Déjanos un comentario
martes, 8 de febrero de 2011 | By: Kizoku Nozomi

14º - ¿Ilusión o Realidad? Intentando cambiar cosas

Buenas noches a todos. ^^

Traigo el 14 ¿qué, he tardado poco? Jajaja.
Sí, tardé poco pero tengo que pediros disculpas a los lectores. Este episodio es el más largo que he hecho hasta ahora. De verdad he intentado resumir escenas pero muchas no podía y ver dónde podría cortarlo para al menos dividirse en 2 episodios, pero me ha sido imposible.
Creo que es un episodio que no puede ser cortado (a menos que yo quiera que me corten la cabeza ya sea Fliktor, Karura o Chiisa, quizás ella lo hiciera si ve que he cortado vilmente un episodio así y sin 'clase alguna'. Jajaja)

Pero sinceramente no tiene pérdida y merece la pena leer. A todos los participantes nos gustó mucho y no paramos de jugar hasta terminar. Así que cuando tengáis ganas y tiempo, adelante.


Aviso: Para quien sea más sensible y no soporte el tema de la sangre. No es que el episodio esté lleno de ello, pero hay un escena quizás "oscura" por así decir. Así que, depende de cada uno si lee o no. Es un trozo nada más. (pero todos nos imaginamos la escena descrita y bonita no es. ^^U)

Os dejo el episodio. ^^


En el episodio anterior:
Nuestros protagonistas embarcaron hacia tierras Mantis pero antes debían pasar varias semanas viajando por mar. Disfrutaron de unos días tranquilos, pescando, entrenando y jugando hasta que llegó una fuerte tormenta y se vieron rodeados de piratas que decidieron combatir. Kentaro se reencontró con Zenko Daigotsu, su enemigo mortal y luchó contra él sin poder abatirle. Cuando él recibió un espléndido ataque del Cangrejo, y con su grupo de piratas tomaron la retirada, un gigantesco pulpo atacó el barco de nuestros amigos. Fueron deslumbrados por un rayo justo cuando creían que iban a ser devorados. Todo parecía perdido.

La Aventura: ¿Ilusión o Realidad? Intentando cambiar cosas

Cuando estaban a punto de verse dentro de la boca de aquella bestia marina, un gran trueno acompañado de un fuerte relámpago les deslumbró a todos. Dejándoles los oídos y los ojos momentáneamente aturdidos, no oían ni veían nada. Les pareció caer sobre el agua escuchando a la lejanía un rugido más bien tranquilizador.
Notaban como si sus cuerpos flotaran pero sin poder moverlo; tan sólo podían girar la cabeza.
Souji: ¿Qué… pasa? No puedo moverme…
Abrieron los ojos. Se vieron entre ellos flotar dentro del agua como si una extraña corriente les llevara a algún lugar. Se dieron cuenta que a pesar de estar bajo el agua, podían respirar sin problema.
Souji: Pe-pero qué pasa… ¿y el pulpo?
Shion: ¿Qué ha… pasado?
Kentaro: ¿Magia? ¿No estaremos muertos, no?
Miraban alrededor. Aún podían escuchar aquel curioso rugido. Pudieron fijarse que al igual que el sueño que tuvieron ellos 3, se representaba la misma bestia sólo que esta vez se mostraba de tonos azules como el mar. Una luz parecía venir desde el fondo, más debajo de lo que ellos se encontraban.
Souji: Chi-chicos… Puede ser esto… ¿la bestia de nuestro sueño?
Kentaro: Sí, esa forma…
Shion: ¿Una luz?
Kentaro: ¿El Tengoku?
Souji: Yo creí que en el Tengoku no habría mar. ^^UUU
Dirigieron la mirada hacia la luz donde vieron el cuerpo de Tsukiya con su tatuaje brillando radiante.
Souji: Tsukiya… Su tatuaje está activo…
Kentaro: ¿Qué demonios? ¡Tsukiya!
Shion: ¿Lady Agasha?
Ella estaba inconsciente pero tenía los ojos entreabiertos y al contrario que ellos 3, ella no se movía.
Voz: Necesitamos… que despierte…
Souji: ¿Qué…? Tsukiya…
Shion: ¿Ella? …
Kentaro: ¿Qué despierte el qué? ¿Un poder? ¡Hablad más claro! ¡No entendemos nada! ¿Nos ayudasteis vosotros? ¡Mostraos!
No recibió respuesta. El rugido se fue alejando mientras todo volvía a iluminarse. Les pareció pisar tierra firme y sin estar empapados por el agua.
Souji: O_O ¿¿Do-dónde estamos??
Kentaro: ¿Tierra?
Shion: ¿Duh… qué ha pasado?
Una vez la luz marchó les dejaron ver el paisaje que tenían alrededor.

Un paisaje oscuro. No se divisaba el cielo. Todo era negro; resaltaba alguna nube en él, también ennegrecida. La tierra parecía un campo de hierbas altas con escasos árboles pobres de hojas con una apariencia más bien muerta. Tampoco podían ver más allá del horizonte por la niebla que había.
Souji: No me gusta mucho este sitio. ^^U Aunque es mejor esto que el pulpo, creo…
Shion: A mí tampoco. (recordó al pulpo y le entró escalofríos)
Kentaro: ¿Tsukiya?
Shion: ¿Dónde está?
Miraron por alrededor pero no la vieron.
Kentaro: ¿Pero qué…? ¿Se la llevó… eso?
Souji: Llevarse… Yo diría que nos llevaron a nosotros hasta aquí. ^^UUU
Shion: Yo no recuerdo nada… Sólo una luz…
Kentaro: Zenko… qué demonios has hecho esta vez…
Souji: No creo que él tenga que ver con esto último, señor Hida, aunque quizás sí con lo del pulpo. ^^U Pero tenemos que hacer algo.
Kentaro parecía muy confundido.
Kentaro: ¿Dónde estará Tsukiya? Busquémosla, estará por la playa ¿no? Todos cuando naufragan caen en una playa… Y hagamos un campamento. Hay que pensar… son demasiados datos. ¿Será esto tierra Mantis?
Shion: Yo no puedo ver más allá de mi nariz…
Souji: ¿Playa? ¿Mantis? ^^UUUU Según tengo entendido no son tan oscuras… Además no se escucha el mar por ningún lado. Pero sí, movámonos.
Empezaron su búsqueda.
Shion: Si no hay mar… ¿dónde estaremos?
Kentaro: ¿Qué tipo de magia puede hacer esto? No lo entiendo… (se rascó la cabeza)
Souji: No lo sé… Estoy muy desconcertado…
Kentaro: Además (dijo observándose las manos) Estamos curados, como si no hubiéramos luchado.
Shion: Qué raro…
Kentaro: Algo nos ayudó, fijo… ¿Por qué no estaremos muertos, no? ¿No será esto el Jigoku?
Souji: No lo sé. ^^U Pero no os quedéis atrás.

