Déjanos un comentario
lunes, 31 de mayo de 2010 | By: Kizoku Nozomi

5º - Una pista para el objeto

Pues aquí vengo a dejaros la continuación; esta vez tardé menos.
Por este episodio se empieza a poner algo más interesante sobre la trama principal de la campaña. (aunque personalmente me he estado riendo mucho al final, pero es algo que solo el grupo que jugó conocemos, jaja, ya se explicará)


En el episodio anterior:
Nuestros amigos dieron con una shugenja gracias al ninja Tatsuma. La shugenja, Tsukiya, amiga de Souji logró salvarle la vida y a su vez anunció de un grave peligro que se avecina y decidieron ir a la ciudad Grulla donde deberían impedir que algo terrible sucediera. Lograron encontrar cobijo y pasar un buen rato.
Pero un nuevo día comenzaba para todos ellos.

La Aventura: Una pista para el objeto

Kosaten Shiro tuvo un hermoso amanecer ese día. Souji Kakita se levantó temprano. Vio cómo aún dormían Shion y Kentaro. Decidió arreglarse y desayunar.
Al rato volvió y ambos seguían igual.
Souji: “-Vaya, qué dormilones…”
Se dirigió a Kentaro.
Souji: Hida… Hida… Levántese… ya va siendo hora. ^^U
Kentaro: zzzzZZZZZzz…
Souji: ¡¡HIDA!!
Kentaro: zzzzz… cinco minutos más… zzzzz… madre no quiero ir al colegio… zzzzzz…
Souji: ^^U. Hida, eres un adulto. Estás en tierras Grulla…
Kentaro inconscientemente cogió su zapatilla y se la lanzó a Souji que esquivó por los pelos.
Souji: ¡¡Señor Hida!!... Bueno, pues ahí se queda. Yo iré a ver a Tsukiya.
Kentaro: ¡¡TSUKIYA!! (despertó de golpe) Anda, hola Kakita.
Souji: ¬¬… Buenos días.
Kentaro: ¿Qué haces levantado tan temprano? (decía mientras se rascaba sin escrúpulos)
Souji: Qué poco tacto… ^^U. Ah… es mi horario como de costumbre… Y tenemos cosas que hacer.
Kentaro: YAAAWN… sí, lo que sea… (decía aún medio dormido) La rata aún duerme.
Souji: Venga, desayune mientras. No se podrá quejar, aquí mismo tiene el desayuno.

Souji aprovechó para salir del cuarto y visitar a Tsukiya que pilló saliendo de su cuarto.
Souji: ¡Buenos días, Tsukiya! ^^ ¿Qué tal has dormido?
Tsukiya: ¡Buenas Souji! :3 Pues… no sabría qué decir.
Souji: ¿No? ¿Has tenido algún otro sueño premonitorio?
Tsukiya: No… Yo diría más bien que fue una pesadilla con el señor Hida. -__-
Souji: Entonces mejor no expliques el sueño. ^^UUUU.
Tsukiya: ¿Y dónde están ellos? No vamos a ir tú y yo solos en busca de eso ¿no?
Souji: Ellos aún están en el cuarto. Shion duerme plácidamente y Kentaro… con sus quehaceres. Pero si quieres hasta que estemos todos preparados, podemos ir a dar un paseo.
Tsukiya aceptó encantada de estar un rato a solas con su amigo que hacía mucho tiempo no veía.
Souji: A propósito Tsukiya, aún no tuve oportunidad de preguntarte… ¿Cómo es que tienes a tu lado a un ninja como aliado? A cualquiera que se lo comentes…
Tsukiya: Ah, sí, jaja. Te vas a reír. Resulta que conocí al ninja Tatsuma precisamente porque venía a matarme.
Souji: ^^UUU. No sé dónde está el chiste…
Tsukiya: Bueno, el caso es que alguien que ni siquiera él conoce personalmente, le mandó que me matase, y ya ves, como ninja que es fue a cumplir su deber. Eso sí, lo vi venir y me defendí. Lo que nadie se esperaba es que a su vez alguien quisiera deshacerse de Tatsuma enviando una bestia de las tierras Sombrías para acabar con él más sin embargo le salvé la vida. Así resumido es todo un lío pero realmente no sé más. Así que después de aquello, Tatsuma decidió venir conmigo y servirme si lo necesitaba.
Souji: Sorprendente…


