
Niña seguía tarareando y se levantó de la cama danzando entre ellos: La muerteeee~, ha tocado la muerteeeee~, lalala (8).
Shion: ¿Por qué? ¿Qué ocurrió? (él era el que más tenso estaba y su pelaje le delataba)
Kentaro: ¡D… Dejad de decir majaderías!
Las risas eran cada vez más intensas y molestas.
Niño: Fuimos los últimos en el juego… pero hay muchísimos más… jejejejejeje. Y vosotros caeréis también… a menos que… jejejeje.
Todo se quedó en silencio de repente. Pero aún podían notar el incómodo frío recorriendo sus cuerpos. Tan solo podían ver a la niña que, de espaldas a ellos, seguía tarareando.
Shion: ¿A menos…?
Kentaro: Pequeña ¿qué queréis decirnos?
Niña: Lalala (8). No debéis dejar que os absorba el alma…… jujuju.
Se giró de repente pudiendo ver en ella el rostro de una anciana, descompuesto y sonriendo. Empezó a reír con fuerza y al instante todo volvió a ser oscuro sin que pudieran ver nada. Pudieron escuchar el sonido de una cerradura indicando que la puerta se había abierto.
Los tres guerreros pudieron moverse con normalidad y decidieron salir lo antes posible de allí.
Shion: Hu… huyamos…
Kentaro: Pero… (paró en seco) Es sospechoso, es como si quisieran que hiciéramos esto…
Souji: Vaya manera de querer que les ayudemos… ^^UUU
Shion: Debemos terminar el juego…

Al salir del cuarto, pudieron ver que en la mansión había menos luz, pero aún podían ver. Desde el primer piso percibieron las risas de los niños en una sala.
Kentaro: Los niños… no son tan niños…
Souji: Aunque no me gusten nada… parecen que son quienes nos han dado pistas sobre lo que pasa… ¿Les seguimos?
Shion: Bajemos…
Kentaro: … Está bien.

Bajaron llegando a una sala que aún no habían entrado antes. Al entrar, los niños cesaron. En esta sala había cuatro relojes, cada uno con una cerradura de un color y marcando cada uno una hora distinta. Al final de la sala había un ataúd.
Souji: Qué sala más extraña… Estos artefactos no son nada corrientes en este imperio… “¿Sabrán algo los Unicornio?”
Kentaro: Cuatro… Cuatro llaves… (pudo ver que cada reloj tenía un color que correspondía a cada una de las llaves).
Mientras Shion pensaba en el ataúd.
Kentaro: Podríamos poner las llaves en cada uno de esos y ver qué tal.
Pusieron las llaves concordando con su color. Pero no podían hacerlas girar.
Kentaro: Quizás si lo hacemos a la vez como los sirvientes…
Lo intentaron en vano.
Kentaro: Algo falla…
Souji: Señor Hida, somos tres y hay cuatro llaves. Por la distancia que hay entre cada artefacto, uno mismo no podría hacer girar dos a la vez… Desde luego, noshace falta uno más...
Tatsuma: Quizás yo os pueda ayudar.
Todos se giraron viendo sorprendidos al Ninja Kyoya Tatsuma.
Shion: ¿Duh?
Kentaro: Pero que… ¡Ninja! ¡¿Cómo has llegado aquí?! ¡¿Cómo has entrado?!
Souji: Será porque es… un… Ninja… ^^UUUU
Tatsuma: Cierto. Y deberíais estarme muy agradecidos porque fui yo quién hizo cambiar de rumbo a aquellos Oni cuando entrasteis en esta mansión. Después logré entrar saltando ese gran muro; es pan comido. Y entré en la mansión viendo lo que pasaba.
Shion: ¿Y no nos ha ayudado?
Tatsuma: No.
Todos: …………………
Tatsuma: Como vi que os salíais muy bien vosotros mismos, me dediqué a investigar por mi cuenta y averiguar exactamente qué es esta mansión y qué ha pasado.
Souji: Si has logrado sacar algo útil, sería un gran punto a tu favor. Los niños no son muy claros explicándonos las cosas. ^^UU
Tatsuma: Bueno, aparte de que los niños son hijos de samuráis y cortesanos…
Kentaro: ¿Ah, sí? ¿Cómo sabes eso? (le interumpió)
Souji: Señor Hida… Por lo general quienes son enseñados en una escuela como los samuráis y los cortesanos, sabemos escribir. Sería muy raro encontrarse con un campesino escritor.
Kentaro: Vaya…
Tatsuma: La mayoría, por no decir todos, llegaron aquí huyendo por los problemas que ha ido habiendo. No se explica con exactitud porque nadie sabe. Pero apuesto que es por Akiko, aunque nadie lo sepa, y algún favor andará haciendo a Daigotsu. Se toparon todos con este sitio en las horas de la noche y sin saber cómo, quedaron atrapados como vosotros.
Shion: Y como tú…
Tatsuma: ……… Bueno. El caso es que el ‘juego’ es para encontrar un objeto que anda buscando el sirviente, sí, el fantasmón. Como no puede llegar hasta aquí, usa a todo aquel que entra.
Souji: … “Es muy sospechoso… quizás no sea…”
Kentaro: Debe ser el objeto que viste tú, Souji.
Shion: Otro posible objeto maléfico, hum…
Tatsuma: Sólo añadir una cosa más. El objeto, sea lo que sea, sería prudente no acercarse… Si la teoría es cierta… podría absorberos el alma.
Kentaro: ¡¡¡¡!!!!
Souji: Pues nada, lleguemos hasta el final… (decía con firme decisión) Giremos las llaves a la vez.
Tatsuma: “No me has dejado acabar.”
A pesar de ser cuatro y actuar a la vez, las llaves no giraron.
Shion: Hmmm ¿se nos ha pasado algo?
Souji fue hacia el ataúd viendo que en él tenía una inscripción.
[Es la hora de la salida de los muertos.]
Souji: …… ¿Qué hora es la salida de los muertos, chicos?
Shion: ¿Medianoche, al empezar la hora de la rata?
Kentaro rió.
Souji: Entonces pongamos todos los artefactos a la misma hora, el comienzo de la hora Togashi.