Mientras caminaban sin dar con Tsukiya y sin que el paisaje cambiase, se adentraban cada vez más en aquel extraño lugar. En un punto determinado vieron sombras que pasaban corriendo y saltaban como si estuvieran jugando.
Kentaro: Estas sombras… No me fío un pelo. Estemos alerta.
Souji: No… Otra vez niños fantasmas, no. ^^UUU
Shion: ¿Qué son?
Kentaro miró a Souji.
Souji: A mí no me mires. No lo sé… ^^U
Kentaro se rascó la cabeza.
Shion: Espero que no sean niñas con cara de vieja… *sigh*
Fueron escuchando voces, susurrando a la lejanía. Souji parecía conocerlas pero sin saber de qué y quienes.
Kentaro: ¡DAD LA CARA!
Souji: Esas voces… Pero no puede ser…
Kentaro: ¿Los conoces?
Souji: Me resultan familiares… (se dirigió hacia las voces)
Kentaro: ¡Espera, no vayas solo!
Pronto llegaron a un pequeño claro donde fueron rodeados de sombras que deambulaban, hablando entre susurros. Parecían no ver a nuestros guerreros.
Souji, a pesar de ver sombras, cayó en la cuenta que aquella escena ya la vio antes y que él formó parte de ella trayéndole malos recuerdos.
Souji: ………… Creo que será mejor irse a otro lado. ^^UUU Tanta sombra…
Kentaro: Pero a lo mejor saben algo de Tsukiya. (y se puso a gritar) ¡¡¡EEEH, ESTÚPIDOS FANTASMAS, NO NOS IGNOREIS!!! ¿HABÉIS VISTO A UNA MUCHACHA?
Las sombras desaparecieron.
Kentaro: Bah… Estúpidos fantasmas.
Shion: Eso le pasa por gritarles.
Siguieron el camino y pronto, al igual que antes, otras sombras asomaron. Pero esta vez no parecían tener aspecto humano. Shion parecía conocerlas y le extrañó mucho.
Kentaro: Otra vez… pero éstas parecen diferentes…
Souji: Además no parecen saber de nuestra presencia…
Shion: Esto me resulta familiar… pero…
Kentaro se adelanto gritando un gran “hola”. Llegó a ver una escena que no le sonaba nada en absoluto y espantó a las sombras. Se volvió a sus amigos.
Kentaro: Bah… Estos también desaparecieron. Presencié una escena pero no logré entenderla. Si es que no entiendo nada.
Souji: Qué raro… Deje de espantarlos, Hida. xD
Shion: Creo que es mejor así.