Kentaro que seguía comiendo como un cerdo, escuchó fuera del cuarto un grupo de gente. Decidió salir y vio a varios Daidoji que parecían acompañar a una bella y hermosa dama de cabellos largos y plateados y con una piel muy fina. Souji y Tsukiya se toparon con ella a la vez que Kentaro decidió seguirles.
Dama Daidoji: Vaya… Buenos días mi señor Souji Kakita. ^^ (hace una reverencia)
Souji: Buenos días Akiko Daidoji. ^^U. No esperaba verla por aquí…
Akiko: Hace poco volví a la ciudad… Yo tampoco esperaba verle aquí…
Kentaro: ¡¡Kakita, galán!! Preséntame a tu amiga ¿no? Madre mía a dos bandas ¿eh? JAJAJA. Muy mal, eso está muy mal. xD
Kentaro echó a correr hasta alcanzarles.
Souji: Señor Hida… ^^U… Siempre tan oportuno…
Todos le miraron con sorpresa.
Akiko: ¿Y quién es este… este Cangrejo?
Kentaro: Yo soy aquel. Jajajaja, hola, hola. (da un golpe en la espalda de Souji) ¡Tsukiya, tú por aquí!
Akiko: Oish… qué poca clase…
Kentaro: Lo siento Akiko, comprendo tus sentimientos. Eres una dama hermosa. Pero mi corazón pertenece a Tsukiya, JAJAJA. (agarra a Tsukiya de la cintura) Díselo, Aga, díselo.
Tsukiya: Esto… .___________.
Souji: Hida, no es momento… Pues si quiere, señorita Daidoji, este cangrejo siempre está disponible a defender y proteger a bellas damas como usted. ¿Por qué no se casa con él? ^^
Akiko: ¡¿Pero qué estáis diciendo?! ¡¿A qué jugáis?! ¡¡Esto es un insulto!!
Tsukiya: Hida, ella es la prometida de Souji.
Kentaro: OH!! ¿De verdad? ¡¡Un placer!!
Akiko: ¿Así que ella es la Fénix Agasha esa, eh? Aunque los Fénix sean nuestros amigos, los Agasha eran antes del clan Dragón... no deben valer de mucho... No apruebo que estés con ella... ni con ese.... (Kentaro le cogió de la mano) ¡¡¡AGH!!! ¡¡Suélteme!! (quita la mano corriendo) ¡¡Esto es un insulto!! ¡¡Soy tu prometida!!
Souji: ^^ Lo sé... pero ambos sabemos que no va a funcionar la relación... nunca nos hemos gustado... ^^ Y Tsukiya es muy buena samurai shugenja, así que tenle algo más de respeto si quieres que tengan respeto hacia ti. También es una samurai.
Kentaro: Uyuyuy. Me voy a entrenar. ¡¡Adiós!! (se fue huyendo del asunto)
Tsukiya: “-Gallito… Que yo también estoy en medio… T^T”
Akiko: Pues muy bien, como desees... ya verás los problemas cuando rechaces el casarte conmigo... una deshonra para la familia... no tienes otra... Pero bueno, ahí os dejo...
Souji: ^^ Pues que los kamis os bendigan.

Akiko se fue indignada. A su vez llamaron a Kentaro para que les acompañara a investigar sobre ese otro objeto maléfico y así dejar de lado también lo que acababa de pasar.
Yendo por la ciudad no veían nada fuera de lo común y no tenían siquiera una pista de por dónde empezar a buscar.
Souji: ¿Qué os parece si buscamos por el mercado? Quizás entre objetos curiosos… ^^U
Tsukiya: Bien. ^^
Empezaron a caminar dirigiéndose al mercado, pero un cartel en que se anunciaba un concurso de pulsos, le llamó la atención a Kentaro.
Kentaro: ¡Oh, esperad! Esto parece interesante. Voy a inscribirme. JAJAJA, Aga, ganaré para ti.
Tsukiya: ¿Para mí? .___.
Souji: Escucha, tenemos que hacer una faena y no es concursar… ^^UUU
Kentaro entró sin hacerles caso y se inscribió. Participar sólo costaba 5 zeny y el ganador se llevaba 1 koku.
Tsukiya: ¿Entramos a ver, Souji?
Souji: ^^UU… (suspira)
Ambos entraron.
Señor: Por favor, en esta media hora que queda para que empiece el concurso, no arméis jaleo ni os peleéis con nadie.
Tsukiya: Yeah ¿y si me apunto yo también?
Kentaro: ¿Tú?
Souji: Tsukiya… ^^U. Tu punto fuerte es la magia, no la fuerza bruta… Pero conociéndote no importa lo que diga que te animas igualmente. Ah, y yo no participo, no me gustan estos ambientes. ^^U “-Deberíamos buscar el objeto…”
Tsukiya: ¡Bien, a apuntarse se ha dicho!
Kentaro fue corriendo donde los participantes estaban reunidos.
Kentaro: O dejáis ganar a la chica o luego os ajustaré cuentas. Ò_Ó
Participantes: ¡¿Pero qué dices?! ¡¿De qué chica hablas?! ¡Nunca ha participado una chica!
Kentaro: Yo ya os lo he dicho. ¿Queda claro?

Kentaro, Tsukiya y Souji se mantenían unidos, sentados alrededor de una mesa. Los participantes por otro lado decidieron no hacer caso de Kentaro por mucho miedo que diera ese aspecto tan grande y corpulento. Antes de empezar el concurso, Kentaro, sin que Tsukiya se diera cuenta, volvió a recordarles el mismo asunto a los participantes.
El concurso comenzó con energía.
Árbitro: Sentaros y cogeros la mano. Recordad que no está permitido hacer trampas, usar la otra mano, ni juegos sucios con las piernas y nadie de fuera debe interrumpir.