Pusieron todos los relojes a la misma hora y giraron las llaves a la vez, saliendo esta vez victoriosos. Al hacerlo, se abrió el ataúd.
Al no ver salir a nadie, se acercaron y vieron unas escaleras que llevaban a un piso inferior. Bajaron sin demora y vieron que se trataba de la sala que el espectro les había enseñado al principio con todos sus tesoros.
Souji fue en busca del objeto con el resplandor violeta que recordaba al de la katana. Pero antes de dar con él, apareció el espectro, el fantasma del sirviente, el único sirviente que vieron en toda la mansión.
Espectro: No ha estado mal ¿eh? Me lo he pasado en grande, salvo que por los niños os ayudaran… pero no ha estado mal…
Kentaro: … ¿Terminó el juego? O_o
Souji: Todavía no…
Todos miraron a Souji sorprendido.
Souji: Creo que es un buen momento para que te muestres tal como eres, espectro.
Shion: ¿Huh?
Espectro: ¿Cómo…?
Souji: Hay varias razones que me hace pensar que no eres un espectro como nos quieres hacer ver. Los únicos fantasmas aquí son los niños, sólo ha sido con ellos que han pasado cosas espeluznantes y hemos sentido escalofríos. Tú estás a nuestro lado y me da risa. Además ¿por qué sólo estás tú? ¿No había tres sirvientes en la casa? No sé si todo ha sido una especie de ilusión o de verdad erais tres al principio y que por alguna razón podíais llegar aquí sin éxito… quizás porque os faltaba alguien más… ¿me equivoco? De todos modos, no puedes ser un espectro porque éstos pueden pasar las paredes sin problemas… ¿verdad? Así que si necesitas ayuda de otros para llegar aquí…
Kentaro: ¡¿Qué dices?!
Tatsuma: Es un Oni camuflado.
Souji: Eso mismo. Sólo me queda por saber si eres un verdadero Oni, o un humano que se convirtió en eso… Quizás el objeto tenga algo de culpa por absorber el alma, o quizás no… Pero no vamos a dejar que te hagas con él fácilmente.

