Déjanos un comentario
miércoles, 21 de abril de 2010 | By: Chiisa Yanagi

Sobre Ep - 2º y 3º


¡Es mi turno!

Bien, ante todo comentar que el "capricho" de separación de episodio, es de partida jugada. ^^ (aunque si es muy corta, puede adjuntarlo a la siguiente.)

Comentar también que aunque se pueda leer rápido y sea poca cosa (o lo parezca), en directo se hablan de más cosas (muchas veces fuera de tema) y toda la partida pasada a word sin "limpiar" puede ocupar mas de 30 hojas tranquilamente.

En el fuerte León cuando ellos 3 suben unas escaleras y ven dos samurais jugando al Go.
*Go, un juego de estrategia muy común en Rokugán y que todo el mundo sabe jugar. (supuestamente, jaja)
Ya hablaremos sobre los juegos en otra entrada detallada para éstos mismos.

·Tiradas

En el momento de disparar a dichos samurais, Souji y Kentaro iban a disparar a cada uno, Souji siendo más específico de darle en la cabeza.
Por causa de dados, Kentaro sí logró matar a su samurai, pero Souji como ya pudisteis ver, fue todo lo contrario. xD Cosa que añadió Souji como excusa: quién le mandaría estornudar justo cuando disparé...
Aunque por suerte la siguiente tirada les fue bien acertando ambos al mismo.


Cuando luchan en el puente con los otros 3 samurais, Kentaro se luce al partir a uno ya que sacó 2 críticos al darle y 1 más al daño, haciendo exitoso su ataque.


Cuando ya entran al cuarto de la torre, Shion investiga la chimenea, pero por no sacar suficiente puntuación, se quedó sin descubrir un pasillo secreto que llevaba a un pequeño cuarto con un cofre. :3

En la lucha contra Koji, éste tuvo mucha suerte con los dados, hasta el punto de dejar a Kentaro "lesionado" en un turno.


·Carácteres Personajes

Pequeño tema que sacaré de vez en cuando según vea la evolución de los jugadores con sus personajes (o salga alguien nuevo) ^^

Antes, decir que todos hacen muy buen su papel sobretodo teniendo en cuenta que empezaron sin saber nada de este mundo ni cómo eran (especialmente hablo del Cangrejo y el Grulla xD). Y por lo general y saben distinguir entre ser el pj yser uno mismo. Me explico, hay gente que juega a rol pero no se mete en el papel realmente y no actúa ni conversa lo más mínimo dando una forma de ser al pj. Es siempre uno mismo.
Cosa que en este caso no es así.
Sí que han cogido pj's que anden de acuerdo a su forma de ser, pero entre un lado y otro se nota mucho la diferencia.

Kentaro (llevado por Fliktor), tanto dentro como fuera, es el alma de la fiesta, aunque Kentaro es por supuesto un liante que se mete en líos, come y bebe mucho y como un buen Cangrejo, es un tosco que siempre habla en voz alta. xD
Fliktor, mientras jugamos, suele hacer muchos incisos pero siempre, a menos que diga algo como que se va, siempre hace bromas con lo que estamos jugando, hablando. xD

Souji (llevado por Kizoku), son muy parecidos, por no decir iguales. Aunque la gran diferencia es que Kizoku ríe mucho más que Souji. También le dio una postura más... grulla xD. Bastante formal, educado; siempre sonríe incluso si se le hace enfadar. Depende de la escena sí se verá enojado, pero de momento aún no ha sido así. Siempre muestra esta cara (^^UUUU) para indicar que sonríe pero no le parece bien o no le convence algo.
Tanto dentro como fuera, a pesar de reírse con los demás, es el más serio y el que a su modo ha ayudado a que la historia no desvariara tanto pues siempre intenta poner orden. (thanks xD)

Shion (llevado por Karura), está en un punto entre Fliktor y Kizoku. Shion es bastante callado pero muy atento a las cosas, muy educado y habla muy bien el idioma humano (es un nezumi muy especial y ya se verá porqué). Sabe estarse pero en los incisos, si se une a la fiesta con Fliktor, podía ser un no parar (risas).

Realmente las sesiones que nos pegábamos, siempre siempre, sin perder el hilo de la historia, nos echábamos unas risas. Recuerdo que incluso llegamos a llamar a esas sesiones como "Risoterapias" (terapia a través de la risa. xD) De verdad, buenísimo, lo recomiendo, jajaja.


Y aquí viene el ninja, Tatsuma (llevado por Kayh), pero este último llega a estar muy poco en la party porque Kayh al parecer no es de decir una acción y que los dados y el master decidan cómo acaba. Todo lo que él hacía tenía que decirlo todo él incluso el resultado como "-El ninja se acerca sigilosamente a su víctima, le tira una bola de humo con exito despistándole y rajándole el cuello."
xD
En verdad nos reíamos mucho porque lo narraba como si fuera un documental, pero tenía que pararle los pies porque así no podía seguir. Fliktor comentó una vez que parecía que hubieran 2 masters (risas).
Pero no pareció gustarle que le 'manejaran', que el master o los dados decidieran por él (pero así es este tipo de rol).
Y es una lástima porque Kayh me cae muy bien y su personaje habría dado mucho más juego.



lunes, 19 de abril de 2010 | By: Kizoku Nozomi

3º - A por Koji Akodo


Sin más que añadir, os dejo el tercer episodio. Ya dije que lo pondría bastante seguido del anterior.



La Aventura: A por Koji Akodo

De repente oyeron gritos desde fuera. Souji enseguida se asomó y pudo ver grupos de samuráis del fuerte salir y gritar atemorizados.
Souji: ¡¿Qué está pasando?! ¡¿Por qué huyen?!
Kentaro: ¡¿Qué está pasando aquí?!
Souji: Deberíamos ir abajo a comprobarlo.
Shion: Sea lo que sea no será nada bonito, hmmm.
Taro: ¡¿¡¿Que... que esta pasando?!?! (aún en un mar d lagrimas) ¡¿¿¡Puede ser que haya llegado aquí esa magia!??!
Souji: ¡¿Qué le ocurre señor Akodo?! (va a él)
Shion: ¿Magia?
Kentaro: ¿Qué magia, anciano?
Taro: La que os he mencionado (se pone las manos en la cabeza) todo empieza a desaparecer... ¡¡¡¡alejad esa espada de mí!!!!
Kentaro: ¿Desaparecer, qué quieres decir? Si hasta hace nada no querías deshacerte de ella… xS
Shion: Oh vamos… mantenga un poco la calma, hmmmm.
Guarda: Señor Akodoooo, señor Akodooooo (al subir al cuarto vio a los demás) ¡¿Qué hacéis vosotros aquí?! ¡¿Quiénes sois?!
Kentaro: Somos amigos. Díselo, Akodo, díselo.
Taro: Sí… la razón por la que todos desaparecieron… oh (ve al guarda) ¿Qué está pasando? Dímelo.
Guarda: ¿Y ellos? ¬¬
Taro: Ellos no son enemigos.
Guarda: … ¡¡¡¡Hay un montón de samuráis huyendo del fuerte hacia el pueblo, su sobrino está en el grupo!!!! ¡¡Y como por arte d magia están desapareciendo samuráis del fuerte!! ¡¡¡¡Tenemos que huir!!!!
Kentaro: ¿Al pueblo? ¿Qué fueron a hacer allí?
Souji: Con lo que odian los samuráis… algo me dice que no es un buen presagio.
Guarda: ¡¡¡No lo sé!!! (se altera) ¡¡¡Pero no podemos quedarnos aquí!!! ¡¡Akodo-sama, venga conmigo!!
Shion: Esto se pone feo… Sugiero que empecemos a movernos cuanto antes.
Kentaro: No me fío de esa gente. Voto por ir al pueblo y si intentan algo con los aldeanos… ajusticiarlos. ¿Cuántos fueron?
Guarda: No lo sé ¡¡¡Esto es un caos!!!