Souji veía cómo iba dicho concurso, cómo Kentaro casi sin problema se quitaba de encima a sus contrincantes. El último combate de la primera ronda era en el que salía Tsukiya.
Kentaro: ¡Ánimo!
Nadie podía creerse lo que veía.
Participantes: O_O No puede ser… ¡¡Debe ser una broma!! ¡¿Una shugenja?! ¡¡Y mujer!! ¡¿Pero qué hace aquí?! ¡¡Esto no es un juego de críos!!
Souji: ^^U. Por eso decía yo que no entrara… (dijo para sí mismo)
Tsukiya: Venga, no importa lo que yo sea, sino lo que suceda aquí y ahora. (su inocente cara pasó a tener un aire de picardía)
Aquel combate se hizo bastante intenso y duradero. Tsukiya estuvo a punto de perder varias ocasiones pero siempre conseguía contrarrestar a su masculino oponente.
Participantes: ¡Venga, no puedes perder por una chica!
La cara de Tsukiya estaba poniéndose tan roja como sus ropas del esfuerzo que le estaba causando. Lo sorprendente es que finalmente ganó al hombre, cosa que nadie se esperaba.
Todos: O___O. ¡¡¿Pero cómo puede ser?!!
Kentaro: ¡¡WOOO, TSUKIYAAA, TSUKIYAAAA!!
Souji: Eres toda una caja de sorpresas.
Tsukiya estaba muy contenta aunque muy agotada al mismo tiempo. Kentaro se dirigió a aquel hombre llamado Musashi.
Kentaro: (cuchicheo) Muy bien hecho colega, te has dejado ganar.
Musashi: ¡¿Pero qué dices?! T_T Aunque nos amenazaras con tal cosa, no está en mis venas dejarme ganar.
Kentaro: ¿Entonces ella te ganó en serio?
Musashi: Sí. No sé si sentirme bien o mal…
Kentaro: Va-vale… (miró a Tsukiya con algo de temor)
El concurso siguió avanzando. Kentaro parecía pasárselo en grande demostrando a todos cuan fuerte era; incluso rompió una mesa al ganar a un contrincante.
Kentaro: ¡¡JAJAJA, SOY EL MEJOR!!
Souji: No… ya no son puertas, sino mesas… la cuestión es romper cosas… ^^UUU
Volvió a tocarle a Tsukiya, esta vez contra un hombre aparentemente más fuerte. A pesar de todo Tsukiya se animó a participar, ella se lo tomaba como un juego. El combate empezó favorablemente para Tsukiya pero poco tardó para que aquel hombre la derrotara sin más.
Tsukiya: Oh, que mala suerte… Me ha ganado. ^^
Y sin que nadie reaccionara, Kentaro tiró una silla a aquel hombre.
Todos: ¡¡Pero qué hace este loco!! ¡¡Bestiaaaa!! ¡¿Qué te ha hecho?!
Souji y Tsukiya: O_______O||||
Kentaro: ¡¡SERÁS IDIOTA!! ¡¡HICISTE TRAMPA!!
Hombre: ¡¿Qué demonios dices?!
Kentaro empezó un revuelto en aquella taberna y todos allí presentes discutían con él e intentaban detenerle.
Tsukiya: (a Souji) ¿Crees que podemos pararle los pies?
Souji: Lo dudo… A ver si este burro cae en la cuenta que éstas no son formas… ¿Ves, Tsukiya, porqué no quería meterme en sitios así? ^^UU
Tsukiya: No fue mi culpa que esto sucediera, eh. ñ_n
Souji y Tsukiya salieron de allí dejando a Kentaro con la absurda pelea que había formado él solo.
Los guardias fueron avisados y enseguida fueron allí a poner orden.

Cuando Kentaro salió de allí no vio a sus amigos para poder ir con ellos y se fue en su busca. Al poco vio por el camino a Akiko Daidoji.
Kentaro: ¡¡EH DAIMONJI!! ¡¡DÓNDE ESTÁ KAKITA!!
Akiko: Oh, el tosco y rudo ¡CANGREJO! … Eso estoy buscando… Aunque sabiendo que va con vosotros… se me quitan las ganas…
Kentaro: JAJAJA; GRACIAS. Pero ya te lo dije, mi corazón es para Tsukiya.
Akiko: ¡¡Agh!! ¡Me da igual que te guste ella! No sé qué le veis a estos exdragones disfrazados de Fénix.
Kentaro: Ánimo Daimonji, tienes que ser fuerte, aún eres joven.
Akiko: ¡¡AGH!! ¡Es Daidoji, DAIDOJI! No me extraña que ahora me guste menos con estas amistades con las que va.
Kentaro: No podemos hacerle eso a Kakita. Él es mi amigo. Sé fuerte. (dice poniéndole la mano sobre la cabeza, despidiéndose y siguió su camino)
Akiko: ¡¡Te odio, TE ODIOOO, OS ODIOOOO!!

Souji: Tsukiya ¿no notas el objeto? (le preguntó estando por el mercado)
Tsukiya: No noto nada.
Souji: ¿Y aquel sueño premonitorio no te mostró dónde estaba?
Tsukiya: No, sólo la ciudad bañada en sangre. Pero sé que el objeto no debe andar muy lejos porque lo sentí. Aunque ahora ya no… me pregunto…
Souji: ¿Alguien se habrá hecho con él?
Tsukiya: Espero que no.
Pronto les llamó la atención ver un puesto en el que apenas había mercancía y el mercader parecía estar muy preocupado.
Souji: Perdone… ¿Qué le sucede señor mercader? Su puesto está… bueno…
Mercader: ¿Vacío? T_T Eso mismo me pregunto yo, joven.
Souji: ¿A qué se refiere?
Mercader: Llevo dos semanas que no me llega mercancía. No sé qué habrá pasado.
Souji: ¿Sólo le ha pasado a usted?
Mercader: Sí… mi mercancía es cultivada por mis dos hijos pasada una montaña de aquí del bosque… Y no sé nada de mis hijos desde hace dos semanas.
Souji: Qué extraño… ¿Y qué es lo que usted cultiva?
Mercader: Prácticamente arroz…
Souji: Eso no está nada bien… Además últimamente las tierras de Rokugán no son nada seguras.
Tsukiya: ¿A dónde quieres llegar?
Souji: Será mejor que vayamos a investigar. Esto parece serio… Además que si les ha pasado algo a ellos dos…
Mercader: ¿De veras haríais eso por mí? Muchas gracias nobles samuráis. No tengo nada que ofrecerles pero pedidme lo que sea.
Tsukiya: Nada, no hace falta. ^^
Souji: Lo hacemos con mucho gusto. Pero antes díganos por dónde debemos ir y cuánto tiempo lleva por favor.
Mercader: El bosque está aquí al lado de la ciudad. Yendo al noroeste podréis llegar a la pequeña casa y el campo de cultivación. Llevará como medio día de camino más o menos.
Souji: De acuerdo, nos pondremos en camino tan pronto como podamos.