Prosiguieron con su camino. Al poco, a sus costados, oyeron más susurros como si hubiera mucha gente. Souji y Shion no entendían qué decían. Kentaro identificó los susurros; gritos de gente batallando. Le sonaba mucho esas voces y le recorrió un escalofrío por todo el cuerpo.
Souji: ¿Kentaro?
Él echó a correr sin más hacia los susurros.
Kentaro: ¡¡¡SALIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIID!!!
Souji y Shion le siguieron.
Shion: ¿Qué le pasa?
Kentaro: ¡¡Es una batalla!!
Souji: Pero…
Mientras Souji y Shion veían muchas sombras moviéndose y susurrando, Kentaro distinguía una batalla en la que él participó y le hirió mucho porque muchos de sus camaradas murieron. Era un recuerdo muy desagradable que prefería olvidar.
Kentaro: ¿¿Q… Qué?? (se paró en seco)
Souji: ¿Qué ocurre?
Shion: ¿Señor Hida?
Kentaro: Por… por qué esto ahora… (apartó la mirada y apretó los puños) Akira… Kuramashi… Ryo… ¿Por qué… me muestran esto…? ¡¡¡FUERA!!!
Todas esas sombras se fueron al poco. Un viento pasó entre todos. Todo estaba en silencio y cubierto de niebla.
Souji: ¿¿Ha visto algo desagradable, señor Hida??
Kentaro: Eh… Sí… Algo de mi pasado. No quiero hablar de ello.
Souji: Si le sirve de algo… La primera escena… en la que acudí porque me resultaron familiares las voces… me recordó algo que no quise.
Kentaro: Algo está jugando con nuestras mentes…
Shion: Recuerdos…
Souji y Shion iban a mantener una conversación cuando de pronto Kentaro gritó a la nada.
Kentaro: ¡¡¡SAAAAAAAAAL!!! ¡¡QUIEN QUIERA QUE SEAS!! ¡¡¡MUÉSTRATE!!! ¡¡¡DEJA DE JUGAR CON NOSOTROS!!!
Souji: ¿Quién quiere que salga? ^^UUU
De repente se escuchó por todos lados la risa de una mujer, flojo, pero se escuchaba. No sabían identificar si era de fiar o no. Lo más curioso fue escuchar en cierto punto del lugar el ruido de un metal, como si fuera una joya.
Souji: Qué es eso… Hay alguien aquí con nosotros.
Shion: ¿Al…Alguien?
Kentaro: ¡¡¡DA LA CARA!!!
Souji: Vayamos hacia la dirección por donde se escuchó… ese metal o lo que fuese. ^^U
Y así hicieron, guiados por el ruido del metal llegaron a ver, a medida que se acercaban, lo que parecía ser una casa.
Kentaro: ¡Uaaala, una casa!
Souji: … Aquí en medio…
Oyeron el cantar de una niña pequeña; era una melodía tranquila.
Shion: Un cántico, hmmm.
Souji: Esa melodía… ¿No era la que cantaba Tsukiya en el baño en tierras Fénix?
Decidieron entrar a la casa por la parte del patio.
Vieron una niña de unos 6 años de cabellos castaños y recogidos que vestía un traje rojo y estaba pintando sobre una mesita.
Kentaro: ¡Hey!
Al oírle, la niña se giró y vio a ellos 3.
Souji: Pues… esa niña…
Shion: ¿Es…?
Kentaro: ¿Os conocéis?
Souji: Shion ¿piensas lo mismo que yo?
Shion: Creo que sí… La melodía… su físico…
Souji: ¿Tsukiya?
Kentaro: ¿¿Qué?? (se llevó las manos a la cabeza) ¡¡¡HA ENCOGIDO!!! ¿¿TSUKIYA, QUÉ HA PASADO??
Tsukiya pequeña: Ah… ¿¿qui-quienes sois??
Souji: Déjela, Hida…
Pudieron ver que el cuaderno era el mismo, pero no mostraba estar ni viejo ni estropeado y los dibujos estaban en proceso.
Shion: Eso será difícil de contestar, hmmm…
Kentaro: ¿Eres… Tsukiya?
Tsukiya pequeña: Sí-sí… (decía muy tímida y poniéndose colorada)
Souji: No es la Tsukiya del presente…
Kentaro: ¿Por qué no iba a ser ella? ¡Estáis chalados! ¿Quieres decir que viajamos en el tiempo?
Shion: Hmmm, no lo creo.
Souji: Puede ser un recuerdo. Como los de antes, aunque no sé porqué el de Tsukiya se presenta así, tan nítido, sin sombras y pudiendo interactuar con ella del pasado.
Shion: Sí, opino igual.
Kentaro: Aaammm… Bueno, esta visión al menos es más maja. (se giró a la niña) Oye, Tsu ¿qué haces aquí?
Tsukiya pequeña: Ah… pintar ú////ù (se puso colorada de nuevo) Tú… qui-quién eres… qué eres…
Souji: “-Ha dicho ¿qué eres? ……”
Kentaro: Somos amigos, Tsukiya. No te preocupes.
Tsukiya pequeña: ¿A-amigos míos?
Kentaro: Sólo pasábamos por aquí. Sí, del futuro. Suena raro ¿eh? Jajajaja (se rascó la cabeza) Ni yo mismo lo entiendo.
Tsukiya pequeña: Ah… Entonces me gustaría dibujaros para recordaros en un futuro e ir con vosotros ¿sí? ^^
Souji: Oh… Será… O_O
Kentaro: Jajaja, claro, por qué no. Mira, Tsukiya, este es Souji y el otro es Shion. Yo me llamo KEEENNN TAAAA ROOOO. ¿Qué pasa Souji?
Tsukiya pequeña: Keeentaaaroooo… =O ¡¡Bonito nombre!!
La pequeña Tsukiya se dispuso a dibujar a ellos 3.
Souji: Si de verdad va a pasar lo que va a pasar… Señor Hida ¿no ha oído nunca que el pasado no se puede cambiar?
Kentaro: Ups, pues sí… No sé Souji ¿Qué crees que deberíamos hacer? (se giró a la niña sonriendo) Graciaaaasss.
Souji: Ya hemos interactuado aquí… y esta Tsu nos hace caso… Pero de ser así… Debería acordarse la Tsu original de que nos vio de pequeña ¿no?
Kentaro: Mmmm, sí, no sé. Esto es muy problemático. Oye Tsu.
Tsukiya pequeña: ¿Sí? ó////ò
Kentaro: ¿Me dejas ver un segundo tu cuaderno? Veo que dibujas muy bien.
Tsukiya pequeña: ¡¡Va-vale!! ù///ú
Cogió el cuaderno y lo estuvo observando junto a sus 2 amigos. Los dibujos eran los mismos pero no llegó a hacer todos los que debía, ni siquiera aquel dibujo tan oscuro. El dibujo que estaba haciendo de ellos 3 decidió pintarlo en el último folio.
Kentaro: Este dibujo… No lo recuerdo…
Souji: Está al final… ^^UU Como el dibujo turbio estaba más adelante y había muchos folios en blanco, no miramos más ¿recuerdas?
Kentaro: Pues así no llegamos a nada.
Vos masculina: Hijaaaaa ¿dónde estás?
Kentaro: Vaya, deberíamos irnos de aquí, pero tal vez sería oportuno para proteger al padre ¿qué pensáis?
Souji: Si no se puede cambiar el pasado, no podríamos salvarle por mucho que hiciéramos.
Tsukiya pequeña: ¡¡¡Papiii, miraaa!!! (cogió el cuaderno) Mira lo que hiceeeee. :3
Vieron entrar en el cuarto a su padre que miraba orgulloso el dibujo de su hija.
Padre: ¡Oh, muy bien! Eres una artista. ^^
Kentaro: Emmm ¡hola! (saludó amistosamente y le dio un codazo a Souji) Habla tú mejor.
Souji: ^^UUUUU Ah… Hola…
El padre pareció notar algo pero en ningún momento les vio.
Padre: Qué raro…
Tsukiya pequeña: Papi ¿no ves a mis amigos?
Padre: ¿Qué amigos?
Tsukiya pequeña: No… es igual. ^^
Todos quedaron parados.
Kentaro: Va a resultar que estamos en Tengoku y que los espíritus somos nosotros…
Souji: El Tengoku no puede ser tan turbio. ^^U Prefiero creer que no estamos muertos.
Kentaro: ¿Y entonces qué? ¿Somos kamis? ¿Por qué ella nos ve y el padre no?
Souji: Si fuéramos kamis, el padre podría comunicarse con nosotros. Él también es un shugenja Agasha.
Kentaro: … Estoy en blanco… Shion ¿qué piensas?
Shion: Todo esto es muy raro… Y tampoco creo que podamos cambiar el pasado, pero si de verdad estuviéramos en el pasado de Lady Agasha… No sé qué pasará, pero creo que llegaremos a ver lo que le pasó… Además, si los 3 hemos estado a punto de averiguar cosas de nuestro pasado… pero sin llegar a interactuar… Sería porque no podríamos interactuar en nuestro propio pasado. Lady Agasha no está con nosotros ahora. Puede sonar una locura, lo sé… pero no me extrañaría que fuese así.
Kentaro: Es muy raro lo que dices, pero tiene sentido. Pero si sólo vamos a poder verlo sin interactuar… Espera.
Decidió tocar al padre de Tsukiya en la espalda y éste se giró sobresaltado sin ver a nadie.
Kentaro: Vale, chicos, son tangibles. Tal vez sí podamos evitar la tragedia.
Padre: Oye… Tsukiya… Esto es… ¿obra de tus amigos?
Kentaro: Jajajaja, Tsukiya, dile a tu padre que no se preocupe, que me tropecé.
Tsukiya pequeña: Sí. ú////ù Dice que no te preocupes, papi. ^^ Que se tropezó.
Padre: O.o Ah… vale… Pero que no destrocen nada. ñ__n Por cierto, lo siento. Tengo que irme a hacer unas cosas. Te quedarás sola de momento con mamá. ¡Adiós!
Y se marchó.
Souji: La madre…
Kentaro: Oíd chicos, vayamos. Ahora volvemos, Tsukiya ¿vale? (cuchicheó) Es mejor que no nos escuche.
Tsukiya pequeña: ¿¿¿Do-dónde vais???
Kentaro: Nada, a dar una vueltecilla. No te preocupes. Sigue dibujando. Hasta luego. ^__^
Tsukiya pequeña: … Vale…
Souji: No me gusta dejarle sola… sabiendo lo de su madre… (dijo una vez salieron por la puerta principal)
Kentaro: No es buena idea que nos oiga hablar sobre cómo evitar lo que va a pasar…
Saliendo por la puerta principal vieron Kyuden Agasha, el hogar de Tsukiya. Todo estaba igual salvo por la sensación de que seguían en aquel campo rodeado de niebla. Por lo que suponían que lo que estaban viendo era una ilusión, o eso querían creer.
Shion: Qué sensación más extraña… Bueno, señor Hida. Lady Agasha puede estar escuchándonos en la puerta sin saberlo…
Souji: Quizás debamos alejarnos más…