Bajaron todos apurados y al llegar al patio del fuerte vieron como pequeñas ondas circulares y negras agrandándose hasta absorber a algunos samuráis que intentaban huir.
Shion: ¡¿Qué demonios?! Jamás había visto algo así…
Souji: ¡¡Esto no es nada normal!!
Kentaro: Qué extraña magia es esta…
De repente vieron una figura humana negra correr por el patio dirigiéndose hacia ellos a mucha velocidad.
Souji: ¡¿Quién es ese?! (puso mucha atención)
Kentaro: No lo sé… ¡En guardia!
Cuando estuvo suficientemente cerca vieron que se trataba de un ninja.
Kentaro: ¡Un ninja!
Souji: ¡¡Un ninja!! (prepararon las armas)
Kentaro: Éste será duro de pelar.
Shion: Oh, vaya… (se prepara también)
El ninja llegado a tenerlos a cinco metros, se detuvo y les miró fijamente, especialmente a Souji. Kentaro sin dudarlo decidió ir a su cuello.
Shion: No creo que sea el mejor momento para luchar.
El ninja lo esquivó con facilidad saltando sobre ellos plantándose enfrente de Souji que también lo miraba fijamente. Kentaro no dio crédito cómo le esquivó tan fácilmente.
Shion: ¿Le conoces?
Souji: No, no le conozco. (glup)
Kentaro: ¡¿Pero qué demonios?! ¡¡Ninja ¿qué viniste a hacer aquí?!!
Souji: ¿A qué ha venido un ninja a nosotros y no se pone en posición de luchar?
Shion: A mí lo que me preocupa es cómo siguen desapareciendo… hmmmmm. ¿No sería mejor dejar esto para más tarde?
Ninja: Mi maestro me ha entregado esto para ti. (dice mientras le dio una nota a Souji)
Souji: ¿Tu maestro? ¿Una nota para mí? (coge la nota y lo lee para sus adentros)
Kentaro: ……
Souji vio que la nota era de alguien que él conocía muy bien y hablaba sobre un descubrimiento de maho más al sur de donde estaban. Le pedía que en cuanto pudiese, se dirigiera hacia allí.
Souji: Qué curioso… (se guarda la nota) Oye ninja… ¿cómo te llamas?
Ninja: Una sombra no necesita nombre alguno. (dijo mientras desaparecía)
Kentaro: ¡¿Pero qué…?! ¡Kakita ¿qué dice la nota?!
Souji: Vaya… (se quedó sorprendido por aquello pero enseguida reaccionó) Ya os lo diré más tarde ¡ahora hay que marchar al pueblo!
Shion: Cuanto antes mejor…
Todos marcharon corriendo. El guarda se llevó hacía rato al señor Akodo y ya iban muy adelantados.
Al poco rato llegaron a divisar el pueblo con más esferas negras y oyendo gritos.
Souji: ¡Ahí también pasa! ¡Debemos apresurarnos!
Shion: A qué se deberá todo esto, hmmmm.
Kentaro: GYAAAAHHHHHHH (echó a correr a toda prisa hacia el pueblo)
Una vez en el pueblo, todo era un caos, mucha gente corriendo y otra desapareciendo. Entre ellos había samuráis que fueron al pueblo en busca de refugio pero vieron que fue inútil.
Shion: ¿Es que no hay manera de detener “eso”?
Kentaro se dirigió al primer samurai que pilló.
Kentaro: ¡¿Qué está pasando aquí?!
Samurai: ¡¡KYAA!! ¡No lo sé, son esas esferas que no sé de donde vienen ni nada!!
La gente del pueblo andaba gritando:
-¡¡¡Aaaaaah!!! ¡¡Malditos samuráis!! ¡¡Han venido y estamos desapareciendo todos!!
Koji: ¡Hey chicos! ¡Por fin os encuentro!
Kentaro: ¡TÚ!
Shion: Hm…
Koji: ¿Estáis bien? Esto es un caos… No debí meteros en esto…
Kentaro: ¡Suelta las armas que lleves encima si quieres vivir! ¡Vas a tener que explicarnos muchas cosas!
Koji: ¿Explicaros el qué? Si tenéis la espada os agradecería que me la dierais para acabar con esto. ¡¡Toda la gente esta desapareciendo!!
Kentaro: ¡Y una mierda! Olvídate de esa espada.
Souji: Qué personaje tan rudo… ^^U
Koji: ¡¿Qué?! ¡¿A qué es debido este cambio de comportamiento hacia mí?! ¡¿Qué os he hecho?!
Kentaro: ¡De primeras decirnos que tu tío era malvado!
Shion: Yo más bien me preocuparía por lo que está pasando alrededor.
Koji: ¡Eso, haz caso al rátido, cangrejo! ¡¡¡¡Necesito la espada para parar esto!!!! No entiendo como no has visto la maldad que hay en mi tío.
Souji: Ui sí. ^^U Es una crueldad pedir a pesar de todo que salvemos la vida de su sobrino.
Shion: Oh, pero yo no estoy sugiriendo dar la espada a nadie.
Kentaro: En todo caso la katana se viene conmigo. ¿Eso es lo que querías, no? Alejarlas de tus tierras, pues perfecto.
Koji: ¡¿Qué?! ¡¿Salvarme?! ¡¿De que está hablando?! La espada no es para alejarla, sino para destruirla ¡¡DESTRUIRLA!!
Souji: Salvarte de ti mismo quizás… ^^UU
Kentaro: Y eso haremos, pero no me fío de ti. Exacto.
Koji: ¡¡¡Mirar que sois tercos los cangrejo!!! Y estos grulla... ¡¡¡no sé porqué fiarme de alguien que se lleva mal con mi clan!!! Y un nezumi... blej...
Souji: Bien, entonces la espada se queda con nosotros. ^^
Kentaro: Correcto.
Shion: Mis más sinceras disculpas por no ser de tu agrado, hummm…
Un samurai fue apurado hacia Koji:
-Señoooooooooor……
Koji: ¡¿Qué te pasa ahora?! ¡¡Estoy hablando con estos mequetrefes!!
Kentaro: Mirad, ya saca a relucir su verdadera personalidad. Desde un principio supe que no era de fiar.
Shion: Vaya cambio de actitud…
Souji: Así son los leones de impulsivos ^^U los pierden totalmente…
Samurai: Perdona, pero esto es un caos, no podemos controlarlo… ¿Qué sugiere que hagamos?
Koji: ¡¡¡Sugiero que desaparezcas!!!
Koji Akodo, en un abrir y cerrar de ojos y sin que el samurai pudiese reaccionar, sacó su katana y le cortó la cabeza que rodó por el suelo mientras su cuerpo caía inerte al suelo.
Souji: O_O (desenvainó su katana) ¡¿Pero cómo osáis hacer eso a uno de los vuestros?!
Shion: Huh?
Kentaro: ¡Si das un paso más, no dudaré en rebanarte en dos, cerdo! Asesinando a tus camaradas, me das asco.
Koji: Estaba mejor callado... no me dejaba tranquilo... Y cualquiera que se interponga en mi camino morirá... incluso vosotros si no me dais esa espada.
Shion: Ansías mucho esa espada.
Koji: Porque es mía ¡¡¡me pertenece!!!
Koji se dispuso a luchar, todos se prepararon. Algunos samuráis que vieron que se iban a pelear, decidieron luchar junto a Koji.
Mientras Shion se encargó de dañar a un samurai que quiso devolverle el golpe sin éxito, Kentaro y Souji fueron a por Koji. Le hirieron la parte del tórax, pero se mantenía en pie, furioso. Otro samurai decidió dar a Shion pero lo esquivó hábilmente. Un tercer samurai fue a por Souji pero tampoco le alcanzó. El cuarto samurai del grupo, sorpresa para todos, sacó su katana y a traición le dio a Koji que gritó enfurecido. Todos quedaron atónitos.
Souji: ¡¿Cómo?! ¡¿Otro León traicionando a uno que apoyaba?!
Koji: ¡¡¡¿Pero qué demonios?!!! ¡¡AAARGHH!!
Aquel samurai alzó su mano hacia su cara y se quitó una mascara, mostrando al ninja de antes y se quitó el disfraz de samurai León. Los otros samuráis no daban crédito a lo que vieron.
Souji: El ninja…
Kentaro: Kakita… ¿Es de fiar este tipo?
Souji: Sí, ya que quien lo manda es de fiar.
Kentaro: Vale.
Koji: Vais a ver lo que es bueno…
Todos vieron cómo Koji enfurecido y mientras sonreía con maldad, arrebató fríamente la vida de sus tres samuráis manchándose de su sangre.
Souji: Éste ha perdido la cabeza…
Shion: Duh? Está completamente ido…
Kentaro: Es… ¿un demonio?
Koji: Un demonio no... Pero necesito sangre para aumentar mi poder... jaja....jajajaj.... JIAJAJAJAJA.
Dejó caer su katana y mientras reía y miraba al cielo, éste se tornó oscuro.
Souji: ¡¿Será posible?! ¡¿Habrá aprendido maho…?!
Kentaro: ¡¡Cobarde, deja de usar trucos!! ¡Pelea!
Shion: Esto no me gusta nada…
Koji: Como quieras (sonriendo malvadamente)
Asestó un fuerte golpe contra Kentaro, mandándole su zanbatou lejos y cayendo él al suelo.
Kentaro: ¡¡Arrrgh!! ¡Gusano!
Souji: ¡¡Señor Hida!! ¡Levántese!
Kentaro logró levantarse y desenvainó su katana corriendo hacia él para devolverle el golpe pero Koji le esquivó sin problemas. Shion fue a él consiguiéndole herir el brazo mientras esquivaba a Kentaro. Souji también aprovechó esa ocasión para darle y herirle.
El ninja tiró una bola de humo para despistar a Koji y con su cadena alcanzó al otro brazo teniéndolo preso.
Koji, a pesar de todo aún se mantenía en pie y decidió usar de su magia que lanzó a Souji.
Koji: (gritando con fuerza el conjuro) ¡¡SANGRAR!!
Se vio un destello rojo dirigirse a Souji traspasándolo.
Souji: (notando un fuerte impacto) ....¡¿Pero... qué me ha hecho?!
Koji: no pararás de sangrar hasta que mueras JAJAJAJAJAJAJA.
Shion: Qué demonios… ¿qué clase de magia es esta?
Souji: ¡¿Cómo?!
Poco a poco y sin razón aparente, Souji empezó a sangrar lentamente.
Souji: ¡¡Maldito seas León!! ¡¡Acabaré con tu vida!!
Koji: El efecto es permanente jiajajajajaja habéis visto cuan maravilloso es maho?
Kentaro: ¡¡Souji!! ¡¡Aguanta!! (dirigiéndose hacia Koji furioso) DEJALOOOOOOOOOOOOOOO!!!
Consiguió clavarle la katana arriba de su corazón acercándose al hombro y Koji empezó a sangrar mucho.
Kentaro: ¿No querías sangre, maldito? “-Vaya, lástima que se movió antes de poder darle justo en el corazón.”
Shion sólo consiguió marcarle la cara.
Souji: ¡¡Muere!!
Decidido a por la cabeza de Koji Akodo, Souji tomó gran impulso hacia él pero su cuerpo se vio resentido por la magia, no llegó a darle y empezó a sangrar más.
Souji: Argh… cómo duele…
El ninja corrió rápido hacia Koji, estando a sus espaldas y siendo sigiloso, fue directo a su cuello donde le pudo dar sin problemas.
Koji de repente se quedó de pie, inmóvil, rígido y sin respirar.
Ninja: Mientras la oscuridad exista, la sombra podrá acabar con sus enemigos.
Kentaro decidió rematar aquel cuerpo pero antes de hacerlo una fuerza invisible y extraña les empujó a todos a un radio de diez metros de Koji. Una esfera negra apareció absorbiendo a Koji y llevándoselo.
Kentaro: ¡¡Maldita sea!! ¡Alguien o algo le estaba ayudando!
Shion: ¿Qué ha sido eso?
Souji: ¡¿Qué?... arf arf… ¿¿Pero por qué esa esfera se lo llevaría a él…??
Kentaro: ¡¡Souji!! ¡¿Cómo estás?! (recogió sus armas y fue a ayudarle)
Souji seguía sangrando pero aún podía mantenerse en pie.
Souji: Gra…Gracias compañero. ^^
Shion: ¿Cómo se encuentra?
Souji: Noto como si mis fuerzas disminuyeran a cada minuto que pasa.
Ninja: No es momento de hablar… Seguidme, rápido. (dijo el ninja adelantándose hacia una dirección.)
Kentaro: Hay que encontrar a un curandero…Después del golpe de esa bestia, yo tampoco me encuentro bien del todo…
Shion: Significa eso que el hechizo sigue actuando…
Kentaro: Tal vez… destruyendo la katana se cierre la maldición… O tal vez no, deberíamos ir a ver a un experto en magia, y de fiar.