Kentaro que se había ido a entrenar ya que no tenía otra cosa que hacer, decidió volver junto a Shion para poderse llevar algo al estómago.
Tras dejar al mercader, Souji y Tsukiya decidieron volver a la casa familiar donde se encontrarían con Shion para poder explicarle el asunto.
Al entrar al cuarto vieron cómo Kentaro comía y echándole sin querer las sobras a Shion que aún dormía.
Kentaro fue enseguida a despertar a Shion aunque haciéndole cosquillas, cosa que él respondió dándole una patada.
Kentaro: ¡Auch!
Souji: Señor Hida… ¿Qué hace? ^^U ¿Por qué ha enterrado a Shion bajo su… comida?
Shion: Eso quisiera yo saber… (dijo al despertarse y mirando fríamente a Kentaro)
Souji: Señor Shion ¿está usted bien?
Tsukiya: ¡¡Shion!! ¿Has dormido bien?
Shion: Sí, no es nada. (sale de ese montón de comida) Dormí muy bien, gracias… Aunque estoy algo confuso… NO quisiera saber cómo he llegado a estar así.
Souji: ^^UUUU
Tsukiya: Hida siempre liándola. Y eso que no estuviste en la taberna, porque vaya una se ha montado.
Shion: Me lo figuro.
Souji: Bueno, la cuestión es que veníamos a pediros a ambos si vendríais con nosotros.
Souji les explicó la situación de aquel mercader y aunque no tuviera relación con el objeto, estaría bien ayudar.
Kentaro: ¡¡vayamos!! ¡¡Contad con mi espada, JAJAJA!!
Shion: No hay problema.

Todos se prepararon y salieron de la ciudad dirección a la pequeña montaña que el mercader les anunció.
Pasadas unas horas dieron con un muro de tierra de gran altura sin ver ningún camino delante suyo. Había otros dos a cada lado, pero no sabían a dónde llevarían y parecían ser muy largos, llevándoles a hacer un gran rodeo hasta llegar a su destino.
Shion: ¿Seguro que era por aquí?
Souji: Pues… O escalamos o perdemos más tiempo yendo por uno de los caminos. Aunque escalar también es peligroso. ¿Alguien tiene una cuerda y gancho?
Shion: Yo llevo. ¿Sugiere entonces que escalemos?
Souji: Lo prefiero… siempre que salga bien. Es un riesgo. ^^U. Pero pensando que los del otro lado pueden haberles pasado algo…
Shion: El lanzamiento será igualmente complicado.
Souji: Intentemos de todos modos.
Kentaro: ¡Venga Shion, tú puedes! ¡Que se agarre la cuerda!
Shion cogió su cuerda y empezó a darle vueltas en la mano para coger velocidad. Lanzó la cuerda a lo más alto sin problema alguno consiguiendo también que el gancho tomara una buena base y así poder escalar.
Tsukiya: Jaja, qué modesto es Shion. ¡Lo hiciste muy bien!
Shion: Soy todo un lanzador. ^^
Tsukiya: ¡Ahora a escalar!
Shion: Sí, aunque esto parece más complicado.
Nuestro hombre rata se aventuró a escalar primero. Lo hizo bastante bien incluso finalizándolo con un espectacular salto que lo llevó arriba y cayendo con estilo.
Tsukiya: Wooo, este es un súper nezumi. *O*
Kentaro: ¡¡Eres todo un campeón Shion!!
Shion: Bien, es seguro. Ahora es todo cuestión de habilidad.
Souji: Ahora nos toca a nosotros. Tsukiya, ve tú primero, por favor.
Y así hizo. Subía con una sonrisa y a pesar de no ser una escaladora lo hacía muy bien.
Tsukiya: Qué fácil parece. =D
Shion: Bien hecho, lady Tsukiya.
Kentaro: ¡¡Bien hecho!! No te preocupes por si te caes, yo te cogeré. ;D
Llegó arriba y se dispuso a subir Souji.
Kentaro: Venga Kakitaaaaa.
Souji también mostró ser muy hábil y subió sin problemas.
Souji: ¡¡Es su turno, señor Hida!!
Shion: No se preocupe por nada, sólo haga uso de su fuerza matutina.
Kentaro: JAJAJA, llegaré en menos que canta un gallo.
Kentaro empezó a subir y parecía ir bien, aunque se detuvo un buen rato porque no sabía cómo seguir subiendo. Todos le miraban atentos. Pronto subió gran parte al saber por dónde pisar pero resbaló. Consiguió aguantarse, pero al poco resbaló de nuevo.
Tsukiya: Si es que con esa armadura tan pesada… Señor Hida ¡ya le queda menos, ánimo!
Los ánimos de Tsukiya parecieron surtir efecto ya que acabó de subir sin problemas.
Kentaro: Arf arf…
Souji: Enhorabuena. ^^
Shion: Bienvenido. (recoge la cuerda)
Tsukiya: ¿Estás agotado?
Kentaro: ¿Eh? ¿YO? ¡¡Qué vaaaa, soy muy fuerte, JAJAJA!!
Souji: Pues sigamos el camino. ^^