Se alejaron lo suficiente para poder hablar del tema.
Kentaro: ¿Qué podemos hacer? La idea es deshacernos de la madre antes de que lo haga… Tampoco me gusta, al fin y al cabo es su madre… Pero no habría otra solución.
Souji: Ni siquiera sabemos cómo pasó con exactitud…
Kentaro: Cierto… ¿Sabes si estaba Tsukiya presente cuando pasó?
Souji: Sí, por eso acabó pintando aquel dibujo oscuro…
Kentaro: Entonces puede que lo veamos. Pero ¿qué hacer? ¿Inmovilizar a la madre? ¿Que el padre llame a la guardia? Sería lo más ético.
Souji: Pero sin pruebas… Ella mató a su esposo y quiso matar a su hija.
Shion: De igual modo… dudo que podamos cambiar nada, hmmm.
Souji: Tsukiya es demasiado pacifista… ^^UUU Y viéndola, aunque con su mal genio a veces, es muy buena persona y no desea el mal a nadie…
Shion: Seguramente la propia Lady Agasha trate de detenernos… Y… si todo es un recuerdo… no creo que sea posible cambiarlo, hmmm. Es todo muy complicado.
Kentaro: Pero la Tsukiya que conocemos ¿querría que lo hiciéramos? Eso es lo que me pregunto.
Souji: Yo creo que no… pero estar aquí pudiendo tocar e interactuar y no hacer nada…
Kentaro: En todo caso busquemos a la madre y veamos cómo actúa. Por lo menos sacaremos información.
Shion: Quizá esto es una especie de “ventana” para que descubramos algo, hmmm…

Mientras seguían conversando sobre el delicado tema de su pasado y ver si podían intervenir o no, unos gritos desde el patio de la casa les llamaron la atención.
Tsukiya pequeña: ¡Dame eso, es mío!
Niño: ¡¡Calla, monstruo!!
Niña: ¡¡Bicho raro!!
Niño: ¡¡Dicen que saliste del Pozo Supurante transformado!!
Niña: No queremos a nadie como tú por aquí.
Se escucharon golpes.
Souji: ¡¡Tsukiya!!
Fueron veloces hacia ella.
Kentaro: Parece una pelea de críos.
Souji: Críos crueles.
Kentaro: Sí, pero críos. Es mejor no actuar.
Shion: ¿Es eso normal entre humanos?
Kentaro: Los humanos… no todos son amables, ni siquiera entre ellos.
Souji: Los humanos podemos llegar a ser muy crueles.
Shion: Bueno… también hay muchas tribus Nezumi nada amigables…
Al llegar vieron un grupo de 5 niños que habían cogido el cuaderno de Tsukiya y la echaron al suelo mientras le pegaban.
Souji: ¡¡Tsukiya!! Malditos críos…
Kentaro: Sé lo que es eso de que te traten como a un bicho raro…
Shion: Vaya… Lady Agasha lo pasó realmente mal…
Souji: Qué dilema… ¡¡No podemos quedarnos y mirar!!
Kentaro: ¿Y qué quieres, golpear a los niños? Lo hecho, hecho está. Comprendo tu indignación, Souji.
Souji: ¡¡¿Pretendes cambiar la tragedia y no esto?!! ¿No crees que te contradices un poco?
Los impulsos le llevaron a ir hacia los niños.
Kentaro: Mala idea…
Souji fue cogiéndolos uno a uno y los alejaba de la pequeña Tsukiya lanzándolos hacia atrás. Los niños, atónitos, miraron a Tsukiya.
Niño: ¡¡¿Qué ha pasado?!!
Niña: Alaaaa, qué fuerzaaaaa.
Niño: ¡¡Seguro que fue ella y por ese tatuaje demoníaco, aaaah!!
Niña: ¡¡¡¡Es verdad, es un monstruoooooooo, vámonooooooooos!!!!
Se fueron corriendo a la vez que dejaron caer su cuaderno.
Todos quedaron en silencio. Tsukiya lloriqueaba. Le pusieron atención.
Souji se puso a su altura.
Souji: Escúchame, Tsukiya… Lo siento mucho… Pero no podía dejar que te pegaran. Recuerda que si… si estoy aquí de verdad… nos veremos en un futuro… No dejes que esto te afecte, por favor…
Tsukiya pequeña: Sí-Sí. (se secó las lágrimas)
Souji: Tienes que ser muy fuerte… Yo sé que ese tatuaje te protegerá de cosas muy importantes. ^^
Antes de seguir hablando, una voz femenina asomó desde la casa. Era su madre.
Madre: ¡¡Ya estás ahí fuera llorando de nuevo!! ¡¡No haces nada bueno!! ¡¡No me extraña que seas el hazmerreír de todos!! ¡¡Anda entra y recoge esto, sino te tiro los colores!!
Souji: ¿Le dan una paliza y así se pone la madre?
Shion: Qué desagradable…
Kentaro: ¡¡OIGA SEÑORA!!
Nuestros 3 guerreros se detuvieron al mismo tiempo al escuchar, en la madre, el mismo sonido de metal que escucharon hacía un rato.
Souji: No me gusta…
Shion: El sonido…
La madre miraba fijamente a Tsukiya esperando que le hiciera caso. No veía a ninguno de nuestros protagonistas, pero de repente se quedó mirando a la ‘nada’ como si hubiera notado algo.
Kentaro: No nos ve… Y ese ruido… de una joya… ¿Será ella la causante de esta alucinación?
Souji: De ser así nos vería ¿no? ^^U
Shion: Hmmm, podría… o quizá nos ignora.
Madre: ¡¡¡Venga, a qué esperas!!! (dio un fuerte golpe haciendo que los colores cayeran de la mesita)
Tsukiya pequeña: Sí-sí. (fue a recogerlos)
Madre: ¡¡Que quede todo limpio!! ¡¡Luego no hay quien pase por aquí!!
Shion: ¿Cómo puede ser su madre? … ¡Es horrible!
Kentaro: El dibujo oscuro de Tsukiya… había algo raro en la sombra.
Shion: El último dibujo, sí. Parecía ser un colgante con un color parecido a morado, creo.
Souji: Tendría sentido si el colgante lo tuviese la madre puesto que ella es la asesina…
Kentaro: ¿Creéis que podría ser uno de los objetos malditos?
Souji: ¿Tú crees? Ahora que lo dices…
Kentaro: Quizás tiene el colgante y esté poseído por él o algo. Si pudiéramos localizarlo…
Tsukiya pequeña: (aunque no dijera nada lo escuchaba todo) Ya… lo recogí todo…
Madre: ¡¡Venga, a tu cuarto!! ¡¡Y cámbiate que vas impresentable!! (la cogió de la nuca llevándosela al cuarto)
Shion: ……… (estaba muy indignado con lo que veía)
Kentaro: Bien, es el momento. Estaría bien que uno de nosotros estuviera con Tsukiya para hacerle compañía, otro vigilase a la madre y otro se dedique a buscar el hipotético colgante. ¿Qué os parece?
Les pareció bien.
Souji: Yo estaré con Tsukiya ¿bien?
Kentaro: Yo estaré con la madre y si tengo que desenvainar en un momento dado lo haré.
Shion: Pues yo buscaré el objeto. Lo que más temo de él es qué tipo de poder tendrá si de verdad es un objeto maléfico. Hmmmm.
Kentaro: Si lo encuentras guárdatelo y no dejes que nadie te ponga las manos encima.