Ahora todo el pueblo estaba tranquilo. Tras desaparecer Koji todas aquellas esferas cesaron. Algún curioso y afortunado que no desapareció rondaba por ahí curioseando, viendo qué había pasado, cómo estaba todo… Taro Akodo también estaba allí sin creerse nada de lo que habían visto sus ojos.
Souji: Si… sigamos… al… ninja…
Kentaro seguía sin hacer caso.
Kentaro: (a Taro) ¡Anciano, un médico! Antes debemos recuperarnos e intentar averiguar algo más. Ninja, espera un poco por favor.
Taro: (medio traumatizado) mi querido sobrino... usaba maho.... maho... pero por qué.... (responde la pregunta) un médico... no sé si estará por aquí... con tantas desapariciones.... TT____________TT.
El ninja se acercó a Souji, mirándole: No hables ni andes, yo te llevaré a hombros.
Mientras Kentaro seguía a lo suyo, gritando: ¡¡¿HAY ALGÚN MÉDICOOO?!!
Pero nadie respondía.
Souji: Se… ñor… Hida…
Kentaro: Ninja, no nos dijiste tu nombre ni qué haces aquí. ¿Seguro que es de fiar, Kakita?
Souji: Sí… lo es… por… favor…
Ninja: Venid conmigo y lo entenderéis.
Kentaro: Está bien, está bien. Lo haremos a tu modo. Pero debe verte un médico, así que seamos rápidos.
Shion: Vayamos ya mismo, cuanto antes.

El ninja cogió a Souji y se encargó de llevarlo. Todos partieron rumbo hacia el sur del pueblo, corriendo para encontrar con alguien que curase a Souji, con ese alguien a quien el ninja les llevaba a ver. Y tardarían entre dos o tres días en llegar.
“-¡Aguanta Souji!”



sábado, 17 de abril de 2010 | By: Kizoku Nozomi

2º - A por la Katana Maléfica


Un saludo a todos, aquí os dejo con la continuación.
El próximo episodio vendrá muy seguido de éste, en otra entrada por supuesto.


En el episodio anterior:
Kentaro y Souji se conocieron en un pueblo León buscando información sobre la desaparición de samuráis. Tras saber unos datos y hacerse de noche, entró un hombre en la posada que fue seguido por Shion y conoció a los 2 samuráis. Hablaron, todos venían a por la misma causa y decidieron hablar con el hombre encapuchado que resultó ser el sobrino del jefe de la aldea, bushi del clan León, y deseaba conseguir el arma que corrompía a su tío para así deshacerse de ella. Ellos tres decidieron ayudarle y quedaron en verse en el fuerte de los leones esa misma noche para hacerse con esa katana maléfica creada por mahotsukais.


La Aventura: A por la katana maléfica

Los dos samuráis y el nezumi se hallaban en el cuarto de la posada donde conversaron con Koji Akodo y quedaron en ir a por la katana que tenía su tío. Finalmente ya estaban preparados.
Souji: Vayamos ya antes de que sea tarde.
Kentaro: ¡¡Go go go!!
Salieron de la posada despidiéndose del posadero que estaba en sus quehaceres.
Souji “-¿Habrá escuchado sobre la puerta?... ^^UUUU”
Al salir del pueblo se dirigieron al este todo recto donde a la media hora, gracias a la luz de la luna y las antorchas de allí, divisaron el fuerte.
Kentaro: Koji dijo algo de la puerta de atrás si no recuerdo mal, que estaría abierta.
Souji: De atrás no, señor Hida… Era en el lateral derecho… ^^U
Kentaro: BUAJAJA, cierto, cierto.
Souji: No alce la voz si no nos descubrirán. ^^UU
Kentaro: Ups.
Souji: Dirijámonos al lateral derecho, pero a una distancia considerable, no nos acerquemos al fuerte.
Kentaro: De acuerdo.
Shion: Vale.
Los tres vieron que por el lateral derecho no había ningún tipo de vigilancia arriba en el fuerte. Fueron allí y una vez tocando la pared, no vieron nada, sólo pared.
Kentaro: …… Me parece que no nos quedará otra que trepar. Eso o buscar otra entrada con enemigo probablemente.
Souji: ¿Usted cree? ^^U No creo que el León nos haya mentido así como así... quizás o esté muy escondida o sea secreta... Investiguemos por aquí, señor Hida. (le mencionó mientras Kentaro dejó suelto a su búho para que se cazara su comida.)
Shion: Duh? (sin hacer nada)
Mientras investigaban esa pared, palpando, Kentaro consiguió averiguar la puerta escondida la cual se abría moviendo una pequeña piedra.
Kentaro: Oye Souji, aquí parece que hay algo, mira.
Souji fue a su vera.
Kentaro: Una especie de puerta oculta. A esto se debería referir.
Souji: Entonces ésta es la puerta que mencionaba. Entremos.
Al entrar, todo estaba tranquilo y no vieron a nadie a primera vista.
Souji: Cuando ese León dijo que los despistaría, no pensé que sería hasta este punto…
Kentaro: Cualquiera diría que nos tendieron una trampa… Seamos cautelosos y busquemos la torre. Vayamos por los caminos más oscuros, así seremos más changos de detectar.
Souji: Sí… Tenemos que descubrir un modo para saber dónde está la torre.
Kentaro: Sigamos adelante, no puede estar muy lejos. Deberíamos buscar un sitio alto… así tendríamos mejor visión.
Enfrente de ellos estaba el patio del fuerte donde se podía ver cualquier persona si caminaba por allí. Luego dos pasillos a sus lados cubiertos por un techo.
Souji: ¿Derecha o izquierda? ^^U
Kentaro: Voto por la izquierda.
Caminaron sigilosamente por el pasillo izquierdo que rodeaba el fuerte y al poco vieron a lo lejos la entrada principal donde había un guardia que no se percató de su presencia.
Al ver que por allí no debían continuar, volvieron por sus pasos yendo al pasillo derecho donde al llegar al final vieron una puerta. Girando la cabeza hacia el patio vieron con mayor claridad que en el centro, lo que parecía ser una pared, ahora era un gran muro que subía arriba. A diez metros de ellos, al otro lado, había unas escaleras que subían a otro lado.
Souji: … ¿Qué hacemos?
Kentaro: Subamos las escaleras, parece más seguro.
Cuando estaban a punto de subir las escaleras, vieron aquel gran muro y vieron que en realidad era una gran torre.
Souji: Mire señor Hida… ¿Será esa la torre principal?
Kentaro: Sí, es lo más parecido que he visto a una torre desde que llegamos. Pero debemos encontrar una entrada.
Souji: ¿Estará la entrada en la misma torre aquí abajo?
Miraron arriba, la torre era bastante alta. Casi no se apreciaba pero lograron ver dos pequeños puentecitos que unían esa torre con dos más pequeñas halladas detrás de ellos.
Kentaro: Tal vez sería mejor idea ir por las dos torres más pequeñas y colarnos en la principal. Ya sé que el muchacho parecía de fiar, pero una entrada discreta sería mejor idea.
Souji: ¿Eso significa ir por separado?
Kentaro: No. Quiero decir, acceder a la torre principal por alguna de las dos torres más pequeñas.
Souji: Como por ejemplo subir por estas escaleras… ^^U
Kentaro: Vamos por arriba, no por la entrada principal de la torre. Sí.

A media que subían esas escaleras de la torre pequeña derecha del fuerte, escuchaban dos voces.
Souji: (cuchicheo) Detente señor Hida…
Kentaro: (cuchicheo) Vaya… Parece que hay alguien… Voy a asomarme a ver.
Souji: (cuchicheo) Lleva cuidado.
Kentaro subió con sigilo hasta dar con un pequeño cuarto en la torre donde dos samuráis León estaban jugando, en su guardia, al Go.
Volvió con Souji y Shion.
Kentaro: (cuchicheo) Son dos, están jugando al go. Podemos pillarlos desprevenidos con mi arco y mangarles los uniformes, para Shion y para mí ¿qué decís? xD
Souji: (cuchicheo) Para lo poco que nos queda... deja estar los uniformes ¿queréis? Shion no colaría como León tampoco... ^^U
Shion: Duh?
Kentaro: (cuchicheo) En todo caso están impidiéndonos el paso, digo que acabemos con ellos por sorpresa.
Souji: (cuchicheo) Como desees... si no hay otro camino... prepararé el arco también.
Kentaro: (cuchicheo) Tú ve al de la izquierda, y yo al de la derecha. Shion, tú vigila.
Shion: (cuchicheo) Descuida. ^^
Subieron arriba con cuidado de no ser vistos. Tensaron los arcos, iban a disparar los dos a la vez. Una vez tenían su objetivo en la mira, dispararon. Kentaro logró derribar a su hombre con una flecha, pero el hombre de Souji sólo fue alcanzado a su brazo.
Empezó a gritar de dolor, pero ambos samuráis no dudaron en lanzarle otra flecha y hacerle callar para siempre.
Souji: ……
Kentaro: Esperemos un poco, no sea que con el grito de ese hayan alertado a más.
Souji: Quién le mandaría estornudar justo cuando disparé… (xD)
Pasaron cinco minutos y no pasó nada.
Kentaro: Vale, registremos los cuerpos de ellos. Sé que no es lo más honorable, pero pueden tener algo importante.
Souji: Yo no soy de toquetear cuerpos muertos. ^^UUU
Kentaro: No te preocupes, Shion y yo lo haremos, jajajaja.
Ambos registraron sus cuerpos sin encontrar nada de valor.
¿?: ¡¿Quién anda ahí?!
Kentaro: Demonios.
Souji: …… ^^UUU
Vieron asomarse por el otro lado del cuarto a un joven samurai León que portaba en la mano un libro abierto, señal de que estaba leyendo antes de que el alboroto lo alarmara.
Souji: Como me deis un motivo para mataros, no dudaré en hacerlo. (decía apuntándole con el arco).
El joven empezó a temblar sin articular palabra.
Souji “-Pensaba matarle sin escrúpulos por haber fallado con el de antes. Pero verle así…”
De repente Kentaro fue alcanzado por una flecha que venía desde otra parte fuera del cuarto.
Souji: ¡¡Señor Hida!! (lanzó la flecha en el brazo del chico, haciéndole caer)
Kentaro: ¡Mata a ese, Souji!
Souji se dirigió hacia Kentaro sin vacilar preparándose para dar a la persona que le dio. Vieron desde el puente, correr hacia ellos a tres samuráis León. Prepararon sus espadas y fueron al ataque.
Kentaro alcanzó a uno y herirle aunque seguía en pie. Shion le siguió y desenvainó su katana. El samurai del arco le disparó y le alcanzó su pierna izquierda. Souji no dudó en atacar al arquero al igual que Shion. A pesar que el arquero lo vio venir e intentó esquivar, Souji le alcanzó en el brazo dejándolo inutilizado. El samurai que quedó libre fue directo a Souji y logró darle pero no fue nada.
Shion alcanzó con éxito al arquero acabándolo de dejar en el suelo.
Kentaro por otro lado, con su gran fuerza de cangrejo, asestó cual bestia al samurai el cual dejó de respirar en el suelo.
Souji se dirigió hacia el samurai que le dio antes, iba directo a su cuello pero el samurai le vio venir y se tiró hacia atrás; sin embargo el samurai no controló distancias, se chocó con el costado del puente, Souji le hizo una pequeña herida en el torso y el samurai cayó puente abajo.
Ya no había nadie más allí arriba.
Souji: …… He matado ese hombre haciéndolo caer puente abajo… ¡Ahora verán un cuerpo hecho tortilla allí abajo! Va a venir todo el mundo… ^^UU
Kentaro: ¡Rápido, a la torre!
Shion: Esto se complica…
Kentaro: Se acabó la discreción, corramos y cojamos esa katana.