A los cinco minutos de camino pudieron observar a lo lejos una casa de madera y cerca de ella el campo de arroz.
Souji: Debe ser la casa que nos dijo el mercader.
Shion: Acerquémonos con cuidado, hmmm.
Souji: Sí, señor Hida, no haga ruido por ahora ¿vale? ^^UU.
Kentaro asintió. Se acercaban sigilosamente a la casa. Sólo Souji y Shion escucharon ruidos dentro de ella, como si estuvieran buscando algo.
Souji: Chst… Hay alguien dentro.
Shion: Sí, yo también escuché algo.
Kentaro: Pues vamos a averiguarlo. (se puso delante del grupo)
Souji: Dirijámonos a la ventana.
Una vez allí asomaron y vieron que había dos hombres de sucios ropajes y armados con katanas.
Kentaro: ¿Serán ellos los hijos?
Tsukiya: ¿Hijos? Pues qué dejados están.
Souji: … los hijos de un arrocero no van armados. ^^UU
Kentaro: Exacto.
Tsukiya: Parecen ronins.
Shion: Me pregunto dónde estarán los hijos.
Souji: No parecen estar dentro.
Kentaro: Yo digo que los sorprendamos, los desarmemos y les saquemos información. Yo entraré por la ventana, Souji por la puerta y Shion que nos cubra.
Souji y Shion: Está bien…
Tsukiya: ¿Y yo? ._.
Kentaro: Tú espera, preciosa, yo te protegeré. BUAJAJAJAJAJA. (aquella risa alertó a todos)
Souji: Gracias por reírte… ^^UUUU. (marchó veloz hacia la puerta irrumpiendo en aquella casa)
Shion siguió a Souji. Prepararon sus katanas. Souji abrió la puerta.
Ronins: ¡¡¿Quién eres tú?!! ¡¿Un samurai?! ¡¿Qué hace aquí?!
Souji: ¡¡Decidme, dónde están los dos chicos que viven aquí!!
Ronins: ¡¿Sabe sobre los chicos?! ¡¡No podemos permitirlo!! Antes de decir nada morirá… ¡¡¡Muereeeee!!!
Kentaro no dudó en actuar entrando por la ventana.
Se abalanzaron a Souji que entró dejando paso a Shion, ambos desenvainaron. Ningún ronin logró alcanzar con éxito ni a Souji ni a Shion que por el contrario sí les dieron lo bastante fuerte como para caerse al suelo y seguir con vida.
Kentaro se quedó quieto sin hacer nada pues no llegó a tiempo.
Por todo aquel alboroto vieron cómo entraba Tsukiya alarmando.
Tsukiya: ¡¡Waaaa ¿podríais matar sin hacer ruido?!! ¡Hemos alertado a tres ronins más!!
Shion: Vaya… ¿hay más allí fuera?
Kentaro: Jajaja ¡por fin un poco de acción! (salió corriendo con su zanbatô en mano)
Los dos bushi siguieron al Cangrejo. Uno de los ronins consiguió hacerle un rasguño a Souji. Kentaro por otro lado dejó a otro malherido que hacía lo posible por mantenerse en pie. Sorpresa para Kentaro, este mismo ronin consiguió contraatacarle, poco le hirió aunque tardó en reaccionar por el golpe.
Shion fue al último ronin alcanzándole con éxito aunque al mismo tiempo él también fue algo herido. Souji luchaba contra su rival, ronin que le hizo aquel rasguño; acabó por recibir el arte de la Grulla sin poder contrarrestar. Kentaro tenía prácticamente la batalla ganada; su contrincante quiso herirle pero sólo consiguió darle un golpecito suave; nuestro Cangrejo remató la faena dejándole inerte en el suelo. Souji fue quien más parecía estar costándole. Shion, al ver aquello decidió atacar al ronin contrincante de Souji, cosa que no se esperaba y su vida también se apagó.
De aquellos tres ya sólo quedaba uno agonizando en el suelo. Souji optó por acabar con su sufrimiento.

Souji sacudió la katana para limpiarla y la guardó. Acto seguido se dirigió a la casa. Kentaro y Shion le siguieron tras asegurarse de que no había nadie más por los alrededores.
Antes de entrar en la casa escucharon cómo aquellos otros dos ronins, supuestamente malheridos y agotados, se estaban riendo.
Souji: ¿¿Por qué están riendo?? ^^UUU
Al entrar vieron que Tsukiya les estaba haciendo cosquillas en los pies.
Souji: ¡¿Pe-pero qué haces, Tsukiya?!
Shion: … qué demonios…
Kentaro: Jajaja, ahí, ahí, que sufran.
Tsukiya: Es que como no está en mí tener que torturarles para que me den información… Pues lo hago así… que es más divertido. :3
Souji: Jaja, qué ocurrencias tienes.
Shion: ¿Les has sonsacado algo?
Tsukiya: No, no pude sacarles nada. T^T
Tatsuma: Vaya forma… (apareció de la nada el ninja)
Kentaro: Ah, eres tú.
Nadie quitaba los ojos de encima de aquellos dos ronins.
Souji: Contestad, dónde tenéis a los dos chicos. Ya habéis visto que nos hemos desecho de vuestros tres compañeros…
Ronins: JajajajajaJAJAJAJAJAJajajaja, para, paraaaaaaa, jajajajajaJAJAJAJAJajaja, no me aguantooooooooooo.
Souji: Pues habladme. ^^. Tsukiya, para, si no contestan, vuelve.
Tatsuma: (acercándose a ellos) Decidme, qué sabéis.
Seguidamente y sorpresa para todos, Kentaro dio un puñetazo a uno de ellos.
Kentaro: ¡Os han hecho una pregunta!
Shion: Señor Hida, por favor… no use esos métodos.
Ronin: Que me queda poca vidaaaaaaaaaaaaa.
Ronin2: No pienso decir nadaaaaaaaaaaaaaaa.
Tatsuma: (acercándose aún más): ¿Y bien?
Ronins: No no noooooooooooo.
Shion: No parecen dispuestos a hablar.
Kentaro: Espera, ya creo que hablarán… Tendremos que hacerlo a mi manera.
Los ronins asustados decidieron hablar.
Ronins: Nuestros compadres se llevaron a esos chicos adentrándose en el bosqueeeeeee. No nos matéeeeeeis, no tenemos la culpaaaaaaaaaaaaaaaaa.
Souji: Al bosque… ¿qué dirección?
Kentaro: ¿Por qué los secuestrasteis?
Ronin: ……… No es asunto vuestro. Ya os dijimos a dónde se los llevaron.
Tatsuma: (a los chicos) Ya podéis desaparecer. Así me encargo de estos dos, para asegurarme.
Kentaro: ¿Qué haces?
Y antes de que nadie hiciera nada, el ninja en un abrir y cerrar de ojos, se hizo con las vidas de ambos ronins.
Todos se quedaron boquiabiertos.
Souji: Que sepa el señor ninja que ha hecho algo inmoral y cuando aún nos podían servir. “-Ninja tenía que ser… ^^UU”
Kentaro: Bueno, no nos alarmemos.
Tsukiya: ._____. Esto… No hacía falta que hicieras eso… no ahora.
Tatsuma: Ya dijeron suficiente, ahora dejad de quejaros.
Kentaro: Tsukiya ¿seguro que este tipo es de fiar?
Tsukiya: Bueeeeno… Es una larga historia, jajaja.
Kentaro: Para ti soy todo orejas.
Souji: Señor Hida, se dice oídos. ^^U
Kentaro: Duh?
Souji: En fin, salgamos fuera e investiguemos por dónde se marcharon exactamente.
Shion: De acuerdo… Si no hay otra…