Como ya se conocían la casa, no tuvieron problemas para moverse entre ella. Pero debían tener cuidado, no les podían ver, pero si movían algún objeto o persona, lo verían y lo notarían. Tal como quedaron, Kentaro seguía a la madre que andaba haciendo sus quehaceres, Shion buscaba el colgante en el cuarto matrimonial y Souji se quedó con la pequeña Tsukiya.
Al entrar vio a Tsukiya sentada en un rincón sin querer saber nada.
Souji: Tsukiya… (fue a ella) ¿Cómo te encuentras?
Tsukiya pequeña: Bi… Bien…
Souji: ^^U Venga ya… En fin… ¿Puedo preguntarte algo?
Ella asintió.
Souji: Tu madre… ¿Ha sido así siempre?
Tsukiya pequeña: Sí… Aunque… últimamente… es peor… Nunca ha parecido quererme… y la gente de fuera tampoco… Así que sólo me llevo bien con… papá.
Souji: …… No te preocupes… No estás ni estarás sola. ^^
Tsukiya pequeña: Es verdad… os conoceré… a vosotros… (intentó sonreír y se puso a dibujar para calmarse)
Souji vio cómo iba finalizando el dibujo de ellos 3.

Shion no lograba dar con el colgante pero el ruido que hacía estaba presente en él todo el rato, como si estuviera dentro de su cabeza, cosa que empezó a angustiarle.
Kentaro vio que la madre empezó a ponerse nerviosa pero no sabía porqué.

Souji: Tsukiya… ¿Crees que en el futuro… podremos ver este dibujo que estás haciendo?
Tsukiya pequeña: Supongo…

Shion notó una presencia a su alrededor. Se giró. En la entrada del cuarto vio la figura de la madre mirándole, pero al darse cuenta que le miraba, se fue.
Shion se sorprendió y decidió seguirla. ¿La madre era capaz de verles?

A su vez, Kentaro seguía vigilando sin quitarle ojo de encima a la madre que seguía igual de nerviosa. ¿Dos madres?

Shion, al salir, no logró ver a la madre por ningún lado.
Shion: ¿Qué sería?

Pasaron casi 2 horas sin tener nada nuevo.
Souji: Tsukiya, voy a salir a ver a los otros amigos. ¿Te apetece salir?
Tsukiya pequeña: … Mejor no… afuera… tengo miedo… Sólo saldré cuando esté mi papá…
Souji: “-Qué complicado.” ^^U Bueno, voy.
Tsukiya pequeña: Es-espera. (vio cómo arrancaba el dibujo de su cuaderno, el dibujo que representaban salir ellos 3)
Souji: ¡¡!! ¡¿Pero por qué haces eso?!
Tsukiya pequeña: Sólo quiero que lo tengas… (se lo ofreció) Devuélvemelo en el futuro… Si nos vemos sabré que “estos amigos invisibles” sois de verdad y sabré que sois importantes en mi camino…
Souji: Tsukiya… “-Qué manera de hablar a su edad…” Está bien, lo guardaré y te lo devolveré cuando te vea… ^^
Cogió el dibujo y tras guardarlo salió del cuarto en busca de Shion y Kentaro.

Shion decidió ir en busca de Kentaro.
Una vez reunidos los 3 cerca de la puerta principal, comentaron la situación.
Souji: ¿Alguna novedad? Yo sólo conseguí el dibujo de Tsukiya.
Kentaro: Aquí nada. Sólo una madre nerviosa. Shion ¿diste con el objeto?
Shion: Pues… No encontré el dichoso amuleto pero… lo “sentí”, como si estuviera cerca. Lo más raro es que vi “algo”…
Ambos samuráis se quedaron extrañados esperando su respuesta.
Shion: Fue muy raro… Sentía el sonido pero… no había nada… Al poco sentí un algo cerca de mí y al girarme, ese “algo” salió corriendo y desapareció.
Souji: ¿Pudiste distinguir qué o quién era?
Shion: El caso es que… juraría que era esa horrible mujer, hmmmmmmmm.
Kentaro: ¿La madre? Imposible. Estuve todo el rato con ella vigilándola.
Souji: Pues si Kentaro la vigilaba… ¿qué pintaba estando ahí vigilándote?
Shion: No lo sé…
Kentaro: No tiene sentido… O puede que esa segunda madre sea la causante de toda esta alucinación y tenga el colgante encima.
Shion: Tiene sentido, sí, pero… Si todo lo hace ella… ¿Por qué nos mostraría justamente “este” momento? No logro entender nada.