Fueron corriendo hacia la torre principal llegando a una puerta cerrada que Kentaro, sin molestarse en ver si se podía abrir, la echó abajo.
Souji: Otra vez rompiendo puertas… ^^U Que no ganamos para puertas…
Shion: Ah… Suerte que no es de la posada y no hay que pagarlas.
Souji: La posada… Le prometí hacerme responsable yo si pasaba algo. ^^UUU
Entraron al cuarto, era amplio con una mesa con libros y papeles extendidos en ella y silla, estantería llena de libros, chimenea… y una puerta al final del cuarto.
Shion investigaba la chimenea, algo le decía que había algo raro, pero sin dar con nada. Souji miraba los libros que allí había, de leyendas, poemas, historia… pero al no ver nada interesante se dirigió a la mesa donde finalmente le llamó la atención un libro que parecía ser un diario.
Souji: ¿Un diario? (lo coge y lo revisa)
Kentaro: ¿No sería mejor que fuésemos directamente por esa puerta a buscar al viejo? Pueden venir en cualquier momento.
Souji vio que el diario pertenecía a Taro Akodo, el tío de Koji.
Souji: Aguarde señor Hida… Mirad.
Shion: ¿Oh?
Souji: Parece ser el diario de Taro Akodo… (por el principio del diario no leyó nada interesante, mostraba sus quehaceres diarios y pequeñas anécdotas. Llamó la atención que por esos textos se viera una persona agradable. Al llegar al final vio que mencionaba que cayó un objeto en sus manos.)
Kentaro: ¿Qué dice el objeto Kakita?
Souji leyó en voz alta.
[-Hace unos días que encuentro el comportamiento de mi sobrino muy extraño. No sé a qué se deberá... ¿tendrá que ver con las desapariciones que han empezado a haber?
-Mi sobrino le ha dado por ir con capucha fuera del fuerte... se debe creer que no lo sé... lleva días así...
-Una de esas noches entré en su cuarto, sé que no debí hacerlo... pero allí estaba... un extraño objeto que brillaba... era una katana... nunca antes la había visto...
-Desde que tengo esta katana, no me encuentro muy bien, pero no quiero que mi sobrino se haga con ella y por eso me he encerrado aquí aunque no sé porqué sigue desapareciendo gente...]

Souji: …… ¿Qué significa esto?
Kentaro: ¡¿Pero qué?! ¿Nos estuvo engañando todo el tiempo?
Shion: Vaya, vaya.
Souji: O eso, o Taro también nos miente en su versión.
Kentaro: ¿Pero por qué iba a mentir su diario?
Shion: Quizás supiese que tarde o temprano alguien vendría a buscar respuestas…
Kentaro: Demasiado sofisticado para ser una trampa. ¿Cómo intuir que lo íbamos a leer si ni sabía en teoría de nuestra existencia?
Souji: Teniendo en cuenta que mucha gente le busca… En el pueblo unos estaban en su contra y decían cuan bueno era el sobrino… El diario es al revés… Quizás no era por nosotros… sino para el resto de la gente.
Shion: Quizás todos estén corrompidos.
Kentaro: ¡Vayamos al cuarto que nos queda! ¡Saquemos respuestas! ¡Creo que con una espada en la garganta, será sincero!
Souji: Vaya manera de solucionar las cosas. ^^U
Kentaro: Quizás… Pero hace tiempo que esto dejó de tener sentido para mí. Hemos llegado lejos, ahora quiero averiguar la verdad.
Souji: Bueno, abramos esa puerta.
Shion: Con calma, pero alerta.
Kentaro abrió la puerta, al hacerlo, pudieron ver a un hombre durmiendo, o eso aparentaba ya que hacía rato se dio cuenta de su presencia y se levantó rápidamente. Vieron cómo, desde el otro lado del cuarto, una katana voló hacia las manos de Taro y éste la desenvainó. La katana aparentaba muy normal pero su filo reflejaba una luz púrpura.
Souji: ¡¡¡!!! ¡La katana!
Kentaro: Suelta la espada anciano. No venimos a matarte, sólo a hablar. Nadie tiene porqué salir herido esta noche.
Shion: Por favor…
Taro: Que oportuno que alguien venga a hablar conmigo con una espada entre sus manos y dos compañeros apuntándome con el arco... Esta espada no habría venido a mí si no fuera por malas intenciones.
Kentaro: Es por precaución. Tu sobrino nos contó unas cosas. Ahora queremos oír tu versión de los hechos.
Taro: ¡¿Mi sobrino?!
Kentaro: Si no eres enemigo, suelta la katana y no te haremos daño. Estás en inferioridad numérica, y podrías alertar a la guardia, pero antes te rebanaría el cuello. Dialoguemos, primero suelta esa espada.
Shion: Quizás deberíamos hacerlo todos hmmmmm.
Taro: ¡¿Qué demonios… Un Cangrejo… Una Grulla?! ¡¿Y un… nezumi…?!
Kentaro: Entonces yo soltaré la mía. Ya ves que mis compañeros no tienen mala voluntad.
Shion: Oh, vamos… (Shion y Souji bajaron el arco)
Souji: Señor Taro Akodo ^^U Perdone al rudo Hida del Cangrejo. Pero teniendo en cuenta lo que nos han contado y lo que pasa... debe entendernos.
Shion: Es un asunto bastante espinoso, hmmmm.
Kentaro: ¿Y bien?
Taro: ...... Está bien... si decíais que habéis hablado con mi sobrino.... no es de fiar pero cederé... no todos los días un grulla pisa estas tierras.
Souji: ^^U Gracias por escucharnos.
Kentaro: Shion, vigila la retaguardia. Quien sabe, quizás el sobrino sea el malvado y lo tenga todo planeado.
Shion: Sin problema señor Hida. (Shion se quedó al otro lado de la puerta manteniendo sus sentidos en alerta.)
Kentaro: Lánzala despacio hasta aquí, anciano. Con los pies. No hagas movimientos bruscos. Esa katana puede volar por sí misma. No quiero sobresaltos luego.
Taro: ¿Qué fue lo que os dijo él? La katana se queda conmigo, no confío en vosotros del todo... Tres personas solas pasando el fuerte y la guardia...
Kentaro: Está bien, hablemos antes, pero no hagas movimientos bruscos. Souji, a ti se te da mejor hablar. (xD)
Souji: Señor Hida, confiesa, quien antes haría movimientos bruscos es usted. ^^UU
Kentaro: ¡Pero esa katana vuela! Que la haya soltado de sus manos no es garantía de que no pueda atacarnos.
Taro: Sólo vuela hacia quien la porte cuando “huele” el peligro…
Shion: Hmmm… interesante habilidad la de esa katana.
Souji: Señor Hida, recuerde que está impregnada de maho…
Taro: ¡¡¡¿¿¿Sabéis sobre ello???!!!
Kentaro: …algo sabemos…
Souji: Empezaré yo a hablar. (cogió aire) Esta misma noche vuestro sobrino vino al pueblo que tenéis a media hora de camino. Habiendo visto que el pueblo despreciaba a los samuráis, nos pareció curioso ver a alguien como él. Tras presentarnos, nos contó que su tío, usted, se corrompió a causa de la katana que porta en estos momentos. Y que es por usted que está sucediendo todas estas desapariciones. Pero justo antes de entrar aquí, sinceramente y perdóneme si no debí hacerlo, leí vuestro diario en el que todo lo que nos dijo vuestro sobrino no se reflejaba.
Kentaro: Eso eso.
Taro: ¡¡¿¿Que mi sobrino qué??!!
Kentaro: ¡Explícate viejo, qué está pasando!
Shion: Cuéntenos su versión.
Souji: Además, a pesar de ser familiares, me pareció de muy frío corazón que dijera que le quitásemos el arma, pero que si no había otro modo que quitándole la vida, que así fuera.
Taro: Dichoso crío... Pero antes de esto… ¿Qué hacíais vosotros por estas tierras?... siendo tan diferentes unos de otros...
Souji: Vinimos cada uno por separado de expedición para saber qué ocurría con las desapariciones, y aquí hemos llegado.
Shion: Verá… Los diversos rumores de las desapariciones han llegado a tierras lejanas… es difícil intentar no averiguar algo.
Kentaro: Sí, por lo visto Rokugan está al tanto. ¡Vinimos aquí para ayudar! Ahora ¿puede contarnos su versión?
Taro: Entonces es mucho peor de lo que imaginaba... Veréis... Yo me retiré de batalla hace un tiempo... ya estoy viejo pero sigo mandando por estas tierras. Mi sobrino aparentemente es muy agradable... pero en confianza su corazón no es tan blanco... Quise mostrarle el buen camino pero nunca me hace caso... Un día en un entrenamiento en el fuerte, él pudo con todos como si nada... a todos nos extrañó que sacara esa fuerza tan de repente... y hacía "excursiones" curiosas por las noches... pensando que nadie se daba cuenta. Pude obtener esta katana de él, y desde entonces no he salido de aquí y tampoco dejo que venga nadie, ni siquiera mi sobrino que ha estado en contra mía...
Kentaro: ¿La katana se la dio su sobrino? Ahora sí que no entiendo nada.
Taro: No, la cogí yo de noche mientras él no estaba.
Kentaro: ¿La llevaba él? A lo mejor la llevaba cuando mostraba tanta fuerza, tal vez el objeto mágico le diera esa fuerza.
Souji: Está diciendo que su sobrino tenía esa katana desde un principio, y al ver que se comportaba más raro que antes, decidió investigar sobre ello.
Taro: Exacto... Lo peor de todo es que mucha gente anda desapareciendo... temo que pueda ser por mi sobrino o por este objeto... y no sé qué hacer...
Kentaro: ¿Qué tiene de especial ese objeto? Tú la desenvainaste ¿sentiste alguna sensación extraña?
Taro: Como un extraño poder correr dentro del arma... casi como si tuviera vida propia... Si es cierto lo que decís... no me extrañaría que mi sobrino contactara con mahotsukais... oh dios... cómo ha podido pasar esto...
Souji: Su sobrino mencionó que sabía cómo deshacerse de la katana... llevándola a los mahos que la hicieron...
Shion: Quizá más que destruirla sea…
Souji: Sea… ¿?
Kentaro: Que quiera recuperarla.
Shion: Había pensado que quizá fuese posible incluso hacerla más terrorífica…
Kentaro: Llegados a este punto ya no confío en nadie. Viejo, entréguenos esa espada, nosotros nos desharemos de ella y por lo tanto de sus problemas. (guarda la zanbatou) Confíe en nosotros.
El pobre viejo cerró los ojos aguantándose lágrimas de dolor por lo sucedido con su sobrino y el resto de la gente inocente.
Kentaro: Anciano, no llore. Lo más probable es que su sobrino haya sido poseído por el poder maléfico de la espada.
Taro: Por… por favor… No permitáis que eso caiga en malas manos… Mantenerla muy bien guardada hasta que sepáis cómo destruirla.
Kentaro cogió la espada y el viejo se quedó en el suelo de rodillas poniéndose una mano en la cabeza.
Kentaro: Viejo, te has ganado mi confianza. Tranquilo, nos ocuparemos de ella. Larguémonos de aquí.
Shion: Hmm ¿estará bien dejarle así? Ten por seguro que ahora tendremos muchos más hombres siguiéndonos.
Kentaro: Opto por tirarla al fondo del océano y no se hable más.
Souji: Señor Akodo... Iremos tras su sobrino, nos debe unas disculpas por mentirnos, y si no llega a ser por el diario, le habríamos matado... No quisiera luchar contra él pero ¿si nos vemos obligados y no cambia de parecer? Señor Hida, no es una opción el océano ^^U.
Taro: Me gustaría mucho que no mataseis a mi sobrino... si hay una forma de no matarle... aunque no sea el mejor chico... es mi sobrino... pero el hecho de que haya hecho algo así... no será perdonado fácilmente por el resto de la gente... seguramente si acabase bien esta situación... le harían hacer el seppuku.
Souji: Eso sí que es tener corazón… no como el sobrino (recordando que él no dudó en decir que lo mataran)
Kentaro: Yo voto por deshacernos de ella para siempre lo primero. La pregunta es cómo.
Souji: ¿Buscando Mahotsukais? ^^UUU
Shion: Sería un comienzo…