Una vez fuera anduvieron mirando, investigando, alguna pista que les llevase al lugar donde se llevaron los chicos. Sólo el ninja pareció percibir algo.
Tatsuma: Hay un hilo, si lo tocáis, estáis perdidos.
Tsukiya: ¿¿Qué dice??
Kentaro: ¿Un hilo?
Tatsuma: Es fino, quizás no logréis verlo, es de humo.
Souji: “-¿Cómo quiere que toquemos tal cosa? ^^UUU”
Todos pudieron ver aquel hilo de humo cuando Tatsuma les indicó el lugar.
Kentaro: Ahí tenemos nuestra pista. Vayamos hacia allí, quizás sean de los secuestradores.

A los minutos llegaron a un pequeño claro donde vieron un fuego recién apagado.
Souji: ¿Ya se fueron? ^^U
Tatsuma: Por el olor y el humo, no deben estar muy lejos.
Kentaro: Shion ¿puedes oler por dónde se fueron?
Shion decidió usar su habilidad de rastreo y pronto encontró huellas que se dirigían todas a una dirección.
Shion: Seguidme, es por aquí.
Kentaro: ¿Qué te dicen las huellas, son muchos?
Shion: Exactamente veo nueve huellas distintas.
Kentaro: … Nueve… Sugiero usar arco y flechas y atacar a todo aquel con pintas ronin. Por sorpresa tendremos más posibilidades.
Souji: Espero que los chicos estén con ellos.
Siguieron con sigilo a Shion que les hacía de guía. Al poco se detuvo.
Shion: (cuchicheando) Allí están…
A unos treinta metros estaban ellos siguiendo su camino.
Tsukiya: Los chicos parecen estar entre ellos ¿no?
Shion: Sí, son llevados por dos ronin… van con la cabeza agachada… Quizás estén medio inconscientes.
Él, Kentaro y Souji prepararon los arcos y apuntaron a los ronin cada uno por un bando distinto.
Tatsuma: Yo atacaré desde las sombras. (dijo desapareciendo del lugar)
Esperaron el momento oportuno para disparar todos a la vez, arcos y shuriken. Las flechas llegaron a cada objetivo notablemente hiriendo piernas y brazo.
Sin esperar reacción, seguían disparando.
Los ronin se alertaron y miraron furioso buscando la dirección por la que les llovían flechas. Uno de ellos cayó al suelo y exceptuando de quienes llevaban a los chicos, los demás ronin fueron a por nuestros samuráis.
Shion y Souji se unieron para combatirles cosa que les salió favorable pues enseguida terminaron con uno.
El ninja, de desconocida posición, se deshizo de uno al que ya hirieron anteriormente.
Kentaro luchaba por su lado. Ya sólo quedaban los dos que iban con los dos arroceros y tres más, dos de ellos malheridos en el suelo sin moverse y el tercero se encargó Souji de plantarle una flecha en la frente.