La cara del espectro, que hasta ese momento siempre se mostraba sonriendo, estaba muy seria.
Espectro: Estoy fascinado por tu capacidad de deducción, joven… En realidad yo salí del objeto que ando buscando y está en esta sala (se sorprendieron). La imagen que veis es del pobre hombre que tuvo la mala suerte de toparse con dicho objeto. Al mirar el objeto, pude salir yo de él. El señor de esta mansión lo vio todo. Antes de que pudiera hacer algo, cogió el objeto envolviéndolo en una tela y se marchó a su hogar; esta mansión. Al parecer, decidió esconderlo muy bien incluso protegiéndolo bajo cuatro llaves repartidas por la casa y hasta usando parte de su magia para impedir que fuera tan fácil llegar hasta el objeto. Al llegar aquí no dudé en quitarle la vida a este hombre y obligué a sus tres sirvientes que me dieran el objeto, pero prefirieron morir.
Kentaro: ¿Tres? ¿Y por qué cuatro llaves? Siendo cuatro y haciendo todo a la vez para qué funcione…
Souji: La cuarta era para el amo de esta mansión…
Espectro: (sonrió dando la razón a Souji y siguió) Después de eso, la mansión se quedó abandonada y sola sin que nadie pisara este lugar. Hice todo lo posible para recuperar el objeto, pero mis fuerzas se agotaban si no lo tenía cerca por lo que no tenía fuerza para romper nada y menos con este cuerpo humano. Decidí tomar una apariencia fantasmal con la esperanza de aprender a traspasar paredes, pero lo único que me traspasaba era la gente. Gracias a los sucesos que están ocurriendo ahora por estos lugares y mi habilidad especial para poder atraer a gente perdida hacia mí, conseguí tras muchos años que se acercara gente, en especial niños, que son muy sensibles. Creando ilusiones de cómo era la mansión y de unos sirvientes inexistentes. Los utilicé para que pudieran abrirme camino a esta sala. Pero agotaron mi paciencia y acabé por devorarlos a todos.
Shion: Eso es terrible…
Kentaro: ¡¡Bastardo!! ¡¡Eran sólo unos niños!! ¡¡Ahora pagarás por ellos!!
Espectro: Jaja, ahora tengo el objeto cerca, puedo sentir mucha más fuerza y para que el juego acabe ¡¡debéis salir de aquí VIVOS!!
Aquella figura fantasmal se transformó en cuestión de segundos en una figura demoníaca, grande y oscura que recordaba a los Oni que andaban junto a Akiko pero aparentando más humano.
Souji: “Es momento de terminar para que los niños puedan descansar en paz.”
El Oni no dudó en atacar a Souji haciéndole una herida al costado del brazo.
Shion y Kentaro aprovecharon la ocasión para darle. El Cangrejo fue quien con más fuerza dio, y a pesar de que el Oni sintiera un poco de dolor por la herida que le causó seguidamente Souji en el cuello, fue a por Kentaro y le dio un buen golpe.
Kentaro: ¡Aghjjj!
Shion: ¡Señor Hida!
Souji: ¡Aléjese, Hida!
Kentaro aún no se había recuperado de lo que le hizo Akiko y el golpe del Oni le dejó aún más débil.
Shion atacó al mismo punto de antes con ímpetu dejando en mal estado su pierna derecha. Souji apenas hizo nada, escapándose por los pelos el Oni que iba tras Kentaro, intuyendo que no estaba nada bien, no quería desaprovechar la ocasión. Gracias a Shion, que tomó de nuevo la postura de defender a nuestro amigo Cangrejo, el Oni no le dio a ninguno de los dos. Shion contraatacó causándole gran dolor en uno de sus brazos y el rencoroso Oni quiso devolvérselo con la misma moneda. Desafortunadamente para él, se despistó de Souji que consiguió herirle la cara tras un elegante salto desde la espalda del Oni, aterrizando cerca de Kentaro. Ahora, la sangre en su rostro le desconcentró del combate. El hombre-rata envistió de nuevo a la misma pierna cortándosela y haciendolo caer al suelo gritando de dolor. Fue un momento en el que Kentaro no dudó en clavarle su zanbatô en el corazón antes de que el Oni pudiese reaccionar.
Dio un grito estremecedor mientras se desvanecía.
Oni: ¡¡¡¡¡¡¡¡AAAGAAAAAGAGAHHHHH MAAALDICIOOOOOOOOOOOOOOOONNN!!!!! ¡¡¡¡¡¡¡¡MAAaaaAAAAALDITOS NIIIÑOOOOOOOOOOOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Kentaro: Calla, basura. (escupió al Oni)

Tras desaparecer, todos los objetos que había en la sala, desaparecieron salvo un extraño objeto con una gema que emanaba un brillo violeta.
Souji: ¡¡Ese es el objeto!!
Shion: Oh… por fin…
Souji cogió un pañuelo que llevaba y lo usó para tapar el objeto que se trataba de un espejo. Se lo guardó.
Una vez se guardó el espejo, todo empezó a temblar y una luz muy fuerte les deslumbró a todos obligándoles a cerrar los ojos que abrieron una vez sintieron que el suelo ya no temblaba.
Se encontraron fuera en el bosque, en medio de un claro viendo amanecer el día. A veinte metros aproximadamente había un grupo de niños que veían de espaldas a ellos. Ahora aquella siniestra presencia que tenían dentro de la mansión había desaparecido, viéndose más claros, felices y tranquilos. Sonrieron una última vez susurrando algo entre el viento y desaparecieron.
Nuestros protagonistas pudieron distinguir sus palabras.
Niños: Gracias por todo. Ahora somos libres.

Se sintieron más descansados por ellos. Souji a su vez, entendió porqué hicieron eso y el comentario de no dejar que les quitaran el alma.
Al parecer este objeto, un espejo, era bastante peligroso. Capaz de absorber el alma de quien mire directamente en él y sacar demonios en su lugar.