Todos se quedaron en blanco sin saber qué hacer. No sabían dónde estaban exactamente. Si eso era una ilusión o regresaron a un pasado. No sabían cuánto iba a durar y si saldrían de allí.
Souji: No sé qué podemos hacer… De todos modos… si esto sigue igual… parece que irá para largo…
Un pequeño destello de luz alumbró la casa. Kentaro se puso alerta.
Vieron a la pequeña Tsukiya entrar a la casa por la puerta principal.
Souji: ¿¿Tsu?? O_O Juraría que estaba arriba…
Tsukiya pequeña: Oh, hola amigos. ú////ù
Kentaro: Hola, Tsukiya. Escucha, tengo mala memoria. ¿Cuándo fue la última vez que nos vimos?
Tsukiya pequeña: Ah… hará cerca de un mes… Aunque siempre he notado como si estuvieseis aquí. ^^ Me alegra veros… Mi papi ya preguntaba por vosotros y…
Souji: ¡¡¿¿Un mes??!! (le interrumpió asombrado)
Shion: Un “salto”…
Kentaro: Quien quiera que controle esto puede hacernos saltar en el tiempo a su voluntad. Oye Tsu ¿dónde están tus papis?
Tsukiya pequeña: ¿Qué pasa? Mi papá… de viaje… vendrá poco después de que cumpla los 7 años ¡¡ya me queda poco!! ^^ Y mi mamá… (de nuevo fue interrumpida)
Kentaro: Oye… Viste alguna vez… ¿un colgante de color morado?
Tsukiya pequeña: No, no me suena… ¿De qué es?
Kentaro: Jajajaja, nada, olvídalo. ¿Tu mami está por aquí, dices?
Tsukiya pequeña: Estará con sus cosas… Lleva un tiempo como haciendo cosas raras y… Te-tengo miedo… El otro día me preguntó que qué había hecho… porque todo estaba removido y yo no hice nada… y parece que se huela algo. TT_TT
Shion: ¿A qué se refiere con eso?
Tsukiya pequeña: Siempre anda haciendo movimientos… estando alerta por si alguien le espía…
Souji: ¿Será capaz de sentirnos?
Shion: Seguramente…
Kentaro: Sí, la primera vez que la vimos ya pareció notar algo…
De repente escucharon aquel curioso ruido de una joya metálica a sus espaldas, al final del pasillo. Se giraron. Vieron a la madre mirando fijamente a Tsukiya.
Madre: ¡¡Qué haces quieta ahí!! ¡¡Si no tienes mejores cosas, sube a tu cuarto!! ¡¡Y no molestes!! Vaya niña…
Tsukiya cogió miedo pero no sabía si subir o no y les miró.
Souji: Tsu… Será mejor que subas. Si te hace algo querré detenerla…
Kentaro miró a Tsukiya asintiendo. Ella también asintió y la madre al ver el gesto sospechó.
Madre: ¡¡Pero qué demonios!! ¡¡Así que de verdad había alguien aquí!! ¡¡Quién hay aquí!! ¡¡Como osas traer espíritus a casa!! (levantó la mano)
Kentaro le cogió la mano antes de que pudiera darle a la pequeña.
Shion: …… Sabe que estamos pero no puede vernos…
Kentaro: Tsukiya, dile que se calme.
La madre notó cómo le cogían de la mano deteniéndola.
Madre: ¡Vaya! Así que es cierto, pueden tocar cosas y están… jejeje… Pregúntales qué hacen aquí y qué quieren… (sonreía con maldad)
Tsukiya pequeña: Dicen que te calmes, mami…
Shion: …… Si ella no puede vernos… ¿podría haber “otra”? La que vi, quizá la actual, la que no pertenece a este recuerdo.
Kentaro: …… Souji…
La madre se impacientaba y Kentaro la dejó estar.
Souji: Dile que hemos acabado aquí… ¿por error? ^^UUUUUUU
Tsukiya pequeña: Dicen que llegaron aquí por error…
Madre: ¡¡¿¿Por error?!! (aprovechando que nadie le cogía, le dio una bofetada con mucha fuerza sin que nadie reaccionase, dejándola en el suelo) ¡¡¡Nadie así acaba aquí por error!!!
Kentaro estampó a la madre contra la pared.
Kentaro: Tsu ¡pregúntale dónde está el colgante!
Shion y Souji acudieron a ella para ayudarla.
Shion: ¿Se encuentra bien, Lady Agasha?
Madre: ¡¡Malditos!! ¡¡¿¿Qué hacéis, protegerla??!! ¡¡Pero si es un pequeño monstruo!!
Tsukiya pequeña: Ma-mami… preguntan dónde está el… colgante…
Madre: (pareció desencajarse la mirada) JajajajaJAJAJAJA ¡¡¡Así que es eso!!! Entonces no hay nada que me detenga…
Empezó a sonar dentro de sus cabezas el ruido del colgante.
Souji: Pero que…
Shion: ¡Lo oigo!
Kentaro: ¡Sal bruja! (dijo pensando en la posibilidad de haber otra “madre” y soltó a la que tenía)
Madre: Me serviréis mucho para mi mejoría.
Aprovechó de nuevo que le soltó para alzar las manos y usar una magia que logró dar a Kentaro.
Kentaro: ¡Augh!
Shion: ¡¡¡Señor Hida!!! (desenvainó) ¿¿¿Qué… Qué se supone que debemos hacer???
Souji: ¡¡¡Nos puede dar!!!
Aquella risa que escucharon antes de entrar en el pasado de Tsukiya, se volvió a escuchar.
Kentaro: Souji… Llévate a Tsukiya de aquí…
Al mismo tiempo, aquella silueta que vio Shion, se presentó allí, queriéndose proyectar en ambos lados de la casa. Ellos 3 la veían perfectamente. Souji no dudó en cogerla para llevársela pero al ver cómo Tsukiya levantaba del suelo, la silueta de la madre enfureció.
Madre: (hablaba haciendo eco) ¡¡¡No puedes llevártela!!!
Un pequeño terremoto asomó por la casa. La madre levantó el brazo hacia Tsukiya y se la llevó consigo como si nada dejando a todos atónitos.
Souji: ¡¡¡Tsu… Tsukiya!!!
Las risas empezaron a ser más frecuentes y molestas. Y, tras un pequeño destello de luz como al anterior, fueron enviados fuera de la casa.
Shion: Mal… Maldición…
Souji: Su madre… es muy fuerte…
Kentaro: ¡¡¡Vamos!!! (cogió su zanbatou y corrió hacia la casa) ¡¡¡Tsukiya está en peligro!!!
Intentó abrir la puerta pero no podía, ni siquiera derribarla, como si hubiera una especie de barrera que se lo impidiera.
Kentaro: ¡¡Mierda!!
Shion: ¿Qué deberíamos hacer ahora?
Pronto escucharon a gente hablar sobre que habían estado desapareciendo personas.
Kentaro miró hacia el cielo, enojado, gritando a la bruja de la madre. Por sorpresa, vio a la pequeña Tsukiya que parecía intentar escapar por la ventana.
Kentaro: ¡TSUKIYA!
Souji: ¡¡Pero qué hace!!
Kentaro se puso bajo la ventana.
Tsukiya pequeña: Ke… Kentaro T///T qué bien veros…
Kentaro: ¡¡QUÉ HACES!! (puso los brazos posición para coger a Tsukiya)
Tsukiya pequeña: No… no quiero ir adentroooo, no quierooooo, es peligrosoooo.
Los 3 samuráis pudieron ver que el traje de Tsukiya tenía manchas de sangre.
Souji: ¡Deja que él te coja!
Tsukiya se soltó y caía, pero Kentaro no tuvo problema en cogerla.
Shion: ¿¿Se encuentra bien??
Souji: ¡¡¿Qué pasa dentro?!!
Tsukiya pequeña: Mamá… snif snif… Coge a gente… snif… y… y… (se puso las manos en la cara para llorar)
Kentaro: Tenemos que sacarla de aquí. Ya que no podemos entrar a la casa, salgamos. ¿Dónde está tu padre?
Tsukiya pequeña: Aún… no vino… pero hoy era el día… Mamá… da mu-mucho miedo…
Shion: ¿Volvía hoy…? Hmmm…
Kentaro: ¿Dónde estará ahora?
Tsukiya pequeña: No… no lo sé… buuuuu
Kentaro: Vale, cariño, tranquila. Vamos a sacarte de aquí ¿vale?