jueves, 15 de abril de 2010 | By: Chiisa Yanagi

Sobre Ep - 1º


Buenas noches a todos.

Bien, no es gran cosa lo que hay que comentar (desde mi punto de vista) pero aquí voy para cualquier cosa que haya salido hasta ahora y no se haya explicado, no se sepa.


Por empezar, el pueblo en el que se encuentran de Tierras León es el llamado en mi mapa, y que puse, L9.
Ninkatoshi (Ciudad del Permiso), es una aldea que se ha visto en guerra entre Leones y Grullas. A pesar de que actualmente estén en paz, el León mantiene una fuerte presencia militar aquí.


La palabra Daimyô, para quien no lo sepa, es el "Señor del samurái", quien manda en él y éste debe servirle. Si el Daimyô le pide que se quite la vida, lo ha de hacer (más que nada por honor).
En cuanto un samurái se queda sin señor, ya sea porque muera o es "desterrado", el samurai pasa a ser un vagabundo y al no servir a nadie pasa a ser llamado "ronin".
Para quien se lo pregunte también, samurái proviene del verbo japonés "Saburau" que significa "servir como ayudante".

Esto no lo han mencionado en la historia, pero en el juego de rol para diferenciar a los samurais armados/espadachines/etc de los que usan magia (o mejor dicho la fuerza de los kamis) usamos los nombres Bushi y Shugenja.
Bushi significa "pequeña aristocrácia armada". La palabra samurái fue utilizada por otras clases sociales, mientras que los guerreros se llamaban a sí mismos por este término más digno, "bushi".

La palabra "kami" viene a ser "Dios" en japonés.

Normalmente un samurái que sirve a su señor y al emperador (más o menos indirectamente), debe saber que todo campesino, agricultor, etc, trabaja para él ya que le proporciona las cosas básicas para vivir. El hecho de matar a alguno, en ocasiones podría causar la misma muerte del samurai si descubren que mató a gente inocente que trabajaba para el emperador.
Aún y así muchos mueren por "ofender" a samurais.


·Escenas "censuradas"

Bueno, no es de mucha importancia, pero una de ellas es cuando Kentaro dice: Mesonero ¿tiene dados?
Añadiendo: Juguemos a Chinchirorín.
Esta última frase no está puesta ya que Chinchirorín es un tipo de juego de dados de origen de los juegos de Suikoden, y en Rokugán no existe, jaja.



sábado, 10 de abril de 2010 | By: Kizoku Nozomi

1º - Extrañas desapariciones

Buenas noches a todos.
Vengo aquí a dejaros la primera parte. Aunque se vea larga su 95% es diálogo siempre, por lo que no es una lectura pesada.

Añado que para que sea menos pesado aún, los personajes más importantes están puestos con un color propio; los demás se verán de un gris oscuro, que se diferencie del negro del texto narrativo.
Textos puestos entre parentesis en el diálogo se interpreta también como la acción misma del personaje. Si el paréntesis está fuera de diálogo es para aclarar algún detalle.
Frases que diga un personaje entre comitas "-" es su pensamiento.
He pensado no quitar muchas expresiones usadas por messenger para no explicar con palabras el estado de uno, que se vea en ese instante cómo se siente el personaje. Cosa que veo que también agiliza la lectura.

Cualquier cosa que salga en la historia que sea motivo de duda, de explicarse, será puesto en otra entrada.

La Aventura: Extrañas desapariciones

El día se presentaba tranquilo para la mayoría de Rokuganeses a mediados de 1208, aunque un cierto silencio en el ambiente inquietaba a algunos.
Dos samuráis, por separado, llegaron a un pacífico pueblo granjero de tierras león, Ninkatoshi, dicha la ciudad del permiso. (L9)

Estaban allí para investigar qué sucedía. Hacía unas pocas semanas llegaron a unos pocos oídos que estaban desapareciendo samuráis del clan del León por desconocidas causas. Por miedo a que llegara a más y sospechas de quiénes podrían ser, fueron mandados allí.
Cada uno tenía sus fuertes creencias y un deber que cumplir para no desobedecer a su daimyô.
“-Ya tiene que ser importante para que un Grulla como yo deambule por estas tierras. ^^U” – pensó uno.
“-Yo soy un autómata, como si me dicen que me tire de un monte. Tengo que probar que no soy un cobarde.” – pensó el otro.
El pueblo se veía muy normal, con sus casas, su plaza, su posada con taberna, sus campos de cultivo.

Ambos samuráis, sin saber uno del otro, observaban el pueblo. Estaba muy tranquilo y silencioso. Los campesinos no parecían estar contentos.
Souji: Qué tranquilo se ve todo ^^U -se acercó a un campesino- Disculpe señor. ¿Sabe algo sobre desapariciones de samuráis en estas tierras?
El campesino miró con temor y cierto rencor al mismo tiempo.
Campesino: No… No sé nada… lo siento. -hizo una reverencia y se fue.
Souji: Qué raro ^^U ¿Qué estará pasando aquí? -se dirigió hacia la plaza.