Kentaro: Vamos a por esos dos. Tsukiya, tú quédate aquí y ata a estos otros dos que están en el suelo.
Rápidamente les siguen y sin problema dan con ellos. No se lo pensaron dos veces para dispararles con el arco y acertaron, dejando a uno de ellos tumbados.
Ronin: ¡¡Maldición!! ¡Nos han pillado!
El ronin que quedó en pie se giró mirándoles. Shion fue corriendo hacia él que a pesar de dejar al chico y prepararse, no pudo contra la habilidad del hombre rata y también acabó probando en sus carnes el acero de su katana.
Todos guardaron sus armas y acudieron a los chicos arroceros viendo por sus rostros que recibieron bastantes golpes por los ronin.
Souji: Vaya…
Kentaro: Rápido, cojámoslos y vayamos donde Tsukiya. (cogió a uno de ellos cargándolo sobre sus hombros).
Souji y Shion no tenían ni la fuerza ni el cuerpo de Kentaro, por lo que entre ambos llevaron al otro chico.
Llegaron al lugar donde estaba Tsukiya vigilando a los dos ronins que ató tal como le dijo Kentaro.
Kentaro: ¡¡Misión cumplida, JAJAJA!!
Souji: ¡¡Tsukiya, cura a estos dos chicos!!
Tsukiya: Oh, vaya. Dejádmelos, tumbarlos aquí.
Y así hicieron. Tsukiya se dispuso a curarles.
Kentaro: Está bien, acabemos con esto de una vez.
Se centraron en los únicos ronins que les quedaban por interrogar.
Shion: Les aconsejo que hablen ahora…
Kentaro se crujió los huesos de las manos.
Souji: ¿A qué habéis venido a por dos pobres arroceros? Lleváis unas semanas aquí ¿no? ¿Qué habéis hecho durante tanto tiempo? ^^
Ronin: …………
Souji: ¿Y bien? ^^
Ronin: ……… Teníamos hambre… Llevábamos mucho sin comer y con arroz nos servíamos.
Souji: ¿Sólo eso? ^^
Ronin: Sí………
Kentaro: Vamos, podéis hacerlo mucho mejor. Aga, porqué no te vas a dar una vuelta.
Tsukiya: ¿Qué me vaya a dar una vuelta? ¿A dónde? O_O
Kentaro: Tal vez tengan más compañeros. Vete a patrullar. Shion, acompáñala a ver que veis. (le puso un rostro indicando que no quería que Tsukiya viera nada de aquello.)
Shion y Tsukiya se marcharon a dar un paseo, él se encargó de que Tsukiya estuviera lejos de la escena que podría causar Kentaro en breves momentos.
Kentaro puso un rostro muy serio acercándose a aquellos ronins y cogiéndole a uno de la mano, preguntó de nuevo.
Kentaro: ¿Por qué secuestrasteis a los arroceros?
Ronin: … No los secuestramos. Se interpusieron en el camino de nuestro estómago.
Kentaro: Respuesta incorrecta. (partió un dedo de un ronin y gritó)
Ronin: Kyaaaaa ¡¡eso dueleeeeeee!!
Souji: “-¿Está haciendo lo que pienso? ^^UUU… ¡Eso es muy poco noble!”
Kentaro: Empezaré de nuevo. ¿Por qué secuestrasteis a los arroceros? Cuando no te queden dedos tendré que cortarte otra cosa; tú ya me entiendes.
Ronin: ¡¡¡¡Ya os lo he dicho!!!!
Souji: O la pregunta sería… ¿Qué hacíais en este lugar? Aún teniendo a los chicos fuera de su hogar y campo de arroz, habían dos de los vuestros buscando algo en la casa. ¿Qué buscabais en la casa? ^^
Kentaro: No entiendo porqué demonios nueve ronins hechos y derechos necesitan a dos arroceros para comer, y además darles golpes. Cuéntanoslo todo y quizás salgas vivo de ésta.
Ronin: Buscábamos dinero…
Souji: Respuesta incorrecta. ^^UUU
Kentaro le partió otro dedo.
Ronin: Aaaaaaaaah, valeeeeeeeee valeeeeeeee, ayyyyyyyy. Buscábamos un objeto…
Souji: Eso está mejor…
Kentaro: ¡Ajá! ¡Ahora me gusta más tu tono! ¡Dínos, qué objeto!
Ronin: No sé qué es exactamente, sólo nos han dicho que proporcionaba mucho poder.
Kentaro: ¿No sabes lo que buscas? ¿Cómo pretendes que nos traguemos eso?
Ronin: Es cierto, lo jurooooooo. Nos contrataron, sólo nos dijeron que el objeto era muy peculiar y que se distingue mucho de los demás.
Souji: Parece muy sincero…
Kentaro: Venga ya, algo más os dirían.
Ronin: ¡¡¡Por dinero no nos importa!!! Aunque algunos de los nuestros lo ha querido encontrar para quedárselo él mismo; pero no hemos encontrado nadaaaaaa. Es cierto, lo jurooooooooooooo. T^T (el pobre ronin tenía los ojos cristalinos y estaba muy nervioso)
Kentaro: …… Está bien, pues cuéntanos qué os pasó con los arroceros y lo más importante, quién os contrató.
Ronin: No nos pasó nada con ellos. Si queríamos buscar el objeto dentro de la casa, necesitábamos que ellos no informaran a nadie y aprovechamos para alimentarnos. Quién nos contrató… No le vimos la cara, esa persona iba encapuchada.
Kentaro: Espera un poco más amigo. Dónde quedasteis para reuniros una vez tuvierais el objeto.
Ronin: Como no sabía cuándo íbamos a hacernos con el objeto, nos dijo que cada día a las ocho de la noche nos fuéramos a un callejón cerca de la taberna. Así si no teníamos el objeto le íbamos informando cómo avanzaba la cosa.
Souji: Persona encapuchada en un callejón cerca de la taberna…
Kentaro: Está bien. (se levantó) Pues ahora si queréis vivir, olvidad todo este asunto y vivir una vida decente.
El otro ronin no dijo nada en todo el rato con miedo a ser torturado.
Souji: Pues nada, avisemos a Tsukiya y que acabe de atender a los chicos. ^^U

Tsukiya logró finalizar su faena y fue cuando entonces los chicos despertaron.
Chico1: Uh… ¿dónde estoy? ¿Qué ha pasado?
Chico2: ¿¿Quiénes sois vosotros??
Tsukiya: Amigos que venimos a llevaros con vuestro padre. :3 Ya pasó todo.
Kentaro: Venimos a rescataros.
Chicos: ¡¡¡Qué bieeeeen!!! T^T ¡Estábamos tan asustados! ¡¡Graciaaaaaaaaaaaas!!
Souji: Démonos prisa si queremos llegar a tiempo al callejón.
Shion: ¡Sin demora!
Kentaro: ¿Te llevo, Tsukiya? Debes estar cansada. ^^ (hace el amago de cogerla)
Tsukiya: ¿Nani? ¡¡Quita!! ¡Que aprovechas cualquier situación! ¬¬+ Lleva a uno de los chicos…
Kentaro: No seas mala. u____u. (y cargó con uno de los chicos)
Chico2: ¿? ._______.