Los 3 marcharon. Cuando ya estaban lejos, Tsukiya pudo ver, mirando hacia su casa, que su padre volvía y estaba entrando en ella.
Tsukiya pequeña: ¡¡¡¡Papaaaaaaa!!!!
Los 3 se giraron rápido.
Souji: ¡¡¿Entró?!!
Kentaro: (a Shion) ¡¡Quédate con ella!! ¡¡Protégela!!
Así el Cangrejo y el Grulla corrieron hacia la casa mientras el Nezumi protegía a la pequeña shugenja pero ella insistía en querer ir a ver su padre. Hacía lo posible por ir.
Tsukiya pequeña: Déjameeeeee, por favor, quiero ir a ver a papaaaaaa (lloraba) ¡Papaaaaaa! (no paraba de moverse)
Shion: Lady Agasha por favor… Deje que ellos se encarguen…

Ellos dos llegaron a la casa pero no podían abrir la puerta. Se dirigieron hacia el patio donde, al querer ver el interior, sólo vieron un poco el cuarto. Todo era oscuro y lleno de sangre.
Souji: Tsu… ¿ha visto esto? (también desenvainó)
Kentaro: ¡Rápido, tenemos que encontrar al padre!
Entraron dentro. Kentaro pretendía seguir el rastro de sangre, pero era imposible, la casa entera parecía estar llena de sangre.
Kentaro: ¡¡Mierda!! ¡¡¿A cuánta gente ha matado?!!
Souji: Por eso Tsu tenía tanto miedo…
Souji percibió una figura pasar por el pasillo. Se giró avisando a Kentaro.

Tsukiya, a su vez, logró quitarse de encima las patas de Shion que le sujetaban y fue rauda y veloz hacia la casa. Shion fue tras ella; debía impedir que viera nada.

Souji y Kentaro vieron una figura masculina de pie, en el pasillo. Era el padre que estaba aterrado frente aquella escena en la casa.
Padre: ¡¿Qué ha pasado aquí?! ¡¡Tsukiya!!
Kentaro: ¡¡LLÉVATELO, SOUJI!! ¡¡YO OS CUBRIRÉ!!
Souji cogió al padre, pero su primera reacción fue de rechazo y hacía fuerza para que “nadie” se le llevase.
Madre: No os puede ver ni oír… Jajaja, qué esperáis.
Kentaro: ¡¡MALDITA!!
La madre asomó entre la negrura.
Padre: ¡¡Querida!! ¡¡¿Pero qué pasa aquí?!! ¡¡¿Qué has hecho?!!
La vieron toda manchada de sangre, sonriendo y con el colgante puesto.
Kentaro: ¡¡POR QUÉ DEMONIOS NOS MUESTRAS ESTO!! ¡¡LUCHA!!
Decidió ir tras ella.
Souji: ¡¡Kentaro!!
Antes de hacer nada, la madre alzó el brazo, oyeron el colgante con fuerza y pareció paralizarles tanto a Souji, Kentaro e incluso a Shion a pesar que no llegó del todo al patio.
Madre: No compares tu fuerza con la mía… chiquillo… jujuju.
Tsukiya pequeña: Papaaaaaaaaaaaaaa. (llegó a la escena)
Padre: ¡¡Tsukiya!! ¡¡¿Estás bien?!!
Souji: ¡¡Maldición!! ¡¡Qué haces aquí!!
Kentaro: ¡¡ZORRA, DÉJALOS EN PAZ!! (hacía fuerza para moverse) ¡¡TSUKIYA, DILE A TU PADRE QUE HUYA!!
Madre: ¿¿Dejarles en paz?? ¿¿Por qué si puedo tener mucho más? No permitiré que se me lleven a nadie…
Tsukiya pequeña: Papá… tenemos que huir… (temblaba)
Kentaro: ¡¡SON TU HIJA Y TU MARIDO!! ¡¡DÉJALOS!!
Souji: ¡¡¡¿¿Cómo puede ser alguien tan despreciable??!!!
De pronto muchas siluetas como las de antes empezaron a asomar alrededor mientras reían.
Padre: ¡¡¿Pero por qué nos haces esto?!! (soltó a su hija y se dirigió a su mujer)
Tsukiya pequeña: Papaaaa, nooooo.
Todos intentaban salir de aquella especie de conjuro que les mantenía inmóviles.
Shion: …………… (se temía lo peor)
Padre: Por qué… ¿Esto es maho?
Madre: Muy bien, te lo diré antes de matarte… Total, me servirás para mi poder…
Tsukiya pequeña: Nooooooooo.
La madre hizo pequeñas heridas a Kentaro, que era el que más se movía y gritaba.
Madre: Bueno… Sólo quería que supieras que encontré el modo… No sólo de ser maho y muy poderosa… Sino un modo de hacer que Rokugan se llene de corruptos y sirvan al señor oscuro… jajajajaJAJAJAJA.
Padre: ¡¡Pero qué dices!! ¡¡Deja esto!!
Pero la madre también le hirió como aviso.
Madre: Tu sangre me alimentará, jummmm.
Kentaro: Un modo de que Rokugan se llene de corruptos…
Souji: ¡¡¿Será ella la creadora de los objetos?!!
Padre: Ya está bien pues… (usó una magia de fuego para atacar a su mujer, pero no surtió efecto)
Madre: No es suficiente… jujuju. Lástima que no oigas a esos amigos invisibles… Me divertiré con ellos más tarde…
Padre: ¡¿Pero qué…?!
La madre le echó un conjuro con la fuerza suficiente para enviarle fuera de la casa. Shion pudo verle.
Kentaro: ¡¡MALDITA!! (decidió escupirle, acto que le llevó a tener muchas más heridas)
Tsukiya pequeña: ¡¡Papaaaaaaaaaaa!!
Padre: ¡¡No te acerques!! (se levantó y efectuó otra magia hacia su esposa sin éxito)
Madre: En fin (se relamía), sírveme y sirve al poder oscuro… ¡¡con tu sangre!!
Souji: ¡¡Tsukiyaaa, no mireees, veteeee!!
La pequeña Tsukiya estaba paralizada del miedo. No sabía ni podía hacer nada. Mientras nuestros guerreros intentaban con todas sus fuerzas poder moverse.
La madre levitó y entre sus manos creó una magia oscura que lanzó hacia el padre. Su cuerpo se despedazó y toda su sangre fue a parar al de la madre que se alimentaba de ella haciéndola más poderosa y malvada. La pequeña Tsukiya lo vio todo.
Kentaro: No pudimos cambiarlo…
Shion: … No era posible…
Souji: Tsukiya…
Madre: (una vez terminó con el padre, miró a su hija) Bien, ahora te toca a ti… bicho…
Todos se alteraron más.
Souji: ¡¡Déjala, no le toques un pelo!!
Kentaro: ¡¡TSUKIYA CORRE!! ¡¡PELEA CON NOSOTROS BRUJA!!
Madre: Tiene un tatuaje muy bonito… Seguro que si me hago con ella obtendré todo su misterioso poder, jajajaja.
Souji: ¡¡¡Así que la quieres por el tatuaje, mala bruja!!!
Tsukiya estaba en estado de shock.
Cuando la madre estaba a punto de matar a su hija; Shion captó que alguien venía a toda prisa hacia el patio. Luego fue Souji quien pudo ver de quién se trataba. Una espadachín Fenix.
Shion: ¡¡¡!!! ¿¿es Miko??
Souji: ¡¡¿Miko?!!
Kentaro: ¿…Miko? ¿La vieja, decís?
Miko: ¡¡¡GYAAAAAAAA!!! (grito de guerra)
Madre: ¡¡¡¿¿¿???!!!
Miko, más joven de la que ellos la conocieron, se lanzó hacia la madre consiguiendo despistarla e impedir que hiciera magia, pero no la hirió.
Madre: ¡¡¿Pero qué?!!
De repente todos podían moverse.
Miko: ¡¡¡¡MUEREEEEEEEEE!!!!
Nuestros amigos tuvieron el impulso de pasar cuentas con aquella bruja. Miko consiguió asestarle un golpe y enseguida cogió a Tsukiya para llevársela corriendo. Se giró en el momento justo para ver cómo “una fuerza invisible” atizaba a aquella bruja.
Los 3 lograron darle, pero ni llegaron al colgante y ni le hicieron sangrar.
Madre: ¡¡¡Malditooooooooooooos!!! ¡¡¡Juro que me vengaré!!!
Desapareció junto a sus siluetas y otro rayo de luz les deslumbró.
Ahora todo parecía tranquilo.