Mientras tanto, el otro samurai, del clan Cangrejo, se acercó a otro campesino.
Kentaro: ¡¡Disculpa amigo!! ¿Me puede indicar dónde está el jefe de la aldea?
El campesino lo miró con desprecio y temor, quizás su estatura ayudara ese temor.
Campesino: El jefe… El jefe ya no está… pensé que alguien como usted lo sabría…
Kentaro: ¿No? Demonios… ¿Y eso? ¿Quién se encarga del pueblo?
El campesino cogió miedo, temeroso de hablar y que sucediera algo.
Campesino: Lo… Lo siento… No puedo hablar. -y se fue.
Kentaro: Eeeeeeh… ¡¿Pero qué le pasa a esta gente?! “-Será mejor que vaya a la taberna.”
Souji llegó a la plaza donde vio mucha gente reunida y se acercó para escuchar. Pudo oír una disputa entre dos grupos de gente que parecían estar en contra y a favor del jefe.
Gente en contra: ¡¡Maldito jefe!! ¡¡Desaparece y nos pasa de todo!! ¡¡Dónde se ha visto eso!! ¡¡Seguro que ha sido él el causante de las desapariciones!!
Gente a favor: ¡No seáis bastardos! ¡El jefe nunca haría algo así! ¡Tendrá sus razones!
Gente en contra: ¡Bah! ¡¡Su sobrino sí que parecía bueno!! ¡¡Pero también ha desaparecido!! ¡Maldición! ¡No podemos hacer nada! ¡Estamos condenados!
Kentaro, que pasó por allí para ir a la taberna, pudo escuchar todo aquello también.
Souji: ¿Qué es lo que ocurre? -preguntó acercándose al grupo.
Todos le miraron con desprecio. Los que estaban en contra marcharon corriendo; los demás, para evitarse problemas, le ignoraron.
Souji: Parecen odiar a los samuráis ¿o es cosa mía? ^^U
Kentaro: ¡EEE! ¡QUÉ DEMONIOS OS PASA PANDILLA DE COBARDES! ¡EL SAMURAI HIZO UNA PREGUNTA! ¡¿QUÉ PASA EN ESTE CONDENADO PUEBLO?! ¿DE QUÉ TENÉIS MIEDO?
Los campesinos por norma general respetaban mucho a los samuráis, pero uno de ellos a distancia mencionó:
-¡¡Que todo iría mucho mejor sin vosotros, los samuráis!! ¡¡Sois unos despreciables!! -y corrió como si le persiguiera el diablo.
Kentaro: …… ¡HE VENIDO COMO EMISARIO DEL CLAN CANGREJO PARA AYUDAROS! ¡CONFÍAD EN MÍ! ¡¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO?! ¿DÓNDE ESTÁ EL JEFE?
Pero nadie respondió. Souji fue a su vera al ver que era otro samurai.
Souji: Disculpe señor del Clan Cangrejo.
Kentaro: ¡YO! Qué pasa compañero.
Souji: Permítame que me presente, soy Souji Kakita. Le agradezco que aunque no de la mejor forma, me haya ayudado en esa situación.
Kentaro: Jajajajaja, de nada camarada. ^___^ Yo soy Kentaro Hida.
Souji: Es un placer señor Hida. ^^
Kentaro: ¿Qué hace un samurai en una aldea de campesinos?
Souji: Eso mismo me estaba preguntando yo. Aunque al parecer a usted le enviaron para investigar qué pasa aquí…
Kentaro: Sí… Esas desapariciones… Algo raro pasa por aquí… ¿Has podido averiguar algo?
Souji: Así que hemos venido por lo mismo… No… Desafortunadamente sólo sé que el jefe de aquí también ha desaparecido y que esta gente no simpatiza mucho con nosotros… Me pregunto qué tipo de persona es el jefe…
Kentaro: Maldita sea… Yo estoy igual… A saber… Propongo que trabajemos juntos, dos pueden más que uno y al fin y al cabo hemos venido a hacer lo mismo.
Souji: No es mala idea… Para que haya gente de otros clanes aquí… y para qué engañarnos… Tener un amigo de tu misma profesión me alivia estando en un sitio donde te rechazan. ^^U
Kentaro: Hecho pues… Ahora nos queda cómo conseguir algo de información.
Souji: Si los aldeanos no colaboran…
Kentaro: No apruebo el uso de violencia con civiles, pero esta gente me está sacando de quicio…
Souji: No sería buena idea... recuerda que es gente que trabaja en mayor o menor medida para el emperador y son quienes nos proporcionan la comida entre otras cosas. ^^U
Kentaro: También podríamos probar en la taberna. Los borrachos tienen la lengua muy suelta.
Souji: Bien, vayamos ahí aunque yo no soy de beber. ^^U
Kentaro: Tranquilo, tengo buen fondo. Tú te encargas de las preguntas y yo de emborracharlos. xD
Souji: Nunca escuché un plan así de un samurai. Pero a fin de cuentas no será nada malo si ayudamos a Rokugan. ^^U Vayamos.
Fueron juntos a la posada-taberna donde el posadero les invitaba a entrar aunque tampoco les miraba muy bien.
Posadero: ¿Qué deseáis señores?
En la taberna había varias mesas con una o dos personas exceptuando en el centro donde había un grupo reunido bebiendo y alborotando.
Kentaro: ¡¡JAJAJA, UNA DE SAKE PARA MÍ Y MI COMPAÑERO!!
Souji: ^^U ……
Kentaro: (cuchicheo) Aunque no bebas, simula que lo haces para no levantar sospechas.
Souji: (cuchicheo) De todos modos cantamos mucho que somos samuráis. ^^U
Kentaro: Ahí llevas razón.
Souji: Pero tengo un plan.
Kentaro: Dime.
Souji: No podemos fingir que no somos samuráis, más sin embargo, podemos ponernos del lado de los aldeanos para sacarles información. Puedo aprovechar que soy Grulla para que vean cuan odio al clan del León.
Kentaro: De acuerdo, sentémonos cerca del grupete abundante. (Cuchicheo) Juntos serán más confiados. xD
Souji: Sí, tú eras mi amigo de grupo y tuvimos un contratiempo con un León, por lo cual yo aún les odio mas.
Kentaro: Ok, y perdimos un compañero, eso le da más dramatismo xD
Souji: De acuerdo ^^ Sentémonos.

Ambos se sentaron en una mesa al lado donde estaba el grupo central. Ese grupo era muy escandaloso, reían fuerte y hablaban a voces, enojados en ciertas ocasiones al hablar de cosas que sucedían. Al ver a ellos dos, callaron de golpe, mirándolos fijamente, otro agachaba la cabeza.
Kentaro: ¡¡Malditos Leones!! ¡Si los tuviera aquí enfrente, los aplastaría! -bebe fuerte.
El grupo puso atención a lo que decían ellos.
Souji: Señor Hida, no hemos venido a formar escándalo y mencionar cuan odio tenemos a los Leones. Así sólo los harás huir de nuestro lado. -simuló que bebía un poco.
Kentaro: Es cierto, discúlpame Souji… Es que es acordarme de lo que nos pasó y… (bebe y mira al grupo) ¿¿Qué son esas caras largas, amigos?? ¡Vamos animaros! ¡Mesonero! ¡Una ronda para los compañeros! ¡Invito yo!
Grupo de la mesa: (cuchicheando aunque se les podía oír perfectamente) ¡¿Pero de qué van estos?! ¿¿Quiénes son??
Souji: No debemos dejarnos llevar por las emociones, amigo.
Kentaro: Tienes razón, al fin tenemos un rato de descanso. Relajémonos. Juguemos a los dado ¿te parece? Así dispersaremos un poco la mente. ¡¡MESONERO ¿TIENE DADOS?!!
Souji: Así es, todo a su tiempo. Juguemos. Cuando me encuentre con un samurai León, sea de donde sea, ya nos veremos las caras duramente.
Los hombres de la mesa, al escucharles, se levantaron y se dirigieron a ellos.
Grupo: ¿Venís a matar a samuráis León?
Souji: (Mirándoles casi sin girarse.) Pudiera ser... Depende de cuan útil me sea para alcanzar a ESE León...
Kentaro: ¡SÍ! ¡Nos encargaremos de esos cobardes! ¿Por? (bebe otro trago)
Grupo: (cuchichean entre ellos y les miran) ¡¡¡Pues si encontráis al jefe de aquí y lo matáis, estaríamos agradecidos!!! ¡¡Sí!! Era un antiguo comandante León muy bueno, pero hace unas semanas se volvió corrupto, aunque hay mucha gente que no quiere verlo.
Kentaro: ¿Corrupto dices?
Souji: ¿A qué es debido eso?
Grupo: Ehn sí... nosotros somos los primeros que no nos hace gracia que vengan samuráis de fuera para matar a un León... pero... Pero aún queremos menos perder las vidas.
Kentaro: ¡Contad con mi espada! (bebe) ¡Más sake!
Souji: Señor Hida, espero no beba demasiado por si tuviéramos que batallar pronto. Esto parece mas serio de lo que imaginaba.
Kentaro: ¡No te preocupes Kakita! ¡Ya te dije que tengo buen fondo, buajajajaja!
Grupo: Realmente no sabemos exactamente porqué ha pasado... fue de la noche a la mañana... y la gente empezó a desaparecer... el sobrino del jefe, también es samurai... se le veía buena persona pero desapareció... igual que otros samuráis de la zona…
Souji: ¿Es por ello que no veis bien a los samuráis que vienen?
Grupo: .... exacto... no sólo desaparecían sino que los secuaces del jefe también se corrompieron.
Kentaro: ¿Pero por qué llegasteis a la conclusión de que son corruptos? Pudo atacarles una manada de lobos y por eso no volvieron ¿no? O mil cosas…
Grupo: .... los desaparecidos ya no sabemos de ellos... los corruptos hacen fechorías y hay gente del pueblo que ha desaparecido por su causa.
Souji: ¿Unos samuráis atacando a un pueblo? Parece más cosa de bandidos.
Kentaro: Sí, en todo caso serían ronins. Los samuráis nos movemos por un código de honor; no está en nuestras normas a atacar a inocentes.
Grupo: Por eso no entendemos este cambio y nos ha molestado mucho. No podemos hacer nada porque uno intentó avisar a otro pueblo... y lo mataron.
Kentaro: ¿Podéis contarnos más sobre los corruptos? ¿Dónde podemos localizarlos y apañarles las cuentas?
Grupo: En cuanto sepan que vosotros dos estáis aquí, no dudarán en venir a mataros también.
Kentaro: ¡Que vengan! ¡¡Malditas ratas!! (bebe)
Grupo: No sabemos dónde están… Sólo podemos quedarnos aquí…
Uno del grupo se marcha con lágrimas en los ojos recordando su familia. Los demás prefirieron dejar el tema y marcharse pues ya era tarde.
Hombre del grupo: Cuidaos mucho. No tengo esperanzas que dos samuráis arreglen eso, pero os deseo suerte.
Souji: Gracias, igualmente. No se preocupe.
Kentaro: Adiós amigos. Maldita sea, ahora sabemos la historia pero no me aclararon dónde buscarles. (se dirige al mesonero) Oiga ¿qué aspecto tienen esos corruptos de los que hablaron? (bebe)
Mesonero: ¿Los corruptos? Aspecto como el vuestro, señor… sólo que son del clan del León. Aparentan ser samuráis normales y corrientes.
Kentaro: Comprendo. (le dio una pequeña propina algo ofensiva).