El camino hacia la ciudad fue mucho más fácil y rápido pues su mayoría del camino inclinaba para abajo. Al anochecer ya llegaron.
Souji: ¡¡Rápido, al mercado!!
Cuando llegaron vieron al mercader preocupado.
Souji: ¡¡Señor, aquí les tenemos!!
Mercader: (mira y empieza a emocionarse) Oh… ¿Será verdad? TOT ¡¡¡Qué eficaces fuisteis!!! ¡¡No pensé que en el mismo día lo consiguérais!! ¡¡Muchas graciaaaaaas!! ¡¡¡Hijoooooooos!!!
Chicos: ¡¡Padreeeeeeeeeee!! (la familia se abrazaron)
Kentaro: ¡¡Viejo, déme un bol de arroz!!
Shion: (dándole a Kentaro una patada en la espinilla) Por favor…
Kentaro: ¡¡Auch!!
Mercader: No importa, invita la casa por el gran favor que me habéis hecho. ^^
Souji: Cangrejo tenía que ser… ^^UUU. Tenemos que ir al callejón, no tenemos tiempo para aceptar su oferta, lo sentimos.
Sin más demoras marcharon corriendo hacia la taberna, aunque Kentaro se quedó con ganas de llevarse algo a la boca.
Al llegar observaron que había dos callejones.
Souji: ¡¿Dos callejones?! ¿Cuál de ellos será?
Kentaro: … Tocará dividirse.
Shion: Eso parece…
Tsukiya: Bueno, si alguien lo ve o corre peligro que grite. xD
Souji: Qué fácil ve las cosas esta chica. ^^UUU
Kentaro: ¡Yo iré solo, BUAJAJA! No hay nada que temer. (se dirige a uno de los callejones)
Souji: ¿Pero qué haces? ^^U. ¿Y si te pasa algo y no puedes dar con nosotros?
Tsukiya: Ts, déjalo, que yo pensé que me cogería para ir con él.
Souji: ^^UUUU.
Kentaro: ¡JAJAJAJA, SOY KENTARO EL MAGNÍFICO, NO PASARÁ NADA!
Tsukiya: ¡Di que sí, eres muy fuerte! =D
Shion: … ¿le… sigo?...
Souji: Creo que sería mejor. ^^UUU.
Shion: Opino lo mismo.
Shion siguió a Kentaro al callejón por el que él se dirigía mientras Souji y Tsukiya se dirigían al otro. Todos se escondieron y se quedaron esperando.
Kentaro: Shion, si hueles algo raro, avisa.
Shion: Cuente con ello.
Souji: Tsukiya, prepara tu magia por si acaso.
Tsukiya: Bien.
Cuando llegaba la hora señalada, por toda aquella zona se empezó a llenar de niebla. Shion que tenía un oído muy fino, pudo escuchar unos pasos aunque lejos de allí.
Shion: Escucho algo a lo lejos, señor Hida.
Kentaro: Pues preparémonos.
Aquellos pasos los escuchaban más cerca Souji y Tsukiya.
Tsukiya: (voz baja) No se ve nada, pero vete preparando, Souji. Espero que no sea alguien inocente y le prenda fuego. ._.
Los pasos se detuvieron prácticamente a tres metros de ellos dos. Notaron una presencia escalofriante y no podían ver de quién se trataba.
Souji: “-No es una buena presencia… Es ahora o nunca…”
Souji salió de su escondite al mismo tiempo que desenvainaba para dar a quien estuviera allí. Alcanzó su objetivo con una impresionante habilidad. Todos oyeron un estruendoso grito medio humano medio monstruoso. Kentaro y Shion se dirigieron al lugar. Tsukiya asomó. Todos pudieron ver una silueta que poco a poco fue deformándose convirtiéndose en humo sin dejar rastro; los escalofríos también cesaron.
Kentaro: ¿Qué? ¿Qué ha pasado?
Souji: ¿Qué era eso? Si le he dado… y ¿ha desaparecido?
Shion: No he alcanzado a verlo bien… pero ¿ha desaparecido?
Kentaro al acercarse a Souji vio que llevaba su katana desenfundada aunque totalmente limpia como si no la hubiera llegado a usar.
Kentaro: ¿Qué fue eso? Escuchamos un grito.
Souji: Qué cosa más extraña… Había alguien a mi lado, llegué a darle y gritó, pero no hay señas de lucha…
Tsukiya: Qué miedo…
Kentaro: Y tu katana está limpia. Maldita sea, más demonios. U_u
Souji: ¿¿Un demonio medio humano?? ¿De verdad fue eso quién contrató a los ronins? Y mañana a esta misma hora ¿creéis que volverá? ^^UUU Al haber sido atacado... quizás ya no vuelva.
Tsukiya: Qué mal asunto…
Kentaro: No creo que sea tan tonto como para volver… pero quien sabe… Quizás debimos buscar mejor en la casa de los arroceros o averiguar en profundidad si de verdad esos ronin decían la verdad y se hicieron con el objeto.
Shion: No creo… Lo veo poco probable.
Souji: De tener el objeto no estarían aún allí reteniendo a los arroceros y siguiendo con la búsqueda.
Kentaro: No lo sé, sólo estoy barajando posibilidades. ¿Qué piensas tú, Tsukiya?
Tsukiya: ¿Podemos barajar posibilidades en la casa donde se hospedan los Daidoji? T^T Aquí me están dando escalofríos, a pesar de que “eso” se haya ido.
Souji: Hasta a mí me parece sentirlos. ^^UUU. Debe haber una energía aquí muy poco agradable.
Kentaro: Está bien, vayamos. ¿Tsukiya, te llevo? ^^ (se acercó a ella volviéndole a tocar sus posaderas; acto por el cual acabó recibiendo) ¡Auch!
Shion se adelantó para ir a la casa Daidoji.
Souji: Venga, Tsukiya, vayamos, que se nos va.
Kentaro: ¡¡¡ESPERA RATAAAAAA!!!


Tras tener un agitado día y lograr una pista que les podría llevar a ese objeto, sólo dieron con una extraña presencia que les causó malestar y muchos más interrogantes que descubrir.
¿Quién era esa presencia? ¿Les podrá llevar a encontrar ese misterioso objeto?

2 comentarios:

Chiisa Yanagi dijo...

xDDDDDDDDD

En ese final fue cuando me volvi loca tecleando sin sentido.
Weee ya queda menos para que llegue "ESA" parte, wojojojo.

Hugo dijo...

Tsukiya tiene un curioso don, se hace amiga de quien va a matarle. Sin duda Akiko se busca que la gente le coja manía, pero Souji en estos casos, tras su buena educación, tiene una lengua bastante afilada. Dios, la escena de la taberna es una locura. Es inevitable reírse leyendo todo esto. Por qué será que todas las misiones de sigilo hasta el octavo episodio, siempre han fracasado... A partir de aquí el episodio se pone más interesante.

Publicar un comentario