Kentaro: ¡¡Malditas ilusiones!! (agitó su zanbatou)
Souji: ……… Eso tampoco podíamos cambiarlo… Precisamente Tsukiya hace este viaje para dar con su madre…
Kentaro: Sí, pero… ¿Habían dos madres? ¿O todo era ilusión? ¿Lo creó la del pasado?
Souji: … No sé…
Se encontraban en la casa pero ésta estaba limpia y en el mismo sitio donde vieron a la pequeña Tsukiya la primera vez, allí estaba de nuevo, con un rostro triste.
Kentaro: … Hey, Tsukiya.
Al parecer habían pasado meses desde que ocurrió lo que acababan de ver. Souji pudo comprobar que el cuaderno de Tsukiya ya contenía el dibujo oscuro.
Souji: Mirad… el dibujo…
Todos llegaron a la conclusión que hiciesen lo que hiciesen, no pudieron cambiar nada de lo que ocurrió. Pero en cambio sí lograron intervenir en otras cosas ¿pasó de verdad? Ésa era la cuestión.

Souji: Aún sin poder cambiar nada… Fijo que hemos venido por algo…
Shion: Sí, opino igual, quizá para mostrarnos algo.
Kentaro: Oye Tsukiya ¡¡Alegra esa cara!! (puso cara de payaso)
Tsukiya pequeña: (le miró) Te hirieron a ti también…
Kentaro: ¡Jajaja, no es nada! ¡¡Soy muy fuerte!! ¡¡Y ellos también!! Jajaja ¿cómo estás?
Tsukiya pequeña: No… lo sé…
Se levantó y le abrazó fuerte como si algo grave estuviese a punto de pasar y no quisiera perder a nadie más. Kentaro le respondió el abrazo con otro.
Kentaro: Ya está, no pasa nada Tsukiya… Escúchame, vas a ser una niña muy feliz. Miko cuidará de ti y tu padre siempre estará ahí, junto a ti (con su puño señaló su corazón). Y nosotros también, así que no te preocupes. ^___^ Sonríe siempre, sé feliz. Y no dejes que te importe lo que digan los demás. (le sonrió)
Tsukiya pequeña: No permitáis que me pase nada y cuidaos mucho… Yo cuidaré de vosotros ¿sí?
Shion: Lady Agasha… Sea fuerte.
La pequeña Tsukiya abrazó a Souji recordándole el dibujo y luego abrazó a Shion, ambos le respondieron de la misma manera.
Tsukiya pequeña: Os llevaré siempre en mí. ^^

Poco a poco todo aquello se fue desvaneciendo hasta que volvieron al campo oscuro de altas hierbas, tristes árboles y niebla.
Kentaro: Se acabó…
Shion: Hemos “vuelto”… a donde sea que teníamos que volver.
Souji: ¿¿… Estamos en el mismo sitio?? Siento que voy a perder la cabeza.
Kentaro: Sí, es de locos. Pero estad alerta, puede que la bruja que creó la ilusión esté por aquí.
Souji: ¿Y si no fue ella? Es decir, no tendría sentido que la misma bruja nos mostrase el pasado con el riesgo de acabar herida por nosotros.
Shion: Ciertamente, hmmmmm.
Kentaro: Quiero respuestas ya mismo, sino acabaremos locos, en serio. ¿Dónde estamos? ¿Por qué pasa todo esto? ¿Estamos muertos, vivos? ¿Eso era una ilusión, realidad?
Souji: Sólo hay un modo de averiguarlo, al menos saber si aquello era ilusión o realidad. Encontrando a Tsukiya y preguntarle.

2 comentarios:

Chiisa Yanagi dijo...

Mae mía, os tuve to' locos aquí!!!! xDDDDD
Mi pasado no es algo que haya decidido yo 100%, los dados que decidieron que fuera mahotsukai xD pero la partida os gustó *__* así que me vale!!!

P.D tmpoco sa hexo tan largo :3

Hugo dijo...

Que trágico pasado el de Tsukiya. A mí también me has dejado loco. No sé si están muertos o vivos y si estuvieron de verdad en el pasado de Tsukiya. La actual no parecía recordarles; aunque quizás se callase para no desvelar nada.
Me has dejado claro, como única cosa por el momento, que la madre de Tsukiya es muy posible que sea la creadora de los objetos. Y que la persona del sueño de ellos tres sea Tsukiya. Pero nada más.
Los demás también han pasado por cosas interesantes y que me intriga saber. Espero el próximo, a ver si así se aclara algo de dónde están.

Publicar un comentario