Era noche de luna llena, ellos dos se quedaron en la taberna de la posada.
En las afueras del pueblo, un curioso nezumi deambulaba por allí. Razones como las de los dos samuráis, le llevaron a investigar esas tierras. No le interesaba el tema sobre los samuráis humanos, pero sabía que si pasaba algo grave con ellos, podía pasarle a su tribu.
Pronto escuchó el galopar de un caballo dirigiéndose al pueblo. Pudo ver que sobre él iba un hombre encapuchado y, aunque difícil, pudo ver que también portaba una katana.
Decidió ir tras él a pesar que iba en caballo y le llevase mucha ventaja. Al poco vio cómo el caballo pasó por la plaza y se detuvo delante de la posada. El hombre bajó del caballo y entró en ella.
El nezumi recuperó un poco el aliento y decidió entrar en ella a sabiendas de que no podría alojarse por insuficiente dinero.
Kentaro y Souji vieron cómo ese hombre encapuchado entraba y tras intercambiar unas palabras con el posadero, subió arriba. Justo entonces vieron entrar a un nezumi que parecía estar curioseando.
Souji: ¿Hm? ¿Qué pasa aquí? ^^U
Kentaro: JAJAJAJA ¡¡UN NEZUMI!! ¡QUÉ HACES POR ESTAS TIERRAS, CHIQUITÍN! ¿TE HAS PERDIDO?
Souji: ¿Chiquitín? ^^UUU
Shion: Oh vaya, qué energía así por la noche (se rasca la barbilla)
Kentaro: SIENTATE CON NOSOTROS BUAJAJAJA.
Souji: ^^UUUUU (al Grulla no le hacía gracia ninguna las ratas)
Kentaro: TE INVITO A UNA COPA.
Souji: Armas mucho jaleo… ^^U
Kentaro: (cuchicheo) Disculpa, me dejé llevar xD
Souji: No sabía que te emocionase tanto ver un nezumi. ^^U
Kentaro: Son simpáticos. Los cangrejos no tenemos problemas con las otras razas. Excepto con esos bastardos de la Araña.
Souji: Qué suerte… supongo…
Shion: Oh, tanta amabilidad con un desconocido. De veras lo aprecio…
Shion se fue a sentar con los dos samuráis.
Kentaro: BUAJAJAJA ¿Cuál es tu nombre, roedor?
Shion: Ah… mi nombre es Shion. Shion de Agarra la pata.
Souji: ^^UUUU Con Shion me vale.
Kentaro: ¿Agarra… la pata? Desde luego tu gente es original BUAJAJAJAJA.
Souji: No seré un maleducado a pesar de todo. Señor Shion, yo soy Souji Kakita. Y aunque le parezca increíble, conozco al señor Hida desde hace un rato ^^U
Shion: Es todo un placer mister Kakita.
Souji: No, no es nada ^^U.
Shion: Tabernero, sírvame por favor.
Kentaro: MÁS SAKE PARA MI COLEGA. ¿y qué te trae por aquí, Shion?
Shion: He venido aquí por ciertos rumores que se han extendido allá por nuestras tierras.
Souji: ¿Qué tipo de rumores?
Kentaro: ¿Y bien?
Shion: Pues… se comenta algo sobre desapariciones de samuráis. La verdad no dispongo de mucha información al respecto… por eso vine aquí.
Kentaro: No me digas que tú también…
Souji: Impresionante... para que hasta un nezumi venga por esa razón... me escama de veras qué puede estar pasando....
Kentaro: Dios, esto es gordo si hasta los nezumi se involucran…
Shion: Aunque ahora que lo pienso… En realidad he llegado aquí persiguiendo a un hombre que ni tan siquiera conozco.
Kentaro: ¿Qué hombre?
Souji: ¿El encapuchado que entró?
Shion: Sí, ese mismo. Pero al entrar usted me invitó tan gracilmente a un trago que olvidé por completo el porqué había entrado aquí.
Kentaro: Jajaja, ya veo.
Souji: ¿Estaría bien preguntar sobre ese hombre? ^^U
Kentaro: Pero ¿por qué le seguías? ¿Viste algo sospechoso en él?
Souji: Que vaya encapuchado ya es misterioso ^^UUU
Kentaro: Cierto, es nuestra mejor pista de momento.
Souji: Eso es que esconde su identidad.
Shion: Pude distinguir que portaba una katana.
Kentaro: ¿Estaba armado? Ajá.
Souji: Vaya…
Kentaro: Creo que deberíamos hacerle una visita a nuestro hombre encapuchado misterioso.
Souji se dirigió al posadero mientras Kentaro bebía y ponía su copa al lado de la de Shion con cara de brindar.
Souji: Disculpe ¿podría decirme quién es el señor encapuchado?
Posadero: Según él... un viajero que pasaba por aquí como vosotros...
Souji: Un viajero… ^^U
Shion: Interesante… (se rasca la barbilla)
Souji: ¿Y sería tan amable de decirme en qué cuarto se hospeda?
Kentaro “-Qué educado y qué bien habla Kakita, joder, qué sería de nosotros sin él. xD”
Posadero: No tengo permiso a hacer ese tipo de servicio señor, a menos que sea por algo importante o conozca a la persona.
Kentaro se levantó tambaleándose yendo hacia ellos.
Kentaro: Oh, vamos ¿somos amigos o no somos amigos?
Souji: ¿Y no podría hacer una excepción hoy? Quisiera poder hablar con él ahora por si también pudiera saber algo sobre lo que sucede. Le prometo no armaré ningún tipo de alboroto. Si es así, pagaré todas las consecuencias, me hago responsable.
Shion: También podríamos esperar al alba.
Kentaro: Sin resaca trabajo mejor.
Posadero: Vaya... pero si el hombre se enoja no será mi culpa ù_ú Así que usted se hace responsable. También es cierto. Pero bueno, el hombre esta en la última habitación a la derecha del piso de arriba.
Kentaro: No tenemos tiempo que perder. Ahí estamos.
Souji: Muchas gracias, señor. Que los kamis te bendigan. ^^
Shion: Hmmmm… Así pues fue fácil después de todo.
Souji: Hay que tratar bien a la gente ^^U es lo que aprendí.


Los tres subieron al segundo piso en busca del hombre encapuchado.
Kentaro: Lo mejor será que le cojamos por sorpresa, indefenso y hacerle cantar. Puede ser uno de los tipos que en teoría venían a matarnos. Toda precaución es poca.
Souji: Cierto. Ya es casualidad que haya asomado por aquí a estas horas de la noche.
Kentaro: Tú no lo oíste, roedor. Pero los aldeanos dijeron que no tardarían en atacarnos sólo por ser samuráis investigando.
Shion: Hmmm… Aún así ¿hospedarse en un sitio tan concurrido…?
Kentaro: Sí, desde luego si es así, es un chapuzas. Pero más vale prevenir.
Souji: ¿Entonces pretendes picar a la puerta como alguien normal? XD
Kentaro: No, irrumpamos. (saca su Zanbatou yendo hacia el cuarto)
Shion: Vaya… De verdad no me gusta hacer las cosas así.
Antes de que pudieran detener a Kentaro, éste con su fuerza bruta tiró al suelo la puerta como si nada.
Souji: Olvidé que era un Cangrejo ^^U Y pensar que le dije al posadero que no armaría alboroto…
Shion: … vamos allá…
Tras haber tirado la puerta, Kentaro fue sorprendido por el hombre encapuchado con el filo de su katana apuntando al cuello de Kentaro.
¿?: ¿Quién eres tú y qué haces aquí?
Kentaro: ¡¡Demonios!!
Shion: No salió del todo bien…
Kentaro: ¡Responde tú primero! Viniste a matarnos ¿verdad? Tengo dos samuráis detrás de mí; si me tocas, estás muerto. Así que suelta el cuchillito y dialoguemos.
¿?: ¿Mataros? No seáis ridículo… Más bien debería ser yo quien hiciera esa pregunta tal como han venido a recibirme...
Kentaro: …… Sospechábamos que eras un asesino.
Shion: Mis más sinceras disculpas.
Kentaro: Pero si no tienes nada en nuestra contra, no tienes porqué temer.
¿?: ¿Asesino? ¿Por qué? (bajó el arma y les dejó entrar al cuarto para conversar)
Kentaro: … (guardó su arma) … Disculpa.
Souji: Perdonad. Teniendo en cuenta que aquí no simpatizan con samuráis, nos pareció curioso ver a alguien como usted.
¿?: ... Sé que parezco sospechoso con capa, pero tampoco puedo dejarme mostrar.
El hombre se quitó la capa y vieron que se trataba de un samurai de vestimentas León.
Souji “-Del León… cuidado…”
Kentaro: ¡¡León!!
¿?: Por eso no pude dejarme ver así como así.
Shion: Ahora comprendo.
Kentaro: Cuéntanos qué haces aquí, León.
¿?: Si estáis al tanto de lo que sucede, sabréis porqué.
Kentaro: En efecto algo sabemos, pero nos gustaría oír tu versión.
¿?: Vengo a hacer guardia por si desaparece más gente a causa de él.
Souji: ¿Él? ¿Quién es él?
Kentaro: Eso eso.
¿?: …………………… El jefe del pueblo… que en sus años fue un gran comandante León.
Kentaro: ¿Y por qué dices que es el causante de los desaparecidos? Explícate.
¿?: Hace aproximadamente más de un mes, cayó en sus manos un objeto que nunca debió ser encontrado...
Souji: ¿Un objeto?
Kentaro: O_O
¿?: Este objeto... desde que lo tiene, ha pasado todo esto... desapariciones de samuráis y gente inocente... los samuráis que lo apoyan ahora no son dignos ni de ser llamados samuráis.
Kentaro: ¿Qué objeto es ese?
Shion: Un objeto maldito ¿quizás?
¿?: Eso parece... Me gustaría poder arrebatárselo para deshacerme de él pero a pesar de ser alguien que está muy cerca suyo, no lo he conseguido...
Souji: ¿Cerca suyo? ¿Quién es usted?
¿?: Perdonad, no me he presentado. Me llamo Koji Akodo, y soy sobrino del jefe Taro Akodo.
Kentaro: Mmmmmmm…
Souji: ¿El sobrino? La gente te tiene por desaparecido.
Kentaro: Así que tú eres el sobrino desaparecido del que hablaban los aldeanos.
Koji: Sí... no quiero que mi tío sepa que planeo arrebatarle el arma y por eso me quedo con él en el fuerte que hay cerca. Prefiero que la gente me dé por desaparecido antes de desaparecer de verdad en manos de mi tío.
Kentaro: (cuchicheo) Aunque sea León, según los aldeanos, el sobrino no era mala persona. Tal vez podamos confiar en él.
Souji: (cuchicheo) A pesar de ello no confío en él por ser León. Pero si no podemos hacer otra cosa que confiar en él ahora…
Kentaro: ¿Pero qué aspecto tiene ese objeto? ¿Una katana?
Koji: Exacto... una katana que aparentemente es muy normal... pero a saber cuan poder tiene...
Shion: Pero… ¿arrebatar ese objeto no implicaría caer en esa maldición también?
Koji: … Poder maléfico… no entiendo porqué… Sería cuestión de cogerlo pero sin tocarlo con las manos desnudas.
Shion: Comprendo.
Kentaro: (cuchicheo) Roedor ¿qué dice tu olfato? ¿Es de confianza?
Shion: (cuchicheo) A mí me parece alguien sincero… pero toda nariz puede equivocarse.
Kentaro: ¿Son muchos vigilando el fuerte de tu tío?
Koji: Así que eso es lo que hay. Y vengo aquí de vez en cuando a vigilar la ciudad aunque sin mucho éxito. Hay varia vigilancia, sí. Pero si os ofrecéis a ayudarme, podría despistarlos desde dentro y así podríais entrar más fácilmente. Nadie sospechará de mí por ser quien soy.
Kentaro: Mi misión sólo era investigar, pero sería una deshonra para mi clan no hacer nada en una situación así. Te ayudaré.
Koji: Eso sí, si me veis dentro, haced como si no me conocierais. Cuando tengáis la espada os agradecería que me la entregarais.
Souji: ¿Cómo nos hacemos con la espada si está en manos de tu tío? (no paraba de mirarle con desconfianza)
Kentaro: todavía no confío tanto en ti como para darte esa espada. ¿Para qué la quieres? No le trajo ya bastante desgracia a tu tío?
Koji: Sois muy hábiles... No le he contado esto a nadie, pero bueno... Sé como destruir esa espada porque sé de dónde viene. Lo vi todo y cómo por error la espada cayó en manos de mi tío. Lo más rápido sería acabar con la vida de mi tío, a pesar que eso me duela mucho incluso pedirlo. Pero si no recapacita y os veis en una lucha... no habrá otra...
Shion: ¿Estás dispuesto a segar la vida de tu propio tío?
Koji: Aunque duela, prefiero eso a que muchas vidas inocentes se corrompan o desaparezcan... mira cómo está este pueblo…
Shion: En eso tienes razón.
Kentaro: ¿Y cuál es el modo de destruirla?
Koji: El modo de destruirla es dar con los maho que la crearon.
Kentaro: ¿Pero por qué deberíamos dártela? ¿Cuál es el secreto para destruirla? ¿Por qué no tirarla al océano y olvidarnos de ella?
Souji: Señor Hida, es un objeto mágico, si la tiramos al mar, podría ser encontrada igualmente y volver a lo mismo. El secreto es algo que sólo aquellos que saben de maho, pueden hacer.
Kentaro: ¡Carajo, es verdad! ¡Malditos!
Koji: Veo que estáis muy puesto señor Grulla.
Souji: Para bien o para mal, así es. No es un tema agradable de tratar. Pero si lo que pasa aquí es a causa de unos mahotsukai, tenemos que tener mucho cuidado. No me gusta la idea de aceptar algo de un León, pero lo haré porque sé que puede ir a más.
Kentaro: En todo caso, preferiría que si la conseguimos, mantener la espada alejada de ti… de momento. Espero que lo comprendas. Nos acabamos de conocer, aunque deteniendo tu cuchillo antes me demostraste que aparentemente eres sincero.
Shion: Hmm… Comprendo tus dudas acerca de él… pero cualquiera de nosotros podríamos vernos tentados por tal objeto.
Kentaro: En todo caso ya discutiremos eso cuando hayamos acabado la faena.
Koji: Entiendo ^^ yo también os acabo de conocer. A pesar de todo, no puedo hacer otra cosa que confiar en vosotros. El objeto, procurar no tocarlo con las manos desnudas.
Kentaro: ¿Cómo podríamos infiltrarnos en tu fuerte? No tenemos traje de León y aparte, no reconocerían nuestras caras.
Koji: Yo no me preocuparía mucho por si os reconocen o no... Todo el fuerte es corrupto, si os veis obligados a luchar y acabar con sus vidas, hacedlo. Ellos no tendrán piedad de vosotros. En el fuerte, en la parte lateral derecho hay una pequeña puerta camuflada. Por ahí podréis entrar sin problema.
Kentaro: ¿Cuántos son? No podremos hacerles frente si son muchos y nos vienen de golpe.
Koji: ¿En total? Haciendo vigilancia por la noche serán 20. Los demás estarán durmiendo. Para eso estoy yo dentro despistándolos.
Shion: Habrá que idear algún tipo de estrategia.
Kentaro: ¿Cómo llegamos al cuarto de tu tío?
Koji: La torre principal. Él está en lo alto de ella.
Souji: ¿Tiene vigilancia?
Koji: ¿La torre? No, y menos desde que mi tío se hizo con el objeto.
Shion: Entonces están confiados.
Kentaro: Y aparte de corromperle… ¿posee algún otro poder la katana esa? ¿Lanza fuego o algo así?
Koji: No, afortunadamente no hace eso.
Kentaro: Lo mejor sería pillar tres soldados de guardia, darles lo suyo y ponernos sus uniformes.
Souji: ^^U no quisiera ser grosero señor Hida, pero primero, me niego a ponerme traje León. Segundo, va en contra de mi moral disfrazarme... eso es más típico de los escorpión.
Kentaro: Kakita, no es cobardía ni deshonra ser precavido. Pero en fin, respeto tú decisión. Sería mejor que tú te ocupases de la retaguardia y observases si hay movimiento enemigo ya que serás el que más cantará.
Souji: ^^U creo que antes prefiero correr el riesgo de ir como voy… Además, yo no pego en el grupo ni disfrazándome... tengo el pelo típico plateado de los Grullas... Y Shion… (mira a Shion)
Kentaro: Shion… (mira a Shion)
Shion: Duh?
Souji: Es un nezumi. ^^U (momentos de silencio)
Kentaro: ¿Y si… simulásemos que lo llevamos como prisionero a ver al jefe? Nos colamos en su cuarto y ¡ZAS! Nos hacemos con la espada maldita. Con suerte no tendremos ni que matarle; lo pillaríamos desprevenido.
Shion: Oh… vaya…
Koji: No hacemos prisioneros.... ya pasó algo así hace tiempo y decidieron no hacer prisioneros. Ahora si cae uno lo hacen desaparecer directamente.
Kentaro: Mierda… Pues nada, vayamos a saco.
Souji: ^^U Pues sólo nos queda “asaltar” el fuerte…
Kentaro: No veo más opciones x_x ¿Cuándo lo haremos?
Shion: ¿Y una infiltración silenciosa? Si no hay tanta vigilancia…
Koji: Si es de noche, mejor; si os va bien hoy, mejor aún ^^ Contáis con mi apoyo desde dentro, recordarlo.
Kentaro: ¡¡VAMOS!!
Koji: Esperad un rato. Yo avanzaré para entrar antes. No quiero que sospechen de mí. Vosotros preparaos. Hasta luego.
Kentaro: ¡Espera pichón! ¿Cómo vamos a tu fuerte? No soy de estas tierras.
Koji: Oh, lo siento. Saliendo del pueblo, está recto al este; no hay pérdida.
Shion: No tiene pérdida, supongo.
Kentaro: De acuerdo pues, contamos contigo amigo.
Koji se puso la capa y se marchó.
Souji: Reconozco que hoy ha sido un día muy raro para mí. Por todo lo que pasa y por toparme con quien me he topado pero... me parece sorprendente que a pesar que diga que le duela, pida que matemos gente de su clan como si nada...
Kentaro: Sí, y esas prisas…
Shion: No sé si creerle ciegamente… pero parecía muy sincero.
Kentaro: No sé, no sé. Pero es lo que hay… No puedo volver con el rabo entre las piernas y decir que no hice nada.
Souji: De todos modos hay que parar estos sucesos de desaparición.
Shion: Quizás descubramos que hay algo más aparte de ese objeto.
Kentaro: Sí. ¿Tenéis guantes?
Souji: ¿Guantes? ¿Para qué?
Kentaro: Para la espada. Si cae en nuestras manos desnudas, nos corromperá. Y no sabemos cómo van a suceder las cosas.
Souji: Con alguna prenda bastará. La tapamos con ella y ya estará.
Kentaro: Si nos cubre completamente la mano, supongo que sí.
Shion: (a Kentaro) Te dejaré el honor de tomarla pues.
Kentaro: Sobretodo que no caiga en manos de la rata. JAJAJA, ES BROMA AMIGO.
Shion: Oh, no te preocupes. Como ya he dicho, te dejaré el honor de tomarla… No tengo la más mínima intención de caer preso de una extraña maldición.
Kentaro: Ni yo tampoco… Odio la magia, me parece de cobardes. Pero si no hay otra… Bueno, entonces ¿vamos ya?
Souji: Pues si no hay más que decir ni hacer aquí... ¿partimos a ese fuerte? Ah, señor Hida, que sepa la magia es buena ^^ siempre que sea benévola... recuerde que entre los samuráis hay shugenja, que usan magia...
Kentaro: Bah, bah… La espada es el camino.
Souji: No te lo negaré, pero no subestimes su poder…
Shion: A fin de cuentas, un arma no es buena ni mala; simplemente cumple la función que su dueño le da. Lo mismo ocurre con la magia…
Souji: Así es ^^
Kentaro: Siempre es de agradecer un sanador, eso es cierto.
Y mientras este nuevo grupo se preparaba para marchar al fuerte y recuperar el objeto maldito, Koji Akodo ya llegó, preparando la noche para que el camino de ellos tres fuera más ligero, sin problema y hacerse con esa